|Viernes, Diciembre 9, 2022
You are here: Home » Neoliberalismo y Justicia Social » Los factores que explican la inflación mundial

Los factores que explican la inflación mundial 

5249797

Los economistas no predijeron en absoluto la inflación mundial.

Occidente sufre actualmente un nivel de inflación no visto en 40 años. Como los aumentos de precios no son uniformes en todos los sectores y categorías de bienes y servicios, algunos hogares – generalmente los más desfavorecidos – se enfrentan a una inflación del 10% anual. Lo más probable es que los salarios occidentales no sigan esta tendencia. Esto supondrá una considerable pérdida de poder adquisitivo para los hogares, cuya participación de los salarios en el PIB ya venía disminuyendo desde hace cuarenta años: aunque cada vez más productivos, los hogares son cada vez menos ricos. A estas alturas, la mayoría de ellos se habrán empobrecido de forma muy dramática.

Por tanto, los factores que explican la inflación mundial son:

-La recuperación económica post-Covid y el aumento de la demanda de energía, combinada con una oferta insuficiente porque se encarece por las limitaciones geológicas. El precio mundial del crudo se duplicó entre junio de 2020 y febrero de 2022, alcanzando su nivel más alto desde octubre de 2014. El precio mundial del carbón se triplicó entre junio de 2020 y septiembre de 2021; luego se estableció en su nivel más alto desde septiembre de 2008, antes de caer un 7% hasta enero de 2022. Esto se explica en parte por la sustituibilidad parcial del carbón y el petróleo para la generación de energía, ya que el carbón, por otra parte, no está cerca de alcanzar su punto máximo de extracción.

-A esto se suman los accidentes técnicos o climáticos: el bloqueo del Canal de Suez en marzo de 2021; el incendio de una planta de gas en Siberia en el verano de 2021; el huracán Ida en las regiones petrolíferas del Golfo de México a finales del verano de 2021; la continuación de los cierres en China debido a la política de Xi Jinping de ‘cero covid’, que sigue ralentizando el funcionamiento de algunas fábricas clave en las cadenas de valor mundiales; las sequías que, al privar a Taiwán de agua, han ralentizado la producción de semiconductores (el 70% se fabrica en Taiwán).

-Las tensiones entre Rusia y Europa en 2021. Moscú (que suministra el 40% del gas de la Unión Europea) se ha negado hasta octubre de 2021 a aumentar sus exportaciones al continente europeo, exigiendo la puesta en marcha del gasoducto Nordstream 2. Además, el gasoducto Nordstream 1 lleva varios meses cerrado por reparaciones.

-Existencias de gas anormalmente bajas en Europa debido a un invierno muy largo y a la caída de los suministros rusos. El precio mundial del gas natural se multiplicó por cinco entre mayo de 2020 y noviembre de 2021, estabilizándose en el nivel más alto desde septiembre de 2008. A continuación, cayó un 13% hasta febrero de 2022.

-La escalada de tensiones sin precedentes entre Rusia y Europa desde el inicio de la invasión rusa de Ucrania en febrero de 2022. También hay que tener en cuenta las sanciones económicas, que, aunque todavía no se han aplicado en su totalidad y aunque Alemania, por ejemplo, no tiene todavía intención de renunciar al gas ruso, están alimentando la subida del precio de los hidrocarburos fósiles. El precio del gas en Europa se multiplicó por 12 entre mayo de 2020 y diciembre de 2021. De este modo, superó en un 66% el máximo registrado durante la crisis de las hipotecas de alto riesgo en septiembre de 2008. Sin embargo, entre abril de 2020 y octubre de 2021, el precio del gas en EE.UU. aumentó «sólo» 2,6 veces, lo que está muy por debajo del nivel registrado durante la crisis de las hipotecas de alto riesgo. Por tanto, Europa se ve mucho más afectada por el aumento de los precios del gas que Estados Unidos, debido a su dependencia del gas ruso. Aunque hay otras fuentes de suministro cerca de Europa -por ejemplo, Argelia-, esto debería suponer un incentivo adicional para la aplicación efectiva de la descarbonización.

No es ningún secreto que los activos financieros están sobrevalorados hoy en día. Los índices bursátiles han subido un 320% desde 2008, mientras que la economía mundial real no ha crecido ni un 30%, una proporción de uno a diez en términos reales. Por lo tanto, no es la creación de valor económico, sino la especulación lo que explica en gran medida la subida de los precios de los activos. ¿Cómo ha sido posible? Gracias a la política de tipos de interés extraordinariamente bajos practicada por los Bancos centrales después de 2008.

Gaël Giraud, SJ / Economista.

Director de Investigación del Centre National de la Recherche Scientifique (Francia).

Programa de Justicia Ambiental de la Universidad de Georgetown (Washington, D C).

 laciviltacattolica.es

Related posts: