Mayo 24, 2024

Diario de Jesuita sobre abusos sexuales en Bolivia

 Diario de Jesuita sobre abusos sexuales en Bolivia

La publicación de partes del diario de un misionero jesuita español ya muerto ha desencadenado la suspensión de varios miembros del clero, una investigación judicial y una disculpa de la Iglesia católica. Su diario detalla su abuso sexual de decenas de niños bajo su cuidado en Bolivia.

Alfonso Pedrajas pasó allí 48 años, trabajando como maestro y tutor de jóvenes sacerdotes. Varios años después de su muerte en 2009, su sobrino Fernando Pedrajas encontró un diario de 383 páginas en el que el sacerdote detalla episodios de su vida, incluidas aparentes confesiones de abuso infantil.

“Hice daño a mucha gente (¿85?), demasiada”, escribe en una entrada, publicada junto con otros extractos por el diario español El País el 30 de abril. “Mi mayor fracaso personal, sin duda: la pedofilia”…

En 1964, escribió sobre “mi primer error. Lo recuerdo como una feroz batalla, con un crucifijo en la mano, el gran fracaso de mi vida”. El diario sugiere que continuó abusando de niños hasta poco antes de su muerte. El diario también parece mostrar cómo compañeros de Pedrajas, quien era ampliamente conocido por el apodo de “Pica”, intentaron encubrir sus crímenes.

Su sobrino, Fernando, dijo que al encontrar el diario en 2021, inicialmente lo encontró “encantador”, porque detallaba los viajes de Pedrajas por Sudamérica ayudando a los pobres. “Pero cuando me adentré más descubrí que Pica era un pedófilo y que la orden [de los jesuitas] lo protegía”, dijo a El País . “Sentí miedo, disgusto”.

El País se ha puesto en contacto con muchas de las presuntas víctimas del cura, que solían ser niños pobres, según la investigación del diario. Algunos de ellos relataron en detalle cómo abusó de ellos mientras estaban bajo su cuidado y los amenazó con expulsarlos si se lo contaban a otras personas. “El impacto que tuvo en mí el abuso ha sido devastador para mi vida emocional, sentimental, económica y profesional”, dijo una de las víctimas.

Fernando Pedrajas dijo que los miembros de su propia familia no estaban dispuestos a escuchar sobre el contenido del diario y que el actual director de la escuela en Cochabamba, en Bolivia, donde había trabajado su tío, no mostró interés en el caso. Se puso en contacto con la oficina jesuita en Bolivia que investiga el abuso infantil dentro de la orden, pero perdió contacto con ella después de negarse a entregar el diario a su jefe, Osvaldo Chirveches.

La publicación del contenido del diario provocó una respuesta casi inmediata de las instituciones en Bolivia. “Esperamos una declaración contundente de la Iglesia con respecto a estos acontecimientos”, dijo María Nela Prada, Ministra de la oficina del presidente, pocas horas después de la publicación.

El Provincial de los jesuitas en Bolivia, Bernardo Mercado, anunció que ocho altos miembros del clero habían sido suspendidos a la espera de una investigación para ver si no actuaron al conocer los presuntos delitos de Pedrajas. Cinco de los suspendidos ocupaban puestos de supervisión del español mientras éste trabajaba en Bolivia, y los otros tres han ocupado sus cargos desde su muerte.

“Los abusos han causado una herida profunda en las víctimas y las denuncias no pueden ser ignoradas, a pesar de que el sacerdote involucrado ha muerto”, dijo Mercado. Y agregó: “Pedimos perdón por el dolor causado”.

En tanto, el Fiscal estatal, Wilfredo Chávez, presentó de inmediato un pedido de apertura de investigación por el caso. “Estamos hablando de una situación muy grave que obliga al Estado a tomar medidas para investigar”, dijo.

Hasta el momento, la Iglesia católica española no ha tomado ninguna medida, aunque dijo que apoya los pasos dados hasta ahora en Bolivia. “Estamos unidos en el sentimiento expresado por los jesuitas en su declaración sobre este doloroso caso y las iniciativas que han anunciado”.

Guy Hedgecoe / Colaborador de The Irish Times en España

-Comunicado a la Opinión Pública de la Compañía de Jesús en Bolivia-

La Compañía de Jesús en Bolivia desea informar que continúa colaborando con el Ministerio Público en la tramitación de la denuncia presentada por el Provincial, P. Bernardo Mercado SJ, para que se investigue el caso del sacerdote español Alfonso Pedrajas (+2009), autor confeso del delito de pederastia, así como a los posibles responsables de haber encubierto sus múltiples abusos, que nos horrorizan y avergüenzan.

En este marco, destacamos oficialmente a nuestro antiguo novicio Pedro Lima Salazar, quien ha realizado denuncias en la prensa sobre un presunto encubrimiento del caso Pedrajas y acerca de abusos que habrían cometido otros dos sacerdotes ya fallecidos, para que cuanto antes pueda formalizar las mismas ante la Fiscalía de nuestro país y los canales creados por la Compañía.

El señor Lima contará con toda nuestra escucha y colaboración, al igual que cualquier otra persona que desee hacer denuncias, para lo que tenemos habilitado el correo proteccion@jesuitas.org.bo , donde ofrecemos acompañamiento con profesionales en psicología, con absoluta confidencialidad, y apoyo en la formalización de la denuncia en las instancias correspondientes.

Finalmente, y lo más importante, queremos transmitir una vez más a todas las víctimas que compartimos y comprendemos su dolor, rabia, impotencia y frustración. Nuestra solidaridad es con todas y cada una de ellas, que por tantos años han cargado con esta aflicción sin recibir la atención y justicia integral que merecían.

Por ello debemos pedir perdón. Pero de nada serviría reconocerlo si no actuamos ahora a la altura de las circunstancias, como lo estamos haciendo con total firmeza, bajo la consigna de tolerancia cero ante los abusos a menores y personas vulnerables.

 Compañía de Jesús en Bolivia

Editor