|Jueves, Septiembre 29, 2022
You are here: Home » Papa Francisco » ¿Y si el Papa cae en coma?

¿Y si el Papa cae en coma? 

7U3BBEWIGFDTDP2OX4FK4WI74U

Tomas Reese, SJ

¿Qué sucede si Francisco, o cualquier Papa, cae en coma y no puede renunciar? ¿Qué sucede si queda mentalmente incapacitado?

A pesar de repetir que no tiene planes de jubilarse, el Papa Francisco recientemente dejó en claro que si alguna vez está demasiado enfermo para cumplir con sus deberes, renunciaría a su cargo, aunque lo haría de manera diferente a su predecesor, el Papa Benedicto XVI.

En la antigüedad, las personas en coma no vivían mucho tiempo. Pronto morirían de deshidratación o de hambre. Hoy en día, las personas en coma pueden sobrevivir durante meses y años. Si el Papa estuviera en coma durante meses o años, ¿qué pasaría?

Del mismo modo, en los viejos tiempos, si un papa se volvía loco, los cardenales lo encerraban en una habitación trasera y administraban la iglesia hasta que moría. Hoy en día no podrían salirse con la suya en la era de los medios de comunicación.

Pero en estos días conflictivos en los que los conservadores y los seguidores de Francisco se disputan las posiciones, cualquier acción del Colegio Cardenalicio o de la Curia del Vaticano para hacer frente a emergencias podría ser considerada ilegítima por otros y conducir a un cisma en la iglesia.

La mayoría de los católicos, por supuesto, no se verían afectados. La vida ordinaria de la iglesia, que está muy descentralizada, continuaría con un Papa impedido. Se dirían misas, se celebrarían los sacramentos, los obispos seguirían dirigiendo sus diócesis.

Pero a diferencia de hace cientos de años, el Papa ahora es tan central en el gobierno de la iglesia que es difícil imaginarla operando sin un Papa. 

Hace unos cientos de años, los obispos eran seleccionados a nivel local. Hoy, cuando muere un obispo, los consultores diocesanos eligen a un administrador con autoridad limitada hasta que el Papa selecciona personalmente a un nuevo obispo. Sin un Papa, no se podían nombrar nuevos obispos.

El Papa también juega un papel esencial como cabeza del colegio de obispos. Sin él, podríamos ver al colegio caer rápidamente en disputas sobre doctrina y práctica. También se necesita un Papa para dirigir la Curia del Vaticano.

Hay rumores de que los papas recientes han escrito documentos secretos que dan instrucciones sobre qué hacer si caen en coma, pero la autenticidad de cualquier documento de este tipo podría cuestionarse si no se hace público hasta después de que el papa haya sido afectado. Además, los procedimientos pueden no ser vinculantes si no se promulgan oficialmente. Es mejor tener una ley pública que establezca el procedimiento adecuado para que todos sepan cómo proceder.

¿Cómo sería un procedimiento de este tipo?

En primer lugar, no debería ser un procedimiento fácil ni rápido. No querríamos un procedimiento rápido cuando el Papa podría salir del coma y descubrir que ha sido reemplazado.

En segundo lugar, debe ser un procedimiento público y transparente que conduzca al consenso de que se ha hecho lo correcto por el bien de la iglesia. No queremos un procedimiento que pueda ser acusado de golpe de Estado.

El proceso podría ser más o menos así: para iniciar el proceso, se necesitaría una petición firmada por un tercio de los cardenales electores para convocar una reunión de los cardenales para determinar la capacidad del Papa para gobernar. Podrían exigir a los profesionales médicos que examinen al Papa y les informen sobre su estado de salud.

Entonces se requeriría el voto de dos tercios de los cardenales electores para declarar al Papa incapaz de cumplir con sus deberes. Esta declaración tendría entonces que ser ratificada por dos tercios de los votos de todos los obispos diocesanos del mundo. Estos votos de los cardenales y obispos deben registrarse públicamente.

Este procedimiento llevaría tiempo y sería deliberadamente difícil establecer un estándar alto para destituir a un Papa. Exigiría un amplio consenso dentro de la iglesia de que el Papa ya no es capaz de hacer su trabajo. Con un poco de suerte, el Papa moriría antes de que se complete el procedimiento.

Hacer que el procedimiento sea difícil y lento limitaría la tentación de utilizar el procedimiento para destituir a un Papa con el que algunas personas no están de acuerdo.

Una vez que dos tercios de los obispos estén de acuerdo en que el Papa ya no puede funcionar, los cardenales podrían reunirse en Cónclave y elegir un nuevo Papa, siguiendo los procedimientos normales.

Si un Papa se ve impedido y no existe ningún procedimiento, los abogados canónicos debatirán qué hacer. La Diócesis de Roma, el Secretario de Estado, la Curia Romana y el Colegio Cardenalicio podrían proponer diferentes formas de proceder. Los desacuerdos conducirían a divisiones en la iglesia. Sin acuerdo, podría haber cisma.

Lo que describo es un escenario de pesadilla, pero que es posible. Es evitable si el Papa promulga procedimientos para tratar con un Papa incapacitado.

Tomas Reese, SJ

Religion News Service  –  Reflexión y Liberación

Related posts: