Julio 15, 2024

Cara a cara histórico entre el Papa y Zelensky

 Cara a cara histórico entre el Papa y Zelensky

Las expectativas de una posible cumbre entre el Papa Francisco y el presidente ucraniano Zelensky han caído como un rayo. Hace apenas unos días, cuando el pontífice a su regreso de Hungría mencionó una “misión” vaticana para impulsar el “camino de la paz”, llegaron duras aclaraciones desde Moscú y Kiev según las cuales nada se sabía entre los respectivos gobiernos.

Si, como dicen, los dos se encuentran este sábado en el Palacio apostólico será un cara a cara histórico . Zelensky, valiente líder de una Ucrania que supo derrotar a Rusia en la primera fase de la invasión, impidiendo que se apoderara de Kyiv y colapsara el país, reconquistando también trozos de territorio ocupado por los rusos, es el decidido portador de una narrativa: el estado ruso es un estado terroristaRusiadebe ser tratado como un paria internacional y en perspectiva -como declaró el primer ministro ucraniano Denis Shmyhal- el objetivo a alcanzar es que Rusia sea “democratizada, desmilitarizada y desnuclearizada”. El llamado plan de paz de Zelensky, revelado el año pasado, es en realidad un extenso dictado artículo por artículo.

La línea de Francisco, tal como se ha desarrollado gradualmente en los 450 días de una guerra que ya no es ruso-ucraniana sino -según la definición del politólogo estadounidense Ian Bremmer- “guerra híbrida entre la OTAN y Rusia”, es antitética . El pontífice se solidariza plenamente con el sufrimiento de la población ucraniana y apoya el derecho de Kiev a la soberanía y la independencia. Al mismo tiempo, Francisco no quiere ser un “capellán de Occidente” y por eso se sitúa en la estela de la diplomacia vaticana, acostumbrado a evaluar las cosas desde una perspectiva global . Francisco sabe que hay un responsable del conflicto (Putin) pero es perfectamente consciente de que todo conflicto tiene múltiples raíces y que sería ingenuo cerrar los ojos ante el avance de la OTANen Europa del Este desde la disolución de la URSS.

El Papa sabe que tiene de su lado a esa gran parte del mundo (la mayoría por población) que, si bien rechaza el ataque ruso a Ucrania, no tiene intención de alistarse bajo las banderas de Washington . Estos son países importantes: China , India, Brasil , Sudáfrica, Pakistán, los Emiratos y Arabia Saudita, por nombrar los principales. Es una parte del mundo que también está irritada por la multiplicación de sanciones que Occidente -como un maestro de escuela, diría Kissinger- quiere imponer a quienes no siguen su propia línea política. Esta parte importante del planeta quiere una salida política al conflicto que está provocando una crisis económica, una crisis energética y una crisis alimentaria a nivel internacional.

Se espera que la cumbre Francesco-Zelensky hable en primer lugar sobre los esfuerzos del Vaticano para traer de vuelta a Ucrania a los miles de niños deportados desde Rusia.  Y esta será la parte fácil de la reunión. La discusión de la estrategia general será mucho más compleja y sofisticada. Bergoglio y Zelensky son dos jugadores experimentados. Va a ser un juego de ajedrez difícil. Sin embargo, el líder ucraniano sabe que la mayoría de los italianos están en contra de una aventura bélica cuyos contornos precisos se desconocen. Sabe que incluso en Europa, a nivel de base, surgen dudas que se ocultan cuidadosamente en las cumbres de la OTAN y la UE. Sabe que una gran parte de la comunidad empresarial de Estados Unidos no está nada entusiasmada con continuar la guerra.

Mientras tanto, Francisco envió un mensaje al presidente Putin , encomendándoselo al embajador ruso retirado Avdeev a quien había acudido al comienzo del conflicto para rogar a Moscú que no se lanzara a la aventura bélica.

Para Zelensky, en vísperas de la contraofensiva anunciada demasiadas veces, es fundamental tratar de llevar al pontífice al menos simbólicamente a su propio campo para aislar a Rusia. Para Francisco, es crucial llegar a un alto el fuego para comenzar a establecer negociaciones de paz. En la sede de Roma y en presencia de la Primer ministra Giorgia Meloni , el secretario de Estado vaticano, el cardenal Pietro Parolin, puso recientemente en piedra la posición vaticana: “La única solución realista es la negociación. La resolución de conflictos no se logra polarizando el mundo entre quién es bueno y quién es malo. La Santa Sede dialoga con todos y cree en el multilateralismo”. Quien tenga oídos para oír, que lo sepa. En Roma, en Kiev, en Bruselas.

 Marco Politi  –  Roma

Editor