|Domingo, Mayo 19, 2019
You are here: Home » Artículos Destacados » Despiden al vicedirector del IOR

Despiden al vicedirector del IOR 

80ee6a13a271664429547d70cd1b5ffb-kld-U11011259546232WHB-1024x576@LaStampa.it

No hay tregua para las finanzas vaticanas, aunque esta vez la salida de un alto dirigente del IOR parece un despido por un grave error cometido, pero sin consecuencias penales ni en el Vaticano ni en Italia. El vicedirector del Instituto para las Obras de Religión Giulio Mattietti, “adjunto” del director general Gianfranco Mammì y nombrado por el board en 2015 con el visto bueno papal fue despedido. 

El lunes pasado Mattinetti tuvo que dejar su oficina, pero no fue escoltado por los gendarmes vaticanos o la Guardia Suiza. Lo acompañaron a la salida del estado más pequeño del mundo algunos colegas, como signo de amistad. Todavía se desconocen las razones de este despido, pero evidentemente se trató de algo grave.

La vicedirectora de la Sala de Prensa de la Santa Sede, Paloma G. Ovejero, confirmó la información: «El adjunto del director general del Instituto para las Obras de Religión ha cesado su servicio el lunes 27 de noviembre». Pocos días antes había sido despedido otro empleado del IOR, pero estos dos despidos no están relacionados entre sí.

«Se trata de la actividad normal de gestión de una empresa: ha faltado la confianza y, en estos casos, tratándose de un dirigente de alto rango que tiene cierto tipo de contrato, se procede de esta manera, como sucede en cualquier empresa –explicaron a “La Stampa” fuentes cercanas al Instituto. No es cierto que el ex-adjunto haya sido acompañado a la salida por los gendarmes». Desde el IOR indicaron que «estas medidas son tomadas con transparencia y sin compromisos, pero forman parte de las relaciones contractuales normales dentro de una empresa. El que se equivoca paga», y pagan inmediatamente, incluso en la “banca vaticana”. «Son decisiones que se toman para tutelar a todos», dice en el Vaticano. En cambio, en relación con el despido del otro empleado, la cercanía temporal fue «pura casualidad, pero no existe ninguna relación entre ambas posiciones».

Por lo que se sabe, la decisión no estaría relacionada con los casos que en junio de este año llevaron a la salida del nuevo Revisor general Libero Milone, ni, más en general, con el caso de “Vatileaks”. Ni la magistratura vaticana ni la magistratura italiana han abierto investigaciones. Otras fuentes sostienen, por el contrario, que existe alguna relación con el despido de Milone.

Quienes conocen a Mattietti quedaron profundamente sorprendidos al enterarse de la noticia, que llegó como una ducha de agua fría. El actual “adjunto” del director fue uno de los que denunciaron ciertos comportamientos poco correctos dentro del Instituto hace algunos años. Mattietti está turbado por su despido, pero se dice sereno en cuanto a su comportamiento profesional.

No se puede decir que la historia reciente del IOR no haya dado varias sorpresas: inmediatamente después de su elección, el Papa Francisco tuvo que afrontar la investigación de la magistratura italiana contra el director Paolo Cipriani y el vicedirector Massimo Tulli, condenados en febrero por violación de las normas antireciclaje. Se sabe que han sido turbulentos los nombramientos de los presidentes del Instituto: desde Angelo Caloia, que acabó bajo investigación vaticana, hasta Ettore Gotti Tedeschi expulsado en mayo de 2012, para llegar a Ernst von Freyberg y al actual Jean-Baptiste de Franssu. Un cambio llegó con el nombramiento de Mammì como director, pero, evidentemente, no han acabado las dificultades ni las tensiones dentro del IOR. 

Andrea Tornielli   –   Ciudad del Vaticano

Vatican Insider   –   Reflexión y Liberación

Related posts: