|Domingo, Abril 11, 2021
You are here: Home » Artículos Destacados » El viaje del Papa Francisco a Irak

El viaje del Papa Francisco a Irak 

el-papa-francisco-viaja-como-peregrino-de-paz-despues-de-tantas-guerras-en-irak-foto-reuters-1

El viaje del Papa a Irak es una peregrinación, pero también un acontecimiento de carácter político.

El Papa Francisco vuelve a la escena internacional. Se trata de una misión en el centro neurálgico de la “tercera guerra mundial en pedazos“, que Bergoglio denunció desde el inicio de su pontificado como tema crucial del siglo XXI. El viaje a Irak, que comienza el viernes y finalizará el lunes, pondrá a prueba el físico del Papa de 84 años que en apenas tres días se trasladará entre Bagdad, Najaf, Nassiriya, Ur, Mosul, Erbil, Qaraqosh, reuniéndose los fieles católicos y las autoridades políticas de un país destruido por la guerra y desgarrado por los conflictos, hablando con el líder espiritual de los chiítas iraquíes al-Sistani, discutiendo con los líderes de la región autónoma kurda, experimentando la emoción de estar al pie de la pirámide escalonada de Ur, de cuatro mil años, en el lugar desde donde la tradición hace partir a Abraham hacia la Tierra Prometida.

El viaje a Irak, rompiendo la inercia impuesta por la pandemia, es una peregrinación religiosa y al mismo tiempo un evento altamente político. La misión se sitúa en la línea de Juan Pablo II, que quiso visitar la tierra de Abraham ya con motivo del jubileo del año 2000, pero sobre todo fue un acérrimo oponente de la guerra de Irak desatada por George W. Bush en alianza con Tony Blair. Si hoy un Papa romano puede presentarse abiertamente en Irak, hablando a todos los grupos étnicos, corrientes religiosas y nacionalidades, es porque Karol Wojtyla en 2003 se opuso activamente a la agresión de Bush motivada por la falsa afirmación de que Saddam Hussein poseía armas de destrucción masiva. El Papa polaco movilizó la diplomacia vaticana en todo el mundo, reunió a las principales Iglesias a su alrededor, tomó medidas para que estados católicos como México y Chile impidieran la formación de una mayoría en el Consejo de Seguridad de la ONU a favor de la intervención de Bush.

En esta línea, el Papa argentino avanzó con fuerza y ​​creatividad propias. Wojtyla dijo que el Islam no debe convertirse en el “enemigo” por excelencia del siglo XXI y Bergoglio firmó el pacto de hermandad entre el cristianismo y el Islam con el gran imán de Al Azhar, centro espiritual de los sunitas, ha establecido relaciones con el presidente iraní. El teólogo chií Rohani y el sábado se reunirá con el líder chií al-Sistani.

En el corazón de Oriente Medio, atormentado durante años por el terrorismo fundamentalista de Isis, Francisco viene a reafirmar que las religiones deben trabajar juntas en un espíritu de hermandad y oponiéndose a todo fundamentalismo. En nombre de la igualdad civil y la justicia social. “El Papa no viene a defender y proteger a los cristianos … no es el jefe de un ejército – dijo el patriarca caldeo cardenal Luis Raphael Sako – Francisco animará a los cristianos, les dará consuelo y esperanza para ayudarles a perseverar, esperar y también para colaborar con otros ciudadanos ”. Pero el Papa no viene a alimentar el espíritu de facción: “Viene por todos los iraquíes, no solo por los cristianos. Sabe que todos han sufrido, no solo los cristianos ”.

En uno de los grandes epicentros de la crisis internacional, Francisco llega con el mensaje de que Dios es el padre de todos y que todos los hijos de Dios deben ser salvaguardados y respetados: sean mayoritarios o minoritarios, sunitas o chiítas, judíos, cristianos. , Yazidis, seguidores de otras cosmovisiones. Pero en la “tierra arrasada” iraquí, la mera presencia de Francisco también será un recordatorio de que el delirio de quienes contaron la historia de una expansión de la democracia occidental terminó causando dolor y destrucción, aniquiló el estado secular, alimentó el terrorismo y el fundamentalismo, guerras civiles, ataques sangrientos, crisis económicas. Es una advertencia a los políticos de derecha de Estados Unidos e Israel que ayer atizaron el fuego para que Bush comenzara su aventura militar en Irak y hoy alimentan incesantemente un enfrentamiento con Irán.

Ya un año después de ser elegido, regresando de su viaje a Corea, el Papa Bergoglio enfatizó: “¡Debemos tener memoria! ¡Cuántas veces, con esta excusa de detener al injusto agresor, los poderes se han apoderado de los pueblos y han librado una verdadera guerra de conquista! Una sola nación no puede juzgar… ”. Depende de las Naciones Unidas decidir. Precisamente en América, durante su visita a la ONU en 2015, Bergoglio quiso señalar que “no faltan pruebas serias de las consecuencias negativas de las intervenciones políticas y militares descoordinadas entre miembros de la comunidad internacional”. En otras palabras, el unilateralismo ha fracasado. En Afganistán como en Irak.

En este sentido, uno de los objetivos de este viaje es animar a la nueva administración Biden a relanzar el multilateralismo para llegar a soluciones de paz, sin abandonarse a la deriva de nuevas guerras frías. Esto es excelente para las relaciones entre Occidente y China. Esto se aplica específicamente a Oriente Medio para la reanudación del diálogo entre Washington y Teherán, ya que la Santa Sede debería ayudar a un equilibrio regional de paz entre iguales sin apoyar los impulsos hegemónicos del nuevo eje israelí-saudí. Frente al Congreso de Estados Unidos, en septiembre de 2015, el Papa argentino advirtió que hay que tener cuidado con “cualquier forma de polarización” que divide al mundo en dos campos: el bien o el mal, o lo justo y los pecadores … En la política interna y en política exterior.

Marco Politi  –  Roma

Il Fatto Quotidiano

Related posts: