|Sábado, Diciembre 14, 2019
You are here: Home » Neoliberalismo y Justicia Social » Ginebra, una ciudad internacional – Aquí están los jesuitas

Ginebra, una ciudad internacional – Aquí están los jesuitas 

2019-09-24_geneva-meeting_main

Ya en tiempos de San Ignacio, los jesuitas estaban llamados a interesarse, y a veces a involucrarse, en el mundo diplomático. Teniendo siempre en cuenta objetivos de paz, de encuentro interpersonal y de atención a los pobres. En el siglo XXI, entre las ciudades del mundo donde la diplomacia juega un papel esencial, se encuentra Ginebra. Las Naciones Unidas han establecido aquí muchas de sus operaciones y Ginebra es a menudo un lugar de encuentro en las negociaciones de paz.

La Provincia jesuita de Suiza había elegido, por tanto, para la visita del P. Sosa, Superior General, presentar a este último cómo los jesuitas que se encuentran en Ginebra están inmersos en proyectos a dimensión internacional. Es una presencia que incluye aspectos de ‘lobbying’ a favor de ciertos valores y a favor de ciertas personas cuya existencia ha de ser recordada al mundo diplomático.

El Padre Sosa tuvo la oportunidad de conocer a los jesuitas y, sobre todo, a muchas personas que participan activamente en este apostolado internacional. La Oficina Internacional del Trabajo (OIT), el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), la Oficina Internacional del JRS, JWL (Jesuit Worldwide Learning), el Consejo Mundial de Iglesias, la Nunciatura Apostólica ante organizaciones internacionales y la Diócesis de Ginebra estuvieron representados. La treintena de participantes había recibido de antemano la carta del Padre General en la que se presentaban las Preferencias Apostólicas Universales. Habían hecho sus deberes y cada grupo estaba llamado a decir cómo, a su nivel y en su acción con una dimensión apostólica e internacional, se sentía en harmonía con las opciones de las Preferencias.

Sin pretender enumerar todas las intervenciones, he aquí algunas respuestas. El P. Kevin White subrayó que la presencia del JRS en Ginebra permite a esta organización jesuita atraer la atención de muchas entidades internacionales, entre ellas la ONU, sobre el problema de los refugiados. El trabajo relativamente nuevo de JWL, bajo la responsabilidad de Peter Balleis, un jesuita alemán, es cercano a las preocupaciones del JRS. Abrir una puerta a la educación superior a jóvenes desfavorecidos, especialmente a los que viven en campos de refugiados, es más fácil si el proyecto tiene por base de operaciones el entorno internacional de Ginebra. El testimonio de una Siria confirmó que fue gracias a la educación que ella y su familia habían recibido que habían podido salir adelante.

El representante del Consejo Mundial de las Iglesias, Martin Robra, afirmó que las Preferencias de la Compañía de Jesús se hallaban en el centro de las preocupaciones de las Iglesias. Sin embargo, subrayó que, como puerta de entrada a la juventud, la más importante era sin duda la atención a “nuestra casa común”. Nick Store, de ACNUR, percibió como un desafío dos de las Preferencias: acompañar a las personas marginadas y también a los jóvenes: ésta es la esencia de sus actividades y de su compromiso.

Una intervención notable fue la de Anna Biondi, una sindicalista italiana que trabaja en la OIT. Leyó en las Preferencias un apoyo a una educación que sería más profunda que la transmisión de conocimientos y habilidades al servicio del mercado laboral. Añadió que para satisfacer las esperanzas de paz de los jóvenes, es esencial hacer un llamamiento a cambiar las reglas del mundo económico que actualmente se diseñan a beneficio de los ricos.

Durante los intercambios, se mencionó la importancia de la edificación de comunidades, el aprendizaje del discernimiento, la apertura al cambio, la conciencia del papel limitado pero real que pueden desempeñar las Iglesias a nivel internacional en la promoción de las preocupaciones sociales y humanas. En su última intervención, el P. Arturo Sosa retomó un aspecto importante de la tercera Preferencia Apostólica, el de caminar con los jóvenes en la creación de un futuro lleno de esperanza. Debemos saber cómo aprender de los jóvenes, no tanto “ayudar a los jóvenes”, sino cómo conseguir ayuda de los jóvenes para servir mejor en el mundo emergente.

Curia General de los Jesuitas  –  ROMA

P. Arturo Sosa, en la Casa Provincial Jesuita de Ginebra

Related posts: