Marzo 3, 2024

‘Europa se está derrumbando’

 ‘Europa se está derrumbando’

En un discurso ante la Asamblea Federal de la Federación Rusa ante los senadores de la Duma, el 23 de enero, el Patriarca Cirilo, en un extendido discurso, renovó su apoyo a la guerra con una narrativa ‘metafísica’, es decir, recurriendo a la imagen de un choque de civilizaciones que hizo época entre el bien y el mal.

Al interpretar el colapso de la Unión Soviética como un momento de confusión a favor de la atención a la cultura occidental, denunció el cambio radical del Occidente europeo. Abandonando las raíces cristianas de K. Adenauer y R. Schumann, la Unión Europea «emprende una guerra contra la institución de la familia tradicional, evidentemente con el pretexto del respeto de los derechos humanos, de la libre elección, etc.». La ideología de género en sus múltiples variaciones, que van desde las tecnologías juveniles hasta la legalización de la convivencia entre personas del mismo sexo, pasando por la propaganda masiva a favor de la “reasignación de género” y otras perversiones morales cuyo nombre es “indecente” (Efesios 5,3), destruye la cultura tradicional europea, incluidos los valores morales, generados por el cristianismo y asumidos por el humanismo europeo”.

«Hoy podemos decir con tristeza que las  elites  de los países occidentales están efectivamente deconstruyendo la herencia cristiana, abandonando sus raíces espirituales».

El edificio europeo sigue siendo bello, pero sólo en apariencia, porque los cimientos se están derrumbando. La gente se avergüenza de su pasado cristiano, quitan las cruces de las escuelas, hablan de “vacaciones de invierno” y no de Navidad. Y, sobre todo, “están intentando adaptar textos bíblicos para justificar la ideología de género”.

Europa se está derrumbando

Pero en Europa, como en otros lugares, la religión no desaparece y hay países como Polonia y Hungría que reivindican la fe como un componente esencial de la identidad nacional. Ninguna riqueza material puede compensar la eliminación del amor a Dios, a la patria y al prójimo.

«No es casualidad que la ortodoxia haya sido elegida como objetivo por las perversas  elites políticas occidentales  , que no ocultan sus intenciones de destruir nuestro país, fomentando la “rusofobia” y sembrando enemistad, odio y divisiones entre pueblos hermanos».

El régimen de Kiev persigue una “real destrucción de la Iglesia ortodoxa ucraniana”. Mientras que el patriotismo ruso creó “una gran cultura y un estado poderoso desde el Mar Báltico en el oeste hasta el Océano Pacífico en el este”.

Después del pleno consentimiento a las políticas del Presidente Putin, llegan las solicitudes de leyes.

El Patriarca Cirillo elogia la aprobación de la ley que consolida los valores tradicionales en el sistema educativo y valora las nuevas normas que impiden la “reasignación de género” y la propaganda LGBT. También son positivas las leyes regionales que disuaden a las clínicas privadas de realizar abortos. Todos ellos signos positivos que atraen la atención de muchos pueblos del Tercer Mundo, cansados ​​de la invasiva propaganda occidental.

Rusia, con su código de valores morales, es capaz “de liderar la resistencia –diré una palabra increíble- al Anticristo”.

Memorándum a la Duma

La primera ley requerida es la relativa a las familias numerosas. Necesitan un apoyo financiero adecuado, el reconocimiento de beneficios particulares y una posible jubilación anticipada para sus padres.

Una segunda ley debe referirse a una regulación estricta del aborto. Es necesario sacarlo del seguro médico obligatorio. Quien lo haga, lo pagará.

En tercer lugar, conviene dificultar la separación de los niños de sus familias de origen porque la familia es un lugar sagrado.

Además, debemos “prohibir legalmente la movilización (militar) en tiempos de paz de padres numerosos, que tengan tres o más hijos”.

Otra urgencia legislativa es el cierre a la inmigración para evitar que la llegada de otros pueblos transforme el país en otra cosa.

Además, es cierto que los sacerdotes implicados en la guerra (un centenar) tienen los mismos beneficios sociales que los soldados en el frente.

Y, finalmente, espera “el pleno reconocimiento por parte de la Iglesia rusa de los diplomas otorgados por la Iglesia en las instituciones de educación superior”.

Para el obispo Tikhon, considerado el confesor del Presidente Putin; las palabras del Patriarca Cirilo han sido bien recibidas. Hay esperanza cierta de que estas reflexiones del Patriarca sean oídas para el bienestar, progreso y crecimiento espiritual de toda Rusia.

Consejo Editorial de revista ‘Reflexión y Liberación’

Madrid – Santiago – Roma

Editor