|Domingo, Octubre 24, 2021
You are here: Home » Teología de la Liberación » *En Memoria de +Joan Alsina / por José Aldunate

*En Memoria de +Joan Alsina / por José Aldunate 

900_400_white_5f669dab269b2

Joan Alsina Hurtos, había nacido en Girona (Cataluña) un 28 de abril de 1942 y se había preparado para venir a América. Estudia en Madrid en el Seminario de la Obra de Cooperación Sacerdotal Hispanoamericana (OCSHA). Llega a Chile en 1968 y optó primeramente por San Antonio como lugar de su apostolado, allí se consagró a la población de los barrios más pobres. Terminó asumiendo el trabajo de enfermero en el Hospital para acercarse al mundo obrero.

Evaluando la situación política social por la que pasaba Chile, se incorporó al grupo de sacerdotes que se adhirieron a los ‘Cristianos por el Socialismo’. Se trasladó a Santiago donde tomó un cargo de responsabilidad como Jefe de Personal en el Hospital de San Juan de Dios. Se había preparado para el cargo y tenía pasta de líder y mucho sentido de responsabilidad. Esta tarea profesional la combinaba con una Pastoral sacerdotal en ambientes poblacionales y obreros.

Estando en estas tareas sobrevino el Golpe Militar del 11 de septiembre de 1973. Alsina se dio cuenta de la gravedad de la situación; de lo que significaba para el país, para la clase obrera y también para sí…

Lo que sucedió ese 19 de septiembre con Joan Alsina -joven sacerdote obrero-,  su violenta detención en el Hospital San Juan de Dios,  su estadía en el Barros Arana a cargo del Batallón Yungay y al mando del capitán Carávez, su fusilamiento en el Puente Bulnes relatado por el mismo conscripto que lo fusiló… Sin venda en los ojos a petición de Juan, ‘mátame de frente porque quiero darte mi perdón’

Fue asesinado, o más bien ametrallado en el Puente Bulnes el 19 de septiembre…, habiéndosele comprobado su carácter sacerdotal en el recinto que ocupaba el Regimiento en donde habló con dos Capellanes. Al día siguiente, un camión recogió su cadáver, junto a otros y los llevó a la Morgue. Solo al cabo de una semana, sus compañeros sacerdotes pudieron encontrar su cuerpo y darle sepultura.

Joan Alsina esperaba, como otros simpatizantes de la Unidad Popular, infundir un vino nuevo para cambiar la sociedad… Pero, ´de momento’ no pierde la esperanza, se tendrá que seguir luchando en condiciones difíciles…’Si el grano de trigo no da fruto, nunca da fruto…En tus manos encomiendo mi Espíritu´.

*Extracto del artículo “Cinco sacerdotes asesinados en Chile

José Aldunate, SJ / Teólogo Moralista

Revista ‘Reflexión y Liberación’ n° 19 / Septiembre de 1998.

Este 19 de septiembre se conmemora un año más del fusilamiento del sacerdote Joan Alsina | Infogate

Related posts: