Julio 18, 2024

‘Cristianos en un mundo que ya no es cristiano’

 ‘Cristianos en un mundo que ya no es cristiano’

La Iglesia en minoría, el desafío de la secularización, la presencia de los creyentes en la sociedad moderna. En “Cristianos en un mundo que no es +. La fe en la sociedad moderna”, el nuevo libro del cardenal belga Jozef De Kesel, la observación, sin catastrofismo, de una Iglesia “más pequeña”. Un llamamiento a una Iglesia “más humilde, profesante y abierta”. El modelo de los monjes de Tibhirine, en Argelia.

¿Cómo debería ser la Iglesia en una sociedad como la occidental, en la que la presencia de los cristianos es hoy marginal a nivel social? ¿Cómo debería concretarse la presencia de los creyentes en un contexto en el que “el cristianismo ha terminado”, como ha afirmado varias veces el Papa Francisco? Jozef De Kesel, cardenal, arzobispo emérito de Malinas-Bruselas, esboza una respuesta en su nuevo libro “Los cristianos en un mundo que no es +. Fe en la sociedad moderna” (Libreria Editrice Vaticana con prefacio de Lucia Vantini).

De Kesel basa sus argumentos en una sólida formación bíblica y una amplia experiencia pastoral: teólogo y biblista, estudió en la Universidad Católica de Lovaina y en la Universidad Gregoriana de Roma, enseñó en Gante y Lovaina, y antes de Bruselas dirigió la diócesis de Brujas. Su respuesta a la doble pregunta anterior se expresa en una figura de la Iglesia que hoy es necesariamente “más pequeña” que en el pasado, pero que está llamada a ser “más humilde, más profesante, más abierta”.

Según De Kesel, “Dios quiere la Iglesia”, pero ella debe entenderse a sí misma, como estableció el Concilio Vaticano II, “como un sacramento”: “La Iglesia será, cuando sea necesario, un signo de contradicción, pero no puede, con lo que lo que hace o proclama, crea confusión sobre las razones últimas de su existencia o las intenciones de su misión. Éste es el gran problema que surge cuando el cristianismo desempeña también la función de religión cultural. En este caso entran en juego otros intereses y la Iglesia corre el riesgo de encerrarse en sí misma, intentando salvarse y consolidar su posición”.

Sobre la reducción numérica de la presencia católica en la sociedad occidental, De Kesel presenta una perspectiva nada catastrófica: «Hoy somos cada vez más conscientes de la particularidad y del carácter limitado de la Iglesia; una Iglesia que, por este motivo, se hace numéricamente más pequeña. No debemos vivir esta realidad como una amenaza. Es normal que la Iglesia no represente a toda la población. Si ese fuera su deseo, en su situación actual perdería credibilidad. Su carácter limitado y su particularidad no cuestionan en absoluto su misión universal.”

Limitada en número pero capaz de dialogar y de hacerse presente en el mundo: esta es la Iglesia que De Kesel espera que esté presente en el Occidente secularizado: «No podemos retirarnos de la vida en sociedad y construir un mundo aparte. ¡Digamos no a una Iglesia cerrada y retraída en sí misma, no a la privatización de la fe, no a un cristianismo ajeno al mundo! La nuestra debe ser una Iglesia que dé testimonio del Evangelio y haga oír su voz en los grandes debates éticos y sociales, para ayudar a salvaguardar la humanidad del hombre y el futuro de nuestro planeta. A esto me refiero con la expresión “estar presente en la sociedad”».

Finalmente, el cardenal de Bruselas pide una Iglesia abierta: «Como dice san Pablo en la Carta a los Corintios, la Iglesia es magnánima, es benevolente y no tiene envidia. Tampoco se jacta, no se enorgullece y no intenta presentarse de la mejor manera. Y sobre todo no se busca a sí mismo. La Iglesia existe para dar a conocer el amor de Dios: habla y actúa, ora y celebra la liturgia, está cerca de los necesitados, vive y percibe las alegrías y los dolores de este mundo y se compromete a crear una sociedad más justa y más humana.”

Es interesante el modelo que De Kesel propone para esta Iglesia, la experiencia de los monjes de Tibhirine, en Argelia, famosa por la película Hombres de Dios que le dedica: «El monasterio no organiza estrategias para adaptarse lo más posible a sus tiempo. Cada uno simplemente sigue siendo él mismo, llevando una vida monástica de oración y trabajo en medio de una sociedad musulmana. Una vida en la sencillez del Evangelio, como la comunidad de Jerusalén de los orígenes, fiel a las enseñanzas de los apóstoles, fiel a la oración y a la fracción del pan, fiel a la vida comunitaria. Sin embargo, cultivando al mismo tiempo una amistad sincera y una profunda solidaridad con las personas que viven fuera del convento, todas ellas musulmanas, incluso a riesgo de sus vidas”.

El nuevo libro del cardenal Jozef De Kesel “Cristianos en un mundo que no es +. La fe en la sociedad moderna” se presentará en Roma el viernes 29 de septiembre a las 17.30 horas en la Embajada de Bélgica ante la Santa Sede (Via Giuseppe de Notaris, 4). El cardenal hablará con monseñor Vincenzo Paglia, presidente de la Academia Pontificia para la Vida y Massimo Borghesi, profesor de filosofía moral en la Universidad de Perugia. El evento será moderado por la periodista Vania De Luca, reportera vaticana de Tg3. El encuentro será presentado por el embajador de Bélgica ante la Santa Sede, Patrick Renault, y por el director editorial de la Librería Editrice Vaticana, Lorenzo Fazzini.

Redacción de revista ‘Reflexión y Liberación.

Santago – Madrid – Roma

Editor