Marzo 3, 2024

El Vía Crucis del cardenal Becciu

 El Vía Crucis del cardenal Becciu

El 24 de septiembre de 2020, el cardenal Angelo Becciu presentó al Papa Francisco su renuncia -forzada- ‘al cargo de Prefecto de la Congregación de los Santos y a los derechos inherentes al Cardenalato’. Durante más de nueve meses la Santa Sede no dio ninguna explicación, pero algunos periódicos activaron una campaña violenta e insistente en la que culpaban al cardenal. Proclamó su inocencia, encontró la historia surrealista y hora espera que se aclare el malentendido.

Para mantenerse, la Santa Sede siempre ha invertido en ladrillo y cemento -y de una manera documentada al menos por los Pactos de Letrán- mediante la propiedad y gestión de propiedades en algunas ciudades, incluida Londres. Desde 2019, una campaña de prensa violenta y muy organizada tuvo como objetivo culpar al ex Sustituto de la Secretaría de Estado Becciu de una inversión inmobiliaria que habría provocado grandes pérdidas. Aparte de que antes del Brexit el edificio del número 60 de la Sloane Avenue de Londres presentaba todas las condiciones para ser una buena inversión, la decisión de invertir en ese edificio no es ciertamente atribuible a Becciu, que se había limitado a ratificar lo elaborado y aconsejado por el jefe de la oficina administrativa de la Secretaría de Estado, monseñor Alberto Perlasca, experto en asuntos financieros y administrativos. Mucho menos se puede tomar en nombre de Becciu la decisión de confiar la inversión a un financiero u otro, es decir, pasar en 2018 de Raffaele Mincione a Gianluigi Torzi (a quien ni siquiera conoció). La compra del inmueble, que el cardenal Pietro Parolin, Secretario de Estado, consideró “un buen negocio”, se produjo cuando Becciu ya no trabajaba en la Secretaría de Estado: la solicitud de un préstamo para realizar la operación – préstamo concedido inicialmente y posteriormente rechazado por el IOR – de hecho fue presentado por su sucesor, Monseñor Edgar Peña Parra. Finalmente, la reciente venta del edificio se realizó de forma rápida y mal en medio del escándalo (el valor del inmueble ya ha subido). Independientemente de la validez de la inversión, en definitiva, ni la compra ni la venta del edificio pueden atribuirse a Becciu. Entonces, ¿quién y por qué montó este escándalo global al asignarle específicamente responsabilidades que no tenía?

La venta del edificio londinense del número 60 de Sloane Avenue no es sólo objeto de los conocidos procesos judiciales en curso en el Vaticano, sino también de juicios que han tenido lugar y se siguen celebrando en Gran Bretaña e Italia. Las sentencias pronunciadas hasta ahora (en Londres en marzo de 2021, en agosto y octubre de 2022; en Roma en octubre de 2021 y enero de 2023) han negado categóricamente los teoremas de la judicatura vaticana -es decir, del promotor de justicia Alessandro Diddi- y exonerar completamente al cardenal Becciu, quien, al no tener ninguna relación con el asunto, ni siquiera se menciona en él. En cambio, todo gira en torno a monseñor Alberto Perlasca, jefe de la oficina administrativa de la Secretaría de Estado, quien, entre otras cosas, firmó contratos que aparentemente no tenía derecho a firmar (increíble pero cierto: precisamente sobre este personaje poco confiable, Diddi se basan las acusaciones). No sólo eso: en la sentencia del juez londinense Tony Baumgartner se demuestra claramente que el cardenal Becciu fue arrastrado al medio por los magistrados vaticanos de manera arbitraria, injusta y despiadada (los fiscales vaticanos proporcionaron al Tribunal inglés información “falsa” y información “aterradora”). Pero todavía hay un proceso en curso y hace unos meses los peces gordos de la Santa Sede, haciendo uso del ‘secreto pontificio’ (mientras que a Becciu se le quitó cualquier escudo de ese tipo), se negaron a entregar a los jueces de Londres los documentos. Esto arrojaría por fin algo de luz sobre el asunto. Sin embargo, la justicia inglesa no lo acepta y no cede a ningún tipo de favoritismo: ahora ha ordenado la entrega obligatoria de la correspondencia entre el cardenal Pietro Parolin, Secretario de Estado vaticano, y el Sustituto monseñor Edgar Peña Parra sobre la Venta de la propiedad de Londres: sólo así finalmente será posible aclarar y establecer las respectivas responsabilidades. Sólo hay una verdad de los hechos: no es posible que la puesta en evidencia por los jueces de Londres y Roma sea diferente de la decretada por la Ciudad del Vaticano. ¿Quién no quiere que la verdad salga a la luz? ¿Y qué tiene que ocultar?

El Jueves Santo de 2021, el Papa Francisco, sorprendentemente, decidió no celebrar la importante misa ‘in coena Domini’ en la Basílica de San Pedro, sino en privado en la casa del cardenal Becciu. Este gesto ha sido interpretado de diversas maneras y quizás sólo él sepa qué es lo que realmente le conmovió. Ciertamente no fue un gesto de perdón (también porque habría significado considerar implícitamente a Becciu culpable, incluso antes de ser enviado a juicio). Se sabe que en años anteriores el Papa acudía el Jueves Santo -conmemoración de la institución de la Eucaristía y también del sacerdocio- a casa de Becciu para almorzar con algunos sacerdotes de Roma. Quizás con aquella visita y con la misa concelebrada simplemente quiso expresar solidaridad y cercanía fraterna a un hombre que vivía su propio calvario. El caso es que en tres años no han faltado los encuentros entre ambos, incluso en audiencias privadas concedidas por Bergoglio a Becciu. El 1 de septiembre de 2021, el Papa Francisco dijo sobre el cardenal: «Espero de todo corazón que sea inocente. Además, fue mi colaborador y me ayudó mucho. Es una persona a la que tengo cierto respeto, así que espero que salga bien”. En agosto de 2022, Francisco lo invitó a participar en el Consistorio y en la vida del Colegio Cardenalicio: a él también debe aplicarse el derecho a la presunción de inocencia. Quizás el Papa, que quiere mantener abiertos los canales de diálogo, se ha dado cuenta de que ha sido engañado: ¿por quién? 

El cardenal Becciu no teme a la verdad. De hecho, está esperando que nada más salga a la luz, en todos los lugares. Quién sabe si todos los acusados ​​forman parte de la dirección de una conspiración o si alguno, en todo caso, se ha prestado a un juego sucio de buena fe (y en absoluta falta de profesionalidad). El hecho es que si no se hubiera activado esta monstruosa máquina de barro, completamente infundada, destinada a rodear de manera concertada y a poner en la picota, ¡durante tres años y tres meses! – un hombre inocente hasta que se demuestre lo contrario, no sólo millones y millones de personas no habrían sido engañadas, sino que se habrían ahorrado cientos de millones de euros (empezando por las toneladas de papel manchadas de mentiras). Es de esperar que los responsables rindan cuentas ante la justicia por el tremendo daño que han causado.

La conducta del cardenal Becciu es coherente con el Evangelio, en plena fidelidad al Papa, tanto antes como después de su destitución: “Una experiencia magnífica: ver al Santo Padre difundir con valentía la Palabra de Dios. Mi servicio fue sólo este: ayudarlo en este “. Y cuando estalló la tormenta: ‘Lo tomé como un hijo que ve que su padre no le entiende y lo echan de su casa pero que no pierde la esperanza de que tarde o temprano su padre entenderá que ha habido algunas acusaciones falsas y que lo abrace nuevamente’. ¿Qué debió pensar Jesús cuando estaba colgado en la Cruz y se sentía abandonado incluso por el Padre? Ciertamente nadie amó más que Él.

‘He aquí: yo os envío como ovejas en medio de lobos; Sed, pues, prudentes como serpientes y sencillos como palomas. Guardaos de los hombres, porque os entregarán en sus tribunales y os azotarán en sus sinagogas; y seréis llevados por causa de mí ante gobernadores y reyes, para dar testimonio a ellos y a los gentiles’ (Mt 10,16-18).

Andrea Paganini – Roma

Editor