|Viernes, Mayo 24, 2019
You are here: Home » Noticias » ¿Nace una estrella?

¿Nace una estrella? 

carolina-goic_816x544

En poco menos de un mes al mando de la DC, la senadora ha marcado un sello en su conducción. En el funeral de Aylwin pidió perdón por los casos de platas políticas y en la última semana golpeó la mesa asegurando que su partido no se prestaba para “arreglines”, tras la fallida inscripción para primarias municipales de la Nueva Mayoría. Desde todos lados la observan. En su colectividad hay una buena evaluación de lo que ha hecho y nos descartan que el timón falangista sea el trampolín para una carrera presidencial, cuestión que podría ser avalada por próximas encuestas.

Su voz dulce y casi permanente sonrisa de vez en cuando dan paso a un tono más tosco y un ceño fruncido. Más de alguien comenta alguna escena tensa en esos términos, por ejemplo, con la ministra de Justicia Javiera Blanco, con quien en el último tiempo ha mantenido algunas diferencias, o con la diputada Yasna Provoste, una de sus principales adversarias internas en la DC. Pese a lo que muchos pudieran pensar, Carolina Goic es de armas tomar, no da paso en falso y nadie se atreve a cuestionar su inteligencia y su don para estar en el momento y tiempo precisos.

Un abril difícil de olvidar. Iniciando el mes le tocó asumir la presidencia de su partido tras la sorpresiva renuncia de Jorge Pizarro en plena Junta Nacional; luego, liderar a su colectividad en los funerales de Estado por la muerte de una de las figuras emblemáticas de la DC, Patricio Aylwin; y, finalmente, enfrentar una crisis en la Nueva Mayoría desatada tras la fallida inscripción para las primarias municipales. Pero Goic parece no amedrentarse, una dura enfermedad no la frenó en su carrera siempre ascendente en política y parece que hoy nada pudiera hacerlo. ¿Su proyección? Está por verse.

En la explanada del cementerio general, de riguroso luto y mirando de vez en cuando el ataúd de Aylwin, la senadora democratacristiana pronunció un discurso de trece minutos marcado de simbolismos. La timonel DC fue una de las protagonistas en el último día de duelo nacional, en la despedida del primer Mandatario tras la vuelta de la democracia. “Creo que es el momento en que los políticos pidamos perdón, perdón por no haber actuado a tiempo. Perdón por los abusos de poder, perdón por las faltas a la ética”, dijo, mientras sus palabras eran transmitidas en vivo y simultáneamente por casi todos los canales de televisión abierta y varias radios nacionales, generando posteriormente una vorágine de comentarios.

Desde la DC señalan que recibió muchos comentarios y sugerencias internas sobre lo que debía decir en la ceremonia en el Cementerio General, varias de las cuales recogió y adaptó a su estilo. Sin embargo, en el partido reconocieron que la idea de pedir perdón, el párrafo puntual, es de su autoría, de su puño y letra, situación que los lleva a advertir desde ya que la timonel no es una figura manejable, sino que tiene liderazgo y pretende ejercerlo en propiedad.

Un par de días después del discurso en el adiós del denominado “Presidente de la transición”, la presidenta de la DC enfrentó a los medios para decir enérgicamente que su partido “no estaba disponible para un arreglín”, el cual buscara refrendar el error de la Nueva Mayoría en la inscripción de candidatos para las elecciones municipales.

En la DC hay buenos comentarios internos de cómo se ha manejado Goic tras la crisis de la Nueva Mayoría, ha hablado lo justo y necesario y no ha cometido errores, aseguran.

En menos de 48 horas la novata líder DC mostró parte de sus facetas. Pidió “humildemente” perdón y golpeó la mesa.

La irrupción de Carolina Goic en el escenario político, al asumir la presidencia DC tras la abrupta salida de Jorge Pizarro, no ha pasado inadvertida en la Nueva Mayoría ni en La Moneda y desde ese momento ha sido observada por todos.

En el nombre del padre

¿Pero cómo emerge esta figura? La inspiración política de Carolina (43) surgió fundamentalmente de su padre, Pedro Goic. El hijo de inmigrantes croatas, que llegó incluso a ser vicepresidente de la DC en la mesa dirigida por Eduardo Frei Ruiz-Tagle y subsecretario de Mideplan, falleció en 2000, con 63 años, producto de una asfixia por escape de gas y dos años después, en parte como homenaje, la actual senadora, con 29 años, se inscribió en el partido.

“Inscribirme tiene un simbolismo para mí, en lo personal fue reconciliarme… entender lo importante de lo que hizo mi papá en el partido (…). Entendí que mi papá no habría sido tan maravilloso y fantástico papá, si no hubiera vivido tan activamente y en plenitud su vida política”, relató a La Segunda la actual senadora. Su tío, el obispo Alejandro Goic, recalcó que “en el seno familiar de mi hermano y su esposa siempre hubo una inquietud social muy fuerte. Pedro era profundamente cristiano, estaba comprometido con lo social, y desde ahí participaba en la cosa pública. Carolina vio esto de manera indirecta desde que tiene uso de razón”.

Era 2002, en la cabeza de la colectividad estaba el fallecido senador Adolfo Zaldívar, el líder de los “colorines”, y prontamente se generó una relación cercana entre ambos, debido también a la amistad que el dirigente democratacristiano tenía con el padre de la nueva militante. Carolina Goic estudió Trabajo Social en la Universidad Católica, entre 1991 y 1996, y entre el 97 y el 98 hizo un magíster en Economía en la misma casa de estudios, había trabajado entre 2000 y 2002 en el Sernam y cuando se sumó a las filas de la DC era Seremi de Planificación de Magallanes, cargo que ocupó hasta 2005.

Fue el mismo “colorín” quien la convenció para que ese año postulara a la Cámara de Diputados, ya que vio en ella a una figura “proyectable”, en una DC donde además las mujeres con futuro escaseaban. En las elecciones por el distrito 60, obtuvo la primera mayoría.

El pasaje más difícil

Era 31 de enero de 2012 y Carolina Goic junto a su esposo, Christian Kirk, estaban en una de las habitaciones de la Fundación López Pérez. Poco antes de la medianoche encendió un notebook en su cama y, pese a la rudeza de las decenas de quimioterapias que había enfrentado, puso una de sus clásicas grandes sonrisas para comunicarse vía Skype con sus hijas Catalina y Alejandra, de entonces nueve y cinco años, quienes se encontraban en la casa de su abuela. El brindis a distancia tuvo distintas sensaciones, pero demostró la fortaleza de una aparente mujer frágil.

“Un día que estuvimos juntos conversando, junto a más personas, me dijo que tenía una ‘cosita’ en el cuello que le molestaba y la examiné ahí mismo, creo que había algún ministro, y me pareció que coincidía con la posibilidad de que fuera un cáncer linfático. La acompañé a un médico que había sido compañero mío de trabajo y pasó lo que pasó. Ella tiene una capacidad de lo que ahora se llama resiliencia, de enfrentar las dificultades, eso es muy propio de su condición de croata”, así dijo el ex senador Mariano Ruiz-Esquide al momento en que la entonces diputada descubrió la dura enfermedad que la hizo alejarse de la política, aunque nunca pensar en renunciar.

Luego de ausentarse diez meses, para realizar el duro tratamiento médico, la mañana del 15 de mayo de 2013 retomó sus funciones en su segundo período como diputada en el Congreso en Valparaíso.

La parlamentaria, quien se presentó con una calvicie manifestando el invasivo procedimiento que tuvo que enfrentar, fue recibida en la Sala de la Cámara de Diputados en medio de aplausos de los diputados de diferentes bancadas presentes. Emocionada pero con entereza, agradeció las muestras de solidaridad de todos los sectores. “Lo que uno piensa es agradecer a Dios por estar aquí, y tener la posibilidad de volver a compartir y retomar el trabajo”, dijo la diputada en el hemiciclo.

En su regreso a las labores parlamentarias, Goic concentró sus esfuerzos en los temas de Salud y presentó una serie de proyectos en esa línea. Esa es una de las banderas de lucha que ha mantenido y que además le ha generado el reconocimiento público de organizaciones y personas vinculadas con el área.

Su relación con Bachelet

En abril de 2013 y haciendo un paréntesis en sus actividades de campaña para su segunda elección presidencial, en Punta Arenas, Michelle Bachelet llegó hasta la casa de Goic. Desde Nueva York, cuando lideraba ONU-Mujeres, la socialista había seguido de cerca la recuperación de la diputada. Ese día la propia parlamentaria la recibió en la puerta de su hogar y luego se apuraron hasta la cocina donde estaba su esposo y sus dos hijas. En la oportunidad, según narran crónicas de la época, Bachelet aplaudió el kuchen de ruibarbo hecho por la anfitriona, quien, además, le regaló a la candidata un frasco con salsa de calafate.

El anterior episodio y otros, han puesto en evidencia una cercanía entre la Presidenta y la parlamentaria. Goic se ha ganado el nombre apelativo de “bacheletista” e, incluso, varios comparan su forma de hacer campaña, donde apela a la empatía con la gente, con lo que ha realizado en su vida política la actual jefa de Estado.

Para muchos, Goic es quien ha empujado el carro de las reformas del Gobierno de Bachelet dentro de su partido. Aunque hay quienes aseguran que, en la práctica, hay otros que lo han hecho con más fuerza en la colectividad y que la senadora por Magallanes ha manifestado con energía sus puntos de vista y los errores del Ejecutivo en una serie de proyectos, como la reforma laboral y el aborto.

A los pocos días de haber asumido como nueva timonel de la DC, la Presidenta Bachelet la recibió en La Moneda. La parlamentaria puntualizó que “vamos a potenciar una DC que impulsa los cambios”, pero nuevamente dio muestras de su carácter y dijo ser “bien enemiga de las caricaturas, porque a mí, incluso, se me ha tratado de encasillar en una caricatura, y no voy a caer en esa discusión, sino que más bien hablar cómo, desde nuestra identidad, aportamos al proyecto común que hemos comprometido y que estamos seguros que Chile necesita”.

De hecho, hay quienes aseguran en el partido que “ella es mucho más conservadora de lo que aparenta ser o de lo que la opinión pública cree de ella” y exponen, por ejemplo, su voto a favor del control preventivo de identidad.

¿Con miras a La Moneda?

Con tan sólo 14 años de militancia Carolina Goic asumió la presidencia de la DC, luego que el senador Jorge Pizarro no terminara su mandato debido a las presiones internas por la relación de sus hijos en un supuesto caso de financiamiento ilegal, en el marco del caso SQM.

No fue casual ni gratuito que Carolina Goic quedara en la primera vicepresidencia de la DC el 2015. Ante los problemas que presentó Pizarro, la senadora por Magallanes siempre fue pensada como el plan B de contingencia para tomar las riendas de la falange si el senador caía antes de terminar su mandato. El nombre de la senadora tenía mejor recepción en todos los sectores de la DC, mucho más que la otra carta fuerte del partido a nivel interno, la diputada Yasna Provoste, que saca muchas ronchas internas.

La senadora ocupaba la primera vicepresidencia del partido cuando, con el respaldo de la mesa y los ex presidentes de la colectividad, asumió el relevo del senador por Coquimbo. Sin embargo, en estricto rigor, la legisladora debería haber ocupado la sexta vicepresidencia, ya que quien –por votos en las elecciones internas de 2015– tenía que hacerse con ese puesto en la directiva era el diputado Fuad Chahin. No obstante, uno de los actuales líderes de los “colorines” renunció al puesto por sus diferencias con Pizarro, pero antes de dar un paso al costado exigió que la senadora ocupara su lugar.

“Carolina llegó a ocupar la presidencia del partido en las condiciones que ella quería, es decir, en lo público con el respaldo de todos. Ella no hizo mayores esfuerzos y nunca quiso ayudar demasiado para que el partido saliera de la crisis, hasta que tuvo el respaldo suficiente para ello”, apunta un dirigente de la colectividad falangista respecto a la forma en que la senadora llegó a ocupar el sitial que hoy ostenta en la tienda de la Alameda.

Dar pasos sobre seguro, es una de las características políticas en la que coinciden quienes conocen a la senadora. “Ella es una mujer con una gran perspicacia política, ella tiene el don del ‘ubicatex’, está siempre en el lugar y momento precisos. Tiene gran independencia personal y se guía por lo que considera lo correcto, tanto para el partido como para ella. No da pasos en falso”, asegura Ruiz-Esquide.

“Es una mujer tremendamente rigurosa y metódica para trabajar, que tiene un tremendo sentido de la oportunidad desde el punto de vista político, que además es conciliadora, es capaz de poder ir acercando posiciones, pero también tiene un carácter firme y cuando tiene que demostrar audacia lo hace sin problema”, explicó el actual jefe de bancada de diputados de la DC, Fuad Chahin.

Con todo, La Moneda se ve en el horizonte. Varios coinciden en señalar que Carolina Goic por el momento no estaría buscando participar de una elección presidencial, más aún cuando tiene hijas de poca edad y una eventual carrera presidencial sería muy desgastante. Sin embargo, el pragmatismo político que le atribuyen a la senadora podría llevarla a embarcarse en una aventura presidencial si, por ejemplo, las encuestas la respaldan y el partido en su conjunto la apoya.

“Ella está en una posición de ser candidata presidencial de la DC, siempre que lo acepte y los demás precandidatos no se tiren encima. Yo la veo fijo como una candidata a la Presidencia para seis años más, pero si marca bien en las encuestas y le va bien en la presidencia DC, ella va a ir ahora, esa es mi sensación”, puntualiza Ruiz-Esquide.

Un parlamentario cercano a ella asegura que sus opciones presidenciales para las elecciones de 2017 “dependen de cómo sea el resultado de las elecciones municipales, depende de cuánto pueda ir creciendo su figura. Yo creo que indudablemente hoy día depende de cómo le acompañen las encuestas. Hoy día aparece como una alternativa real, sin embargo, no es algo que uno podría dar por hecho. Que no quepa ninguna duda de que si ella toma la decisión de ir, es porque sabe que tiene la chance importante de ganar y se va a cuidar con eso”, puntualizó.

Desde la otra vereda, quienes no respaldan una posible opción presidencial de Goic apuntan a que “tiene un personalismo que le puede hacer mal al partido. Solo se preocupa del ‘Partido Carolina Goic’ y eso no necesariamente es lo que quieren los camaradas”, recalcan.

Adversarios con rostro de mujer

Entre los “padrinos” de Goic en la actualidad se encuentran el ex Presidente Eduardo Frei y Mariano Ruiz-Esquide, pero ambos –aseguran en la colectividad– no tienen hoy el peso partidista para impulsar una candidatura presidencial de la senadora.

Sin embargo, se coincide en que uno de los cercanos a la legisladora por Magallanes es el actual ministro del Interior, Jorge Burgos. De hecho, la propia senadora ha reconocido su cercanía y fue al primer político a quien le informó que se había hecho una biopsia para confirmar su enfermedad. El entonces diputado la reemplazó en la jefatura de la bancada democratacristiana. Algunos apuntan a él como un gran aliado y pilar de Goic.

Otro de los cercanos a Goic es el senador Ignacio Walker, quien eventualmente se podría transformar en un competidor interno de cara a transformarse en la carta presidencial del partido.

No obstante, como en casi todo orden de cosas, también hay antagonistas. En el partido aseguran que una de sus principales adversarias políticas es la ex ministra y actual diputada Yasna Provoste. La líder de la denominada “disidencia” del partido fue una de las pocas que no estuvo de acuerdo de inmediato, en la pasada Junta Nacional, para que Goic asumiera la cabeza de la colectividad e incluso pidió elecciones.

La actual primera vicepresidenta del partido para muchos es otra carta fuerte de la DC y –según relatan en la tienda falangista– “Carolina Goic estaría dispuesta a presentarse en las elecciones internas solo para que no sea Provoste quien asuma la mesa”.

“No hablaría de antagonismo, pero efectivamente hay controversias, hay contradicciones, diferencias, enfrentamientos más abiertos, más cerrados, como han aparecido también diferencias con otra vicepresidenta del partido, como Soledad Lucero”, sostiene el ex senador Ruiz-Esquide.

También hay quienes apuntan a una relación tensa con la ministra de Justicia, Javiera Blanco. De hecho hay testigos, que han presenciado varios desencuentros entre ambas, donde incluso la dulzura incontrarrestable de la voz de Goic y su permanente sonrisa, dan paso al ceño fruncido y a una voz más tosca, las que de vez en cuando aparecen en la legisladora.

“Con Javiera Blanco tenía una relación muy buena que se tensionó por algunas cosas en el último tiempo”, explicó un parlamentario DC.

“Toda mujer ahora, joven, buenamoza, ya sea ministra, diputada o senadora –lo mismo que pasa con la Ximena Rincón– podría chocar con Goic si tiene ciertas aspiraciones”, ilustra el líder de los chascones, Ruiz-Esquide.

Fuera del partido aparece la figura de su homóloga del PS, Isabel Allende. En el primer comité político que se realizó en La Moneda después que Goic asumiera la testera de su colectividad, ambas se vieron muy cómplices y hasta detuvieron en varias oportunidades su andar por Palacio para fotografiarse juntas. Luego, incluso, firmaron en la sede del PS el pacto electoral municipal de ambas colectividades. Sin embargo, las sonrisas iniciales se fueron apagando y hoy, tras lo sucedido con la fallida inscripción de la Nueva Mayoría en el Servel, se generó una distancia.

En el PS algunos advierten que su llegada viene a complicar las intenciones de la timonel socialista, Isabel Allende, porque puede convertirse –afirmaron– en una difícil competidora, ya que, más allá del hecho de que ambas son mujeres, Goic en pocas semanas ha demostrado un liderazgo político que precisamente es el que desde hace meses se le critica a la líder PS como su principal debilidad.

En el “allendismo” miran con recelo el actuar de Goic tras este “episodio Servel” e incluso proyectan una contienda muy difícil con la senadora democratacristiana ante una eventual carrera a La Moneda. “Ocupan, en parte, espacios similares. Son mujeres, pudieran ser parte de la renovación de la política y no se han visto, por el momento, envueltas en temas de transparencia o financiamiento ilegal de la política”, sostiene una figura oficialista.

Con todo, Goic seguirá madurando su trabajo como líder de la DC y sus énfasis estarán puestos, tal como lo planteó en el funeral de Aylwin, en relevar el tema de la probidad y la transparencia. Nadie sabe a ciencia cierta si su irrupción mediática le servirá como trampolín para posibles pasos mayores a corto plazo –en política esas certezas no existen–, pero Goic intentará buscarlas y, como siempre, medirá cuidadosamente cada paso que dará.

Arellano / M. Jiménez

Agencias Noticiosas  /  El Mostrador  /  Reflexión y Liberación

 

Related posts: