|Sábado, Septiembre 18, 2021
You are here: Home » Papa Francisco » Francisco no puede con la Curia Vaticana

Francisco no puede con la Curia Vaticana 

20201221161256_0dfe604ed7bbabeba4883376ab45ae059e584f13042fc57a1b4819a347bb477e

Ningún Papa desde el Concilio Vaticano II se hace de amigos intentando reformar a la poderosa y conservadora Curia vaticana.

¿Qué podemos aprender de estos intentos de reforma?

En primer lugar, ningún documento, ningún esfuerzo, podrá reformar completamente la curia. Al igual que la Iglesia, debe ser “semper reformanda”, es decir, siempre reformada. Consagrar la reforma de la Curia Vaticana en un documento llamado “constitución” da la falsa impresión de permanencia. Las estructuras deben estar abiertas al cambio constante para satisfacer las necesidades de la Iglesia.

En segundo lugar, aunque intentar ahorrar dinero es un objetivo loable, la reforma no siempre es barata. Sí, costó millones limpiar el Banco Vaticano, pero Benedicto logró lo que nadie creía posible. Pero sólo fue un comienzo. También hay que sanear otras oficinas financieras de la jerarquía vaticana, especialmente las que controlan las compras, las inversiones y los bienes inmuebles. El Vaticano ni siquiera tiene registros adecuados de sus propiedades inmobiliarias en Roma: ¿Dónde están, quién vive en ellas y cuánto es el alquiler? (Resolver estos misterios podría ayudar a compensar el costo de la reforma: Si el Vaticano cobrara alquileres como manda el mercado, podría acercarse a equilibrar su presupuesto).

En tercer lugar, se podría argumentar que la mayor debilidad del Vaticano, y de la Iglesia en general, es la poca pericia en la gestión de recursos humanos. Sin un buen departamento de recursos humanos, las grandes organizaciones se meten en constantes problemas. Esto puede verse en la Iglesia, donde los administradores clericales oscilan constantemente entre ser paternalistas y autoritarios. Un buen departamento de RRHH implica reclutar, seleccionar, contratar, formar, supervisar, recompensar y, si es necesario, despedir a los empleados. La Iglesia no es buena en nada de esto. A Francisco, en particular, no le gusta despedir a nadie.

En estos días, Francisco se enfrenta a una revuelta de funcionarios del Vaticano que sienten que están soportando la carga de los problemas financieros del Vaticano. Quieren que el Papa se deshaga de los empleados vaticanos mejor pagados y de los asesores mejor pagados. Sin embargo, si se quiere un equipo ganador, hay que pagar por un buen entrenador. Además, si las condiciones de los empleados son tan malas en el Vaticano, ¿por qué prácticamente ningún empleado del Vaticano se va a trabajar a otro lugar? ¿Por qué hay cientos de italianos intentando conseguir un trabajo en el Vaticano? Mi opinión es que una mejor organización de las comunicaciones y una buena oficina de recursos humanos ayudarían mucho a mejorar la moral de los empleados.

En cuarto lugar, la percepción más importante de Francisco es su reconocimiento de la necesidad de cambiar la cultura de la Curia. Sus ataques al clericalismo parecen haber tenido éxito, al menos en parte. Los clérigos han adoptado una vestimenta más sencilla. Los funcionarios de la curia escuchan más cuando se reúnen con los obispos de todo el mundo. No se sabe si esto es el resultado de una verdadera conversión o de un deseo de avanzar, pero el efecto es visible.

En quinto lugar, para reformar la Curia, hay que sustituir a algunas personas. Pablo VI lo reconoció cuando impuso la dimisión obligatoria a los 75 años. Pero esperar hasta que un cardenal problemático alcance la edad de jubilación no es una forma eficiente de dirigir la Curia Vaticana. Al principio de su pontificado, Francisco destituyó al cardenal Raymond Burke de una posición de autoridad, pero la reacción de los conservadores fue feroz. Un Papa debería poder enviar a casa a cualquier clérigo que no esté de acuerdo con su agenda.

Hace poco Francisco exigió la renuncia de otro cardenal, Angelo Becciu, implicado en un escándalo inmobiliario en Londres. Incluso esta separación fue problemática porque no se dio ninguna explicación concreta. Hasta ahora, ningún cardenal o arzobispo del Vaticano ha sido responsabilizado públicamente de ningún escándalo vaticano. Sería más sencillo sustituir a los altos cargos del Vaticano si no fueran cardenales o arzobispos. Al igual que los príncipes y los nobles, los cardenales y arzobispos son nombrados de por vida. Degradarlos es impensable. Hay que buscarles otro puesto en el Vaticano o hacerles responsables de una gran arquidiócesis en su país de origen. Por eso teníamos hasta hace poco a un reaccionario litúrgico, el cardenal Robert Sarah, al frente de la Congregación para el Culto Divino.

Este es el defecto fatal de la gestión de los recursos humanos en el Vaticano. Todo CEO con experiencia sabe que pueden ser necesarios dos o tres intentos antes de encontrar a la persona adecuada para el puesto. Si los prefectos y secretarios de las congregaciones siguen siendo cardenales y arzobispos, los papas se quedarán con gente que no encaja.

Espero equivocarme, pero no espero que la reforma de la Curia de Francisco tenga más éxito que las anteriores. Hará avanzar el balón, pero el partido no está ganado.

Thomas Reese, SJ  

Religion News Service  –  Reflexión y Liberación

Related posts: