|Miércoles, Octubre 27, 2021
You are here: Home » Teología de la Liberación » Conversión y Espiritualidad para nuestro tiempo

Conversión y Espiritualidad para nuestro tiempo 

1627634819175

Coincidiendo con la festividad de San Ignacio de Loyola, el Superior General de la Compañía de Jesús, el P. Arturo Sosa SJ, está en Barcelona para participar en las celebraciones de Ignatius 500, que conmemora el quinto centenario de la conversión de Ignacio. El 31 de julio, en Manresa, tendrá lugar la celebración de la Eucaristía a las 19:30, desde el Santuario de la Cova de Sant Ignasi. Estará presidida por el P. Arturo Sosa y concelebrada por el Asistente de la Compañía Jesús para Europa Meridional, P. Cipriano Díaz SJ; el Superior Provincial de los Jesuitas en España, P. Antonio España SJ; y el Superior de los Jesuitas en Manresa, P. Lluís Magriñà SJ. (Nota de la Redacción).

Si San Ignacio levantase la cabeza probablemente estaría contento de ver que sus compañeros seguimos buscando trabajar por el Reino de Dios, en un contexto muy distinto al que le tocó a él. Que entre nosotros sigue habiendo esfuerzos -y a veces tensiones (que le digan a él los desacuerdos que tuvo con Bobadilla o con alguno más); que no siempre vemos las cosas de la misma forma, y en ocasiones hay que pelear para que cambien (el tipo de vida religiosa que él mismo impulsó no era bien visto en su época y tuvo que librar por ello algún pulso eclesial fuerte, y lo hizo); que no somos esclavos del «siempre ha sido así», como él mismo no lo fue (tanto que la misma intuición primera de una Compañía nómada ya se vio, en tiempos del propio Ignacio, corregida con la estabilidad de los colegios).

Los jesuitas hoy en día no somos mejores ni peores que los de antes. Seguimos bebiendo en los ejercicios espirituales una aproximación al evangelio y al encuentro personal con Cristo, que es a quien seguimos. Seguimos teniendo en la espiritualidad de la encarnación (y en la consecuente mirada a la realidad) un reto para dialogar con un mundo que tiene sus propias dinámicas . El conflicto por ese diálogo tampoco es nuevo -que se les diga a los defensores de los ritos malabares y la liturgia, a finales del siglo XVII-). Tampoco es nueva la polémica que siempre ha generado la Compañía de Jesús en algunos sectores (lo de ahora palidece en comparación con las Cartas Provinciales de Pascal y la controversia sobre la moral de entonces) Seguimos tratando de estar en fronteras diferentes (y sí, a veces eso es complejo, porque la frontera tiene mucho más de intemperie). Rezamos. Celebramos. Creemos. Buscamos a Dios. Compartimos la vida en nuestras comunidades. Acompañamos a personas. Educamos. Deseamos ser fieles. Y sí, también nos equivocamos y pecamos, pero resulta que a lo más necio de este mundo es a lo que Dios llama.

Es toda nuestra sociedad la que ha cambiado. Y toda nuestra Iglesia la que se reduce (por tantos motivos distintos que se escapa a este post analizarlos). Si el disgusto de algunos es que la SJ no es la de antes, a eso se le llama nostalgia. Y a nosotros lo que nos tiene que mover es la esperanza. 

José María Rodríguez, S.J.

Imagen

www.reflexionyliberacion.cl

Related posts: