|Lunes, Enero 21, 2019
You are here: Home » Teología de la Liberación » Trasfondo en la renuncia del Vocero Opus del Papa…

Trasfondo en la renuncia del Vocero Opus del Papa… 

49059690_1073116332850511_2913271115671404544_n

(Jaime Escobar M.)-

“Paloma y yo hemos renunciado, a partir del 1 de enero. En este momento de la transición en las comunicaciones del Vaticano, creemos que es mejor que el Santo Padre sea completamente libre de reunir un nuevo equipo… Me uní al Vaticano en 2012. La experiencia ha sido fascinante, por decir lo menos. Gracias, Papa Francisco. Un abrazo muy fuerte”.

La noticia de alto impacto no solo en las altas esferas vaticanas, con todo, en ambientes muy cercanos al Santo Padre no era mayor novedad… Se esperaba un episodio así: El director y la subdirectora de la oficina de prensa de la Santa Sede, Greg Burke y Paloma García Ovejero, han renunciado. El Vaticano anunció la noticia hoy en una breve declaración y dijo que el Papa Francisco ha aceptado sus renuncias, a partir del 1 de enero.

Greg Burke, de 59 años, un laico estadounidense y miembro destacado del Opus Dei, ha sido el director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede desde el 1 de agosto de 2016, el primer estadounidense en ocupar ese puesto. Se desempeñó como director adjunto de esa misma oficina a partir de diciembre de 2015 y antes de eso fue asesor principal de comunicaciones en la Secretaría de Estado desde junio de 2012. Antes de su nombramiento en el Vaticano, trabajó como reportero para Fox News y como corresponsal en Roma.

Paloma García Ovejero -Camino Neocatecumenal de Kiko Argüello – de 43 años, ha sido subdirectora de la oficina de prensa de la Santa Sede desde el 1 de agosto de 2016. Fue la primera mujer en ocupar ese puesto, y su nombramiento fue visto como una señal de que el Papa Francisco quiso asignar un precedente: Una mujer en un puesto clave del Vaticano. Antes de su nominación, la periodista madrileña fue corresponsal en Roma de “Cadena Cope” – Radio de la Conferencia Episcopal de España.

Tres meses después, el 5 de julio, el Papa Francisco nombró a Paolo Ruffini, un periodista italiano, como el nuevo jefe del Dicasterio para las Comunicaciones del Vaticano. Era entonces el jefe de los canales de radio y televisión de la Conferencia de Episcopal Italiana. Es el primer laico que dirige un Dicasterio del Vaticano. Comenzó su desafiante trabajo hace unos meses y completó la tarea de incorporar las diferentes operaciones de medios del Vaticano, incluyendo L’Osservatore Romano y la editorial del Vaticano, en el Dicasterio para las Comunicaciones.

Nos parece que el Papa Francisco, al aceptar estas renuncias en forma fulminante, entrega una clara señal que para este nuevo año; que los Dicasterios vaticanos y toda la enorme estructura de la burocracia y gobierno de la Santa Sede deben funcionar con la mayor claridad y eficiencia. Más el Dicasterio de las Comunicaciones, que son esenciales para transmitir lo que el Santo Padre desea en forma genuina, sin pasar por los lentos y complejos filtros vaticanos. Lo que dice el Papa, debe ser transmitido con absoluta claridad, solo pasando por el debido “conocimiento” (scientia eorum) de la Secretaría de Estado.

Para los complejos tiempos que corren y con una agenda llena de desafíos y viajes pendientes que tiene el Papa Francisco para este nuevo año 2019, esta acción se enmarca en un nuevo tiempo en que el pontífice quiere en forma nítida e inequívoca expresar sus deseos de cambios. Cambios que, al parecer, no serán solo simbólicos o de palabras, sino como una praxis que genere ese ambiente diferente que, a pesar de todo los obstáculos, el Papa Bergoglio está dispuesto seguir con renovado impulso para que su palabra y su misión no sean solo un episodio, sino una constante permanente y con el objetivo de que su legado sea una Reforma de la Curia que, desde el mundo católico, se percibe como necesaria y urgente por el bien y futuro de la Iglesia Católica.

Para entender un poco más este drástico cambio que aprobó hoy el Papa Jorge Mario Bergoglio, recordemos las sabias palabras del que fue su primer Vocero, el P. Federico Lombardi: “Francisco tiene un carisma muy especial de expresión concreta y directa, de cercanía con el mundo de hoy y con las personas. Es una comunicación más concreta y directa, y con sintonía profunda entre el pueblo y el Papa Francisco. Y naturalmente, el servicio de la comunicación por mi parte fue diferente, en el sentido de que con Benedicto era más un servicio de interpretación, de simplificación de sus mensajes, de divulgación. Con Francisco, los mensajes se entienden más directamente. Y el servicio consiste en ayudar a los diferentes medios, especialmente a los digitales, a recibir rápidamente el mensaje de Francisco, que es particularmente apto para la comunicación actual. Con frases breves, contundentes, con mensajes sencillos. La potencia comunicativa de Francisco tiene algo muy especial. El Papa tiene el don de la comunicación”.

Jaime Escobar Martínez

Editor de  Revista “Reflexión y Liberación”

 

Related posts: