|Martes, Septiembre 18, 2018
You are here: Home » Papa Francisco » “¿Quién es el Obispo?”

“¿Quién es el Obispo?” 

VATICAN_POPE_NEW_YEAR_54672359-670x385

“¿Quién  es  el  obispo?”,   preguntó  el  Papa, señalando  3  rasgos  esenciales:  un  hombre  de  Oración,  un  hombre  de Anuncio  y  un  hombre  de  Comunión. 

Discurso del Santo Padre al Seminario organizado por la Congregación para la Evangelización de los Pueblos, que se desarrolla en el Pontificio Colegio Misionero Internacional San Pablo Apóstol de Roma,  del 3 al 15 de septiembre de 2018.

Queridos hermanos buenos días,

Me alegra encontraros con motivo de vuestro seminario de formación. Junto con vosotros saludo a las comunidades que os han sido confiadas: los sacerdotes,  los religiosos  y  religiosas,  los  catequistas  y  los  fieles  laicos. Agradezco al cardenal Filoni las palabras que me ha dirigido y también doy las gracias al arzobispo Rugambwa y a Mons. Dal Toso.

¿Quién es el obispo? Interroguémonos sobre nuestra identidad de pastores para ser más conscientes de ella incluso si sabemos que no existe un modelo-estándar, idéntico en todos los lugares.  El ministerio del obispo da escalofrío,  tan grande es el misterio que lleva dentro de sí.   Gracias a la efusión del Espíritu Santo,  el obispo está configurado a Cristo,  Pastor  y Sacerdote. Es decir, está llamado a tener las características del Buen Pastor y a hacer suyo el corazón del sacerdocio, o sea, la ofrenda de la vida. Por lo tanto, no vive para sí mismo, sino que tiende a dar vida a las ovejas, en particular a las más débiles y en peligro.   Por eso el obispo nutre una compasión genuina por la multitud de hermanos que son como ovejas sin pastor (cf. Mc 6,34) y por los que,  de diversas maneras, son descartados. Os  pido que tengáis gestos y palabras de especial consuelo para aquellos que experimentan marginalidad  y  degrado;   más que otros, necesitan percibir la predilección del Señor, de quien sois las manos bondadosas.

¿Quién es el obispo?   Me gustaría bosquejar con vosotros tres rasgos esenciales: un hombre de oración,  un hombre de anuncio  y  un hombre de comunión.

Hombre de oración.   El obispo es el sucesor de los apóstoles  y  como los apóstoles está llamado por Jesús a estar con Él  (véase Mc 3, 14).    Allí encuentra su fortaleza y su confianza.   Delante del tabernáculo aprende a confiarse y a confiar al Señor.  Así madura en él la certeza de que incluso por la noche, mientras duerme, o de día, entre el trabajo y el sudor en el campo que cultiva, madura la semilla (cf. Mc 4,26-29).  Para el obispo la oración no es una devoción, sino una necesidad; no es un compromiso entre muchos, sino un ministerio indispensable de intercesión: debe poner todos los días ante Dios personas y situaciones.    Al igual que Moisés, levanta sus manos al cielo en favor de su pueblo (cf. Ex el 17,8 a 13) y es capaz de insistir con el Señor (véase Éxodo 33.11 a 14), de negociar con el Señor, como Abraham. La parresia de la oración. Una oración sin parresia no es oración.    ¡Este es el Pastor que reza!   Uno que tiene el valor de discutir con Dios por su rebaño. Activo en la oración, comparte la pasión y la cruz de su Señor. Nunca satisfecho, trata constantemente de asimilarse a Él, en camino para convertirse, como Jesús, en víctima y altar para la salvación de su pueblo.   Y esto no proviene de saber muchas cosas, sino de saber una cosa todos los días en la oración:“Jesucristo, y Cristo crucificado” (1 Cor 2: 2).  Porque es fácil llevar una cruz sobre en el pecho, pero el Señor nos pide que llevemos una mucho más pesada sobre los hombros y en el corazón:   Nos pide que compartamos su cruz.   Pedro, cuando  explica a los fieles que tenían que hacer los diáconos recientemente creados añade – y vale  también  para  nosotros,  obispos:   “La  oración  y  el  anuncio  de  la palabra”.   En primer lugar la oración.  Me gusta preguntarle a cada obispo: “¿Cuántas horas rezas cada día?”.

Hombre del anuncio.   Sucesor de los Apóstoles,  el obispo siente suyo el mandato que Jesús les dio: “Id y proclamad el Evangelio” (Mc 16:15). “Id”: el Evangelio no se anuncia mientras se está sentado, sino por el camino. El obispo no vive en la oficina, como un director de empresa, sino entre la gente, por los caminos del mundo, como Jesús. Lleva a su Señor, donde no es conocido, donde está desfigurado y perseguido. Y saliendo de sí mismo, se encuentra. No se complace de la comodidad,  no se siente un príncipe, no le gusta la vida tranquila y no ahorra energías, sino que se entrega a los demás, abandonándose a la fidelidad de Dios. Si buscase apoyos y seguridades mundanas, no sería un verdadero apóstol del Evangelio.

¿ Y cuál es el estilo del anuncio?  Testimoniar con humildad el amor de Dios,   tal como lo  hizo  Jesús,  que por amor se humilló.   La proclamación del  Evangelio  sufre las  tentaciones  del  poder,  de  la  satisfacción,  de la propaganda,  de  la  mundanidad.   La  mundanidad.  Guardaos  de  la mundanidad.  Siempre existe el riesgo de preocuparse más de la forma que de la sustancia,  de convertirse en actores en lugar de testigos,  de diluir la Palabra de  salvación  proponiendo un  Evangelio  sin  Jesús  crucificado  y resucitado.   Pero vosotros estáis llamado a ser memorias vivas del Señor, para recordarle a la Iglesia que anunciar significa dar la vida,  sin medias tintas,  dispuestos también  a aceptar el  sacrificio total de sí mismos.

Y tercero,  hombre de comunión. El obispo no puede tener todas las dotes, el conjunto de los carismas,  -algunos creen que los tienen, ¡pobrecitos!-pero está llamado a   tener  el  carisma del  conjunto, es decir,  a  mantener unida,  a cimentar la comunión.  La Iglesia necesita unión, no solistas fuera del coro  o  líderes de batallas personales.  El Pastor reúne: obispo para sus fieles,  es cristiano con  sus fieles.  No sale en los periódicos,  no busca el consenso del mundo, no está interesado en proteger su buena reputación, pero le gusta tejer la comunión  involucrándose en primera persona y actuando con humildad.   No sufre por la falta de protagonismo,  sino que vive arraigado en el territorio,  rechazando la tentación de alejarse con frecuencia de la diócesis   -la tentación de los obispos de aeropuerto-  y huyendo de  la  búsqueda de su propia  gloria.

No se cansa de escuchar.  No se basa en proyectos  prefabricados, sino que se deja interpelar  por la voz del Espíritu, que ama hablar a través de la fe de los simples.   Se hace uno con su gente y sobre todo con su presbiterio, siempre disponible para recibir  y alentar a sus sacerdotes.   Promueve  con el ejemplo,  más que con palabras,  una  genuina  fraternidad  sacerdotal, mostrando a los sacerdotes que  uno es pastor para el rebaño, no por razones de prestigio o carrera. No seáis trepas ni ambiciosos: apacentad el rebaño de Dios “no como amos de las personas que os han sido confiadas, sino haciéndoos modelos del rebaño” (1 Pedro 5,3).

Huid del clericalismo,  ”una manera anómala de  entender  la  autoridad en la Iglesia  — tan común en muchas comunidades en las que se han dado las conductas de abuso sexual, de poder y de conciencia”. Corroe la comunión, ya que  genera una escisión en el cuerpo eclesial que  beneficia  y  ayuda  a perpetuar muchos de los males que hoy denunciamos.   Decir no al abuso, es decir enérgicamente no a cualquier forma de clericalismo.   (Carta al Pueblo de Dios,  20 de agosto de 2018).  Por lo tanto, no os sintáis  señores del rebaño,  aunque otros  lo hagan o determinadas costumbres locales lo favorezcan. El pueblo de Dios, para el cual  y al cual habéis sido ordenados, sienta que sois padres bondadosos:   nadie  debe  mostrar  actitudes  de sujeción  hacia  vosotros.   En esta coyuntura histórica, parecen acentuarse en varias partes  determinadas tendencias deliderazgo.   Mostrarse  como hombres  fuertes que mantienen las distancias  y  dominan  a  los  demás puede  parecer  cómodo  y  atractivo,  pero no  evangélico.   Comporta,  a menudo,  daños  irreparables  al  rebaño,  por el que Cristo dio su vida con amor,  abajándose y  aniquilándose.   Sed, por lo tanto, hombres pobres de bienes  y  ricos  de  relaciones,  nunca  duros  y  antipáticos,  sino  afables, pacientes, simples y abiertos.

También  me  gustaría  pediros  que  os  preocupaseis,  en  particular,  de algunas  realidades.

Las familias.   Aunque penalizadas por una cultura que  transmite  la  lógica de lo provisional  y  favorece  los  derechos  individuales,   siguen siendo las primeras células de todas las sociedades y las primeras Iglesias, porque son iglesias domésticas. Promoved cursos de preparación para el matrimonio y el acompañamiento para las familias: serán siembras que darán frutos a su tiempo.   Defended   la  vida  de  los  concebidos  como  la  de  los ancianos, apoyad a los padres y abuelos en su misión.

Los seminarios.   Son los viveros del mañana.   Allí,  sed como uno de casa. Verificad cuidadosamente que estén guiados por hombres de Dios,  por educadores capaces  y  maduros que,  con la ayuda de las mejores ciencias humanas,  garanticen la formación de perfiles humanos sanos, abiertos, auténticos y sinceros.   Dad prioridad al discernimiento vocacional para ayudar a los jóvenes a reconocer la voz de Dios entre las muchas que retumban en los oídos y en el corazón.

Los jóvenes,  a quienes se dedicará el  Sínodo inminente.   Escuchémoslos, dejemos que nos interpelen,  acojamos sus  deseos, dudas, críticas y crisis. Son el  futuro  de la Iglesia  y  de  la  sociedad:   un  mundo  mejor depende de  ellos.   Incluso  cuando  parezcan  estar  infectados  por  los  virus  del consumismo  y  el  hedonismo,  no   los  dejemos  nunca  en  cuarentena; busquémoslos,  sintamos su corazón que suplica vida e implora  libertad. Ofrezcámosles el Evangelio con valor.

Los pobres.  Amarlos significa luchar contra todas las pobrezas, espirituales y  materiales.   Dedicad  tiempo  y  energía  a  los  últimos,  sin  temor  a ensuciaros  las  manos.  Como  apóstoles  de  la  caridad,  llegad  a  las periferias humanas  y  existenciales de vuestras diócesis.

Finalmente, queridos hermanos, desconfiad, os lo ruego, de la tibieza que conduce a la mediocridad y a la pereza;  de la tranquilidad que esquiva el sacrificio;   de  la  prisa  pastoral  que  conduce  a  la  intolerancia;   de  la abundancia de bienes que desfigura el Evangelio.   Os deseo en cambio la santa  inquietud  por  el  Evangelio,  la  única  inquietud  que  da  paz.   Os agradezco por la escucha  y  os bendigo,  en la alegría de teneros como los más queridos entre los hermanos.  Y os pido, por favor, que no os olvidéis de rezar y de hacer que recen por mí. Gracias.

Sala stampa della Santa Sede

Related posts: