|Sábado, Julio 22, 2017
You are here: Home » Neoliberalismo y Justicia Social » Heroica resistencia de Sor Valentina en Homs

Heroica resistencia de Sor Valentina en Homs 

homes8-U85665408444rQD-680x769@LaStampa.it

Nos piden desde Roma publicar este hermoso Testimonio de Vida de la Hna. Valentina Sakker de la Orden de las Hermanas Católicas del Sagrado Corazón. Vive en la castigada zona de guerra de la ciudad de Homs (Siria) y está a cargo de un Hogar de Ancianos que funciona desde hace 40 años.

«Cuando me enojo vengo aquí y todo pasa», dice sor Valentina mientras recoge jazmines con premura. El jardín de la Casa evangélica para los ancianos de Homs es un oasis de paz. Los rosales y los azahares en flor embriagan el aire. Por un instante el polvo y la destrucción que lo rodean parecen desaparecer. «Antes era un bosque, pero ahora vean qué maravilla».

 –
Sor Valentina no se detiene ni un segundo. Recoge las flores, poda las magnolias, se ocupa de la cocina, pone la mesa y visita a «sus» pacientes, mucho más jóvenes que ella. A sus 85 años, ni siquiera la guerra la ha frenado. Ha resistido desde 2012 hasta la fecha, acudiendo a los ancianos dentro de la casa de reposo que se encuentra en uno de los frentes más disputados entre los opositores y el régimen sirio, en el barrio de Bob As Sibaa’.  «Querían [el régimen y los rebeldes] que nos fuéramos, para que pudieran pelearse por este edificio, pero yo les dije que no lo habría abandonado por ninguna razón», dice esbozando una sonrisa.
En febrero de 2012, cuando todo estaba cerrado y bloqueado, el ejército gubernamental ocupó la escuela que se encuentra al lado de la Casa de reposo, mientras las calles estaban en manos de la Free Syrian Army (FSA). Pocos meses después, en mayo, los enfrentamientos entre el régimen sirio y el FSA se intensificaron y golpearon también el Centro para los ancianos.  «Una vez, los milicianos entraron al edificio y dispararon un Rpg -lanzamisiles- contra las posiciones del régimen», recuerda. «Entonces el régimen comenzó a disparar contra nuestra estructura y mataron a una hermana. Nosotros no apoyábamos a ninguno, solo hacíamos nuestro deber, sirviendo a los necesitados y a los ancianos», relata la monja mientras riega las rosas en el jardín.
Los huéspedes de la casa de reposo, musulmanes y cristianos sin distinción, eran ocultados en los corredores para protegerlos de los proyectiles de ambos frentes. «Fueron días difíciles, pero algunos ya los olvidaron», dice irónicamente la religiosa refiriéndose a los enfermos de Alzheimer.
Y después confiesa con una mueca satisfecha: «Había que conquistarlos a todos para defender a los ancianos y proteger esta casa. Por una parte estaba el ejército que ocupaba la escuela. Por otra estaban los opositores. Si ellos me pedían comida o té, yo se los daba», recuerda la religiosa. «Si necesitaba algo, estos jóvenes musulmanes me ayudaban. Cuando mataron a sor Cristina, yo le ordené al FSA que me trajeran hielo porque no había luz y no había ninguna posibilidad para sepultar los cuerpos, porque afuera seguían disparándose. Teníamos que conservar el cuerpo de alguna manera, y ellos me lo trajeron», dice.
Sor Valentina es una mujer tenaz en infatigable. Se pasea siempre ocupada de una habitación a otra. Mientras los huéspedes visitan la estructura, ella sube las escaleras, suministra medicinas y vigila los armarios de los fármacos con las enfermeras. «Faltan pañales, medicinas, sillas de ruedas debido al embargo», se lamenta, «pero de alguna manera seguiremos adelante».
Los siete años de guerra en Siria, los crímenes cometidos por ambas partes y el desgarre del tejido social del país que, además de los cientos de miles de muertos y heridos, cuenta con alrededor de 7 millones de refugiados en el extranjero y un número desconocido de desplazados y de desaparecidos (muchísimos jóvenes se refugian el el extranjero para huir del servicio militar obligatorio), opacan y entristecen terriblemente el futuro de Siria.
En la Capilla de la casa de reposo, católicos y protestantes rezan juntos. «Hemos trabajado y operamos juntos, hombro con hombro, para ayudar al mayor número posible de personas», dice la monja. Y no tiene ninguna duda sobre la guerra: «Soy una enfermera, nunca he tenido miedo cuando he trabajado con los enfermos de tuberculosis: ¿cómo podía tener miedo de la guerra?».
Además,  hay que añadir las enormes emergencias que derivan del embargo, que impide la llegada de medicinas, de equipo sanitario, de repuestos y refacciones… Un embargo que, en los hechos, afecta mucho más a la población civil que al gobierno. 
Sara Manisera  –   Entrevista en la ciudad de Homs
Vatican Insider   –   Reflexión y Liberación

Related posts: