|Jueves, Agosto 16, 2018
You are here: Home » Sin categoría » Carta del Laicado de Osorno a Mons. Scicluna

Carta del Laicado de Osorno a Mons. Scicluna 

Foto_ENC_OSORNO-2-685x320

Estimados Monseñor Charles Scicluna y Padre Jordi Bertomeu:

Como Comunidad de Laicos y Laicas de Osorno, nos hemos detenido a analizar la carta del Papa Francisco: “Al pueblo de Dios que peregrina en Chile”. Desde esta mirada y desde nuestra sencillez comunitaria, queremos expresar a ustedes, lo que nos interpela el Santo Padre en su escrito.

No conocían nuestra historia y se nos impuso un obispo reprochable moralmente, que no es digno para el cargo y pastorear una Diócesis. No se nos ha dado la importancia, ni tampoco se nos ha respetado nuestra dignidad de Hijos de Dios ungidos por el Espíritu Santo, el dolor se aumentó con las tristes palabras del Papa “Osorno sufre por tontos y zurdos”; hoy la realidad nos manifiesta que existen comunidades divididas, familias divididas, amistades distanciadas, muchos hermanos han dimitido de participar en las Eucaristías por perdida de fe y de confianza por los hechos conocidos por todos.( abuso de poder, abuso de conciencia y los aberrantes abusos sexuales a menores ), El rompimiento de la común-unión dentro de la Iglesia, principalmente por la jerarquía y sacerdotes, amparándose en la cultura del abuso, han causado estragos en nuestra Iglesia local y Chilena.

Desde el nombramiento del obispo Barros, se generó una resistencia pacífica, profética, orante, insistente y digna de laicos maduros, que levantaron la voz por el grave error e injusticia que se estaba cometiendo con este pueblo de Dios, que peregrina en el sur de nuestra querida patria. La imposición inconsulta de un obispo, “El Obispo Juan Barros no cumple ni puede cumplir la condición de pastor que tiene que unir y no dividir…Lo cual hace insostenible su gobernabilidad en la Diócesis de Osorno por la vinculación directa de su persona con el escándalo suscitado por el sacerdote Fernando Karadima”. (Decl. 14/6/2015). Viene la división y la insostenible crisis jamás nunca vista en la historia de nuestra Iglesia local y causa mucha confusión, dolor y abandono…sacerdotes totalmente desunidos o distanciados al día de hoy, nuestros pastores perdieron el rumbo viviendo su propio Emaús; esto también ocurre con nuestras comunidades de base, parroquias y capillas de nuestra querida diócesis.

La Iglesia necesita que Ustedes saquen el carnet de mayores de edad, espiritualmente mayores, y tengan el coraje de decirnos, ‘esto me gusta’, ‘este camino me parece que es el que hay que hacer’, esto no va, Que nos digan lo que sienten y piensan” (Papa francisco en carta al pueblo de Dios que peregrina en Chile)

Esto nos llamó a no callar lo que hemos visto y oído y nos sentimos con la obligación y la responsabilidad de que Dios hable desde el sur a una Iglesia que perdió su centro, a transparentar la verdad que cada vez se ha ido acentuando. Como comunidad hicimos una opción radical de creer a nuestros hermanos sobrevivientes de escándalos de abuso sexual eclesial y acompañarles en su desolación, apoyándolas en la búsqueda de Verdad y Justicia. Con mucha pena y dolor declaramos habernos quedados abandonados , la Jerarquía y nuestros pastores no han tenido la valentía, la fuerza, la capacidad ni la voluntad de aceptar el problema que vive la diócesis de Osorno y la Iglesia chilena en general. Al contrario, su formación clericalista, hace que nos den la espalda, no han sido los buenos pastores que acompañen a la grey.

Hoy en día el clero Osornino sigue dividido y guardando silencio, a pesar de las interpelaciones de parte de la comunidad de Laicos y Laicos de Osorno en reiterados llamados al dialogo. Haciendo oídos sordos a lo que dice el Papa “sepan escuchar la voz del pueblo”, Nos preguntamos ¿qué haría Cristo hoy? Sera suficiente solamente el cambio de un obispo?. No podemos desconocer que tenemos hermanos sacerdotes y laicos que les cuesta reconocer la realidad actual de la Iglesia, callando, ignorando, encubriendo abusos sexuales, abusos de poder y de consciencia.

En este peregrinar de nuestra comunidad madura en la fe, nos hemos dado cuenta de  lo que nos llevo a sumirnos en esta grave crisis. La completa división entre los estamentos de nuestra institución y que se manifiestan claramente con el distanciamiento entre unos y otros, hoy no existen puentes de comunicación y acercamiento entre Sacerdotes y Laicos,  el proteccionismo e individualismo los lleva a cada cual a funcionar parapetados desde sus y nuestras trincheras.

Desde nuestro querido Sur, distantes al centralismo episcopal de Santiago de Chile, observamos con angustia la situación de nuestra amada Iglesia Chilena…los obispos desde su potestad e institucionalidad episcopal, como verdaderos príncipes a quienes hay que respetar y rendirles pleitesía, los sacerdotes divididos, confundidos y peleados, rompiendo toda su credibilidad como pastores,  solicitando ser servidos y no sirviendo, los laicos o pueblo de Dios abandonados a su suerte, obedeciendo ciegamente sin discernimiento y sin cuestionamiento.

Estamos conscientes como comunidad, que la cultura del abuso de poder la hemos vivido a través del tiempo, pero hemos actuado con amor fraternal hacia nuestros hermanos sobrevivientes, asumimos también nuestra responsabilidad como laicos bautizados, sabiendo que como profetas, sacerdotes y reyes, nuestra misión es anunciar y denunciar, pedimos perdón por no haber denunciado, quedándonos solo en anunciar,  callados y silenciados por mucho tiempo, por estas situaciones de abuso de poder y encubrimiento de nuestros pastores. El clericalismo y el laicado infantil nos hicieron confiar sin cuestionamiento; pero hoy, nos sentimos a la luz de nuestra realidad como sociedad chilena, con la fuerza, decisión y discernimiento, que solo el espíritu santo puede otorgar, pues ha soplado sobre nosotros para hacernos responsables de nuestro rol como cristianos católicos, comprometidos e insertos en el mundo, a denunciar e ir a las profundidades del pecado y el delito, para desde allí encontrar sanación en esta porción del pueblo de Dios que sufre.

Como comunidad de laicos y laicas de Osorno, estamos dispuestos a dar los pasos necesarios para que se restablezcan las confianzas, sanar nuestros dolores y buscar caminos de dialogo, pero también somos conscientes en nuestro discernimiento, que la herida abierta debe pasar por un proceso de duelo y perdón, de reconocernos en nuestras debilidades y fortalezas, este escenario aún está lejos de concretarse, proceso que no responde a algo mágico sino que se traduce en decisiones concretas que solicitamos al Santo padre, el cese definitivo del ejercicio episcopal del obispo Juan Barros Madrid a la diócesis de Osorno.

Podemos indicar con humildad que hemos asumido el llamado del Papa Francisco a ser una Iglesia que protege, sirve, escucha, acoge al que sufre, hace líos, una Iglesia en salida, buscando el camino, la verdad y la vida…Nuestro Señor Jesucristo.  Convertidos así en una comunidad Orante, profética, pacifica, que anuncia y denuncia con responsabilidad, siempre pensando en servir al prójimo más necesitado y carente. Sentimos y acogemos el llamado a vivir una fe adulta, para lo cual constantemente nos estamos formando y retroalimentando con El Pan de la Palabra y testimonios de nuestros hermanos de comunidad, donde hay plena confianza y lucidez. Pensamos, con fuerza y humildad que la conversión ha llegado primero a nuestro ser como laicos y laicas de hoy.

Hoy somos retados a mirar de frente, asumir y sufrir el conflicto, y así poder resolverlo y transformarlo en el eslabón de un nuevo caminar”.

Estimados Hermanos nuestros, solicitamos a ustedes en relación a su visita, lo siguiente:

 PROPUESTAS

A.-  EN El CORTO PLAZO

1.- Proponemos la aceptación del Papa Francisco, a renuncia dejada en el vaticano por el obispo Jun Barros Madrid.

2.- Si viniese una reflexión de perdón de parte del Papa Francisco, le proponemos que sea pública y que sea el mismo Papa Francisco quien lo dijese, de la forma que describimos a continuación:

Convocamos al pueblo de Osorno a Catedral San Mateo y en pantalla gigante a través del sistema de video conferencias se pueda dirigir al pueblo de Dios y a toda la comunidad. (Ayudaríamos en esta acción si así ocurriese).

3.- Dialogar para presentar el perfil del nuevo obispo que queremos para Osorno y conocer el         proceso de elección desde el comienzo hasta el final.

4.- Mayor participación en la toma de decisiones en cuestiones que competen al futuro de nuestra Diócesis.

5.- Que la Comunidad de Laicos y Laicas de Osorno, participe en pleno de un dialogo fraterno con los Emisarios del Papa.6Crear una red laical a nivel Nacional reconocida y apoyada por la conferencia episcopal de Chile.

6.- Solicitamos Cuenta pública 2015 – 2018 (pastoral, administrativa y de finanzas) del Obispo Barros, durante su ejercicio episcopal en nuestra diócesis.

B.-  MEDIANO PLAZO

1.- Nos preocupa sobre manera la formación inicial de los futuros sacerdotes.

2.- Aspiramos a que los laicos sean Coadministradores en las parroquias.

3.- Mayores atribuciones a consejos económicos en las parroquias.

4.- Obispos y Sacerdotes hagan un examen de conciencia y un mea culpa y pidan perdón al pueblo de Dios por todo el daño ocasionado.-

C.- LARGO PLAZO

 1.- Incorporar a las Mujeres como sacerdotisas.

2.- Revisar voto de castidad en sacerdotes (opcional).

3.- Ver posibilidad de sacerdotes puedan ser casados (opcional).

 

                                                                                              Osorno, Junio 10 del 2018.

COMUNIDAD DE LAICOS Y LAICAS DE OSORNO – CHILE

Resultado de imagen para velaton laicos de osorno

Velatón de Laicos y Laicas en Frontis de la Catedral de Osorno (13/ 6 / 2018).

 

 

 

 

 

 

.

Related posts: