|Viernes, Diciembre 6, 2019
You are here: Home » Sin categoría » Industria del petróleo toma las riendas en la era Trump

Industria del petróleo toma las riendas en la era Trump 

69dd1d16-8736-423f-b51d-1942e40a4c94_749_499

Preocupación mundial por la activa participación de las Transnacionales antes del inicio del mandato presidencial de Donald Trump.

No han asumido aún las riendas de la presidencia, pero los lugartenientes del presidente electo, Donald Trump, ya han comenzado a elaborar “listas negras” para purgar a la administración de elementos indeseables o contrarios a la agenda del nuevo gobierno.

En el curso de la últimas horas, altos funcionarios del Departamento de Energía han denunciado las presiones desde el equipo de transición del presidente electo para proporcionar una lista completa de los científicos y funcionarios que han participado en las negociaciones internacionales sobre cambio climático o que se han encargado de impulsar la defensa del cambio climático del presidente Barack Obama.

Esta iniciativa, desautorizada a primera hora de este miércoles por el equipo de Donald Trump tras una intensa ola de protestas y denuncias, se produce a sólo unas horas de haberse conocido la designación de Rex Tillerson, el actual presidente ejecutivo de la petrolera Exxon Mobil, como su candidato a Secretario de Estado y la del ex gobernador de Texas, Rick Perry como su próximo Secretario de Energía.

Estas designaciones se han producido, también, a sólo unos días de conocerse la designación de Scott Pruit como su próximo director de la Agencia de Protección Ambiental (EPA). Pruit, actual Fiscal General del estado e Oklahoma, es un viejo enemigo de la EPA a la que ha demandado por considerar que muchas de sus ordenamientos son un abuso del gobierno federal.

Además, en no pocas ocasiones se ha comprometido a cancelar los acuerdos de París al que se plegaron un total de 195 países en diciembre de 2015 para evitar un cambio climático peligroso, con un plan de acción que pone el límite del calentamiento global muy por debajo de 2 ºC.

A pesar de que el equipo de transición de Donald Trump ha desautorizado esta iniciativa, para identificar a los científicos y funcionarios que han participado activamente en la agenda en defensa del medio ambiente en el Departamento de Energía, su sola existencia ha puesto en evidencia el apetito de los escépticos y el movimiento conservador contra el movimiento que busca una reducción sustancial del calentamiento global, una de las amenazas más inquietantes en materia de seguridad nacional para la administración del presidente Barack Obama.

Las designaciones de Tillerson, de Scott Pruit y del ex gobernador de Texas, Rick Perry, quien se encargará de gestionar el Departamento de Energía, representa una marcha atrás en política exterior, en materia energética y sobre todo en el terreno de la defensa medioambiental.

Una política que retoma muchas de las iniciativas de la era Bush, controlada por la poderosa industria del petróleo.

Durante la presidencia de George W Bush, su vicepresidente, Dick Cheney y su Secretaria de Estado, Condoleezza Rice, formaron parte de las grandes corporaciones petroleras Halliburton y Chevron.

“En el gobierno de Donald Trump, la política exterior de Estados Unidos, la política energética y la política ambiental están unidas por una cosa: el petróleo”, consideró el senador demócrata, Ed Markey, a The Hill para mostrar su preocupación por el asalto de la industria del petróleo en la próxima administración.

David Brooks  /  Jaime Hernández

www.reflexionyliberacion.cl

Related posts: