Febrero 27, 2024

Marko Rupnik, SJ ; Un abusador en serie

 Marko Rupnik, SJ ; Un abusador en serie

‘Cuando cometes actos como este, mantienes un perfil bajo. Pero nunca tuvo una palabra que decirles, nunca asumió la responsabilidad. Por mi parte, estoy convencido de que la cuestión es psiquiátrica’.

Esta declaración sobre el jesuita Marko  Rupnik , un abusador en serie, por Monseñor Daniele Libanori , obispo auxiliar de Roma, Comisario extraordinario de la Comunidad de Loyola en Eslovenia, donde el teólogo-artista ha perpetrado abusos psicológicos, espirituales y sexuales a varias mujeres consagradas desde la década de 1990.

Mons. Libanori (también jesuita) concedió una larga entrevista al periódico católico francés La Croix (16/2), durante la cual afirmó que el abusador nunca se arrepentiría. Esta es una información importante, porque de hecho contradiría lo que ha surgido hasta ahora, en relación con la anulación (precisamente tras un supuesto arrepentimiento) de la excomunión latae sententiae (es decir, automática) impuesta a los religiosos eslovenos por el Dicasterio para la Doctrina de la Fe (DDF) en 2019 para la absolución del cómplice en confesión. Así lo afirmó el General jesuita P. Arturo Sosa en una entrevista con A P el 14/12: ‘¿Cómo se levanta una excomunión? La persona tiene que reconocerlo y tiene que arrepentirse, lo cual ha hecho’. Nada de esto en palabras de Libanori, quien incluso invoca el aspecto psiquiátrico.

¿Qué futuro le espera ahora a Rupnik?

‘El padre Rupnik es religioso jesuita y sacerdote. Por tanto, está sujeto al derecho interno de la Compañía de Jesús y al Código de Derecho Canónico. Además, si las personas que han presentado sus denuncias quieren acudir a los tribunales civiles, pueden hacerlo con toda libertad’, monseñor. Libanori. Quien añade, sin embargo: ‘La pregunta, en mi opinión, no puede reducirse a una frase. Sin quitarle nada a las responsabilidades individuales, creo oportuno situar este caso en un marco más amplio para captar otras responsabilidades que han quedado en la sombra: en particular, la responsabilidad objetiva por la falta de vigilancia de los superiores del P. Rupnik, de quienes lo formaron y de quienes debieron supervisar sus métodos y propuestas pastorales’.

Mujeres que, con gran dificultad, dieron su testimonio, nunca recibieron un visto bueno de las autoridades competentes, pero con gran sorpresa y escándalo -y sobre todo sintiéndose profundamente heridos- a pesar de lo que habían revelado, continuaron viendo al P. Rupnik da conferencias espirituales en los medios. Estaban legítimamente indignadas.

Queda el hecho de que las penas leves que se le imponen ‘corresponden a lo que se puede hacer a nivel administrativo, por el plazo de prescripción’. El Papa Francisco dijo sobre la receta, en una entrevista con AP (25/1): “Si hay una menor, siempre la retiro, o con un adulto vulnerable”.

¿La idea tardía habitual sobre los supervivientes adultos, sobre la que pesa la sospecha de estar consintiendo? ¿No quiere captar el abuso de poder que genera la naturaleza asimétrica de la relación, en el origen de un dominio psicológico que impide cualquier relación igualitaria?

Adista / Roma

Editor