|Miércoles, Mayo 22, 2019
You are here: Home » Neoliberalismo y Justicia Social » Allanar senderos al Hombre y a la madre Tierra

Allanar senderos al Hombre y a la madre Tierra 

Earth-crying

Mateo 1,1-8:“Comienzo del Evangelio de Jesucristo, Hijo de Dios.Está escrito en el Profeta Isaías. Yo envío mi mensajero delante de ti para que te prepare el camino. Una voz grita en el desierto: Preparadle el camino al Señor, allanad sus senderos.  Juan bautizaba en el desierto: predicaba que se convirtieran y se bautizaran, para que se les perdona­rán los pecados. Acudía la gente de Judea y de Jerusalén, confesaban sus pecados y los bautizaba en el Jordán. Juan iba vestido de piel de camello, con una correa de cuero a la cintura y se alimentaba de salta­montes y miel silvestre. Y proclamaba: “Detrás de mí viene el que puede más que yo, y yo no merezco agacharme para desatarle las sandalias. Yo os he bautizado con agua, pero él os bautizará con Espíritu Santo”.

 1.- “Allanad sus senderos”: El mensaje de Jesús es para allanar senderos, senderos para este mundo, no para complicarlos. Jesús es la senda, el camino de la vida, dejado por Él, abierto para todos. El sendero de Jesús es el amor, la fraternidad, la bondad, la misericordia, la justicia, la igualdad, la comprensión, la amistad, el reconocimiento, y sobre todo el compromiso con los empobrecidos, que son “portadores de una presencia divina” (Adela Cortina). Encontrarse con ellos es encontrarse con Jesucristo. El sacerdote y el levita que iban camino del templo de Jerusalén y pasaron de largo no se encontraron con  Jesús, pero el Samaritano que iba en la misma dirección, pero en sentido contrario y lo atendió, sí que se encontró con Jesucristo. Al sacerdote y al levita, que iban a diario al templo no les servía para nada: querían cumplir con el rito, pero estaban vacíos de fe, porque la fe sin compromiso con los necesitados del mundo no es fe. Solo las obras son la demostración de la fe (Ver carta de Santiago 2,14-22). Pero, ¿acaso no hemos llenado las religiones de ritos  en vez de compromiso, y cumpliendo con aquellos ya nos eximimos de este?

2.- “Juan iba vestido de piel de camello, con una correa de cuero a la cintura y se alimentaba de salta­montes y miel silvestre”: Este es un mensaje muy importante para nuestro tiempo. Juan vivía austeramente; austeramente tenemos que empezar a vivir  con urgencia los que formamos parte de los países desarrollados, del Occidente Opulento, porque estamos consumiendo mucho más de lo que nos corresponde, profundizando cada vez más la huella ecológica, porque la tierra no es capaz de reponer todo lo que consumimos: si el resto el mundo consumiera como nosotros, harían falta tres planetas.  Como consecuencia de ese exceso de consumo, estamos dejando  sin lo imprescindible a millones de seres humanos  que están ahora mismo mucho más necesitados que nosotros, tanto que se mueren prematuramente de hambre.

Tenemos que optar por la austeridad, para que el consumo de los bienes necesarios para vivir dignamente sea universalizable. Es un deber ético ineludible, como seres humanos y más como creyentes, aunque por desgracia no lo sea legalmente, pues las leyes del neoliberalismo que consagran los parlamentarios de todo el mundo capitalista permiten a algunos enriquecerse sin límite y dejar a miles de millones en la miseria, como lo hacen las multinacionales y sus bancos en Colombia, Bolivia, Ruanda, el Congo, Guinea Ecuatorial, Somalia, Etiopía, Kenia, Guatemala, el Salvador, Honduras, la India, Bangladés, etc. etc. Leyes que en España permiten un fraude fiscal de 59.000 millones de €, o consienten los paraísos fiscales a donde van a parar billones de dólares para no pagar impuestos. Enormes sumas de dinero que causan un daño enorme a todos los ciudadanos del resto del mundo.

El Gran Maestro Jesús nos invita a ello cuando dice: “Fijaos en los lirios del campo, como ni hilan ni tejen, pero ni Salomón en  toda su gloria se pudo vestir como uno de ellos… Buscad el Reino de Dios y su justicia y lo demás se os dará por añadidura”. (Mateo 6,25-34).  La injusticia es lo que está causando todos los males del mundo.

3.- El desierto: Tanto Juan el Bautista como Jesús de Nazaret empezaron su camino en el desierto, es decir, desprendiéndose de todo lo que no nos hace falta, porque lo que nos sobra es un deber para la necesidad del prójimo: es un robo a los necesitados, a la naturaleza, y como consecuencia a Dios mismo presente en ellos.

Un dato: El gasto sanitario de EE.UU. es 20 veces superior al de Cuba (20 a 1), sin embrago la esperanza de vida es similar, porque en Cuba se vive de forma ecológicamente más sana: al haber menos transporte se anda más, se respira aire menos contaminado; al haber menos producción animal y más ecológica se contamina menos, se come más fruta, más verdura, etc. Y se daña mucho menos al Medio Ambiente.

Demos, pues, un poco de austeridad a nuestras vidas para aportar algo a los demás y a la Madre Tierra, sin esperar nada a cambio más que la satisfacción de cumplir con nuestro deber como seres humanos y más como creyentes, sin ninguna presunción, porque habremos hecho lo que debíamos hacer.

P. Faustino Vilabrille Linares

A s t u r i a s

 

Related posts: