Junio 13, 2024

No bloquear el papel de la mujer en la Iglesia

 No bloquear el papel de la mujer en la Iglesia

 La política de pasos pequeños, firmes y decisivos, con la que Francisco intenta favorecer la actualización que el Concilio había señalado como el camino principal para que la Iglesia pueda responder al desafío de los tiempos. En realidad, no sé cuántas mujeres ocupan hoy puestos decisivos en la Iglesia. Seguramente son muy pocos y, además, todavía no ocupan puestos de toma de decisiones.

El problema de la plena participación de las mujeres en la vida de la Iglesia forma parte de un problema aún más amplio: el de los laicos. La distinción binaria entre clero y laicos debería repensarse radicalmente y esto sucederá cuando la Iglesia Católica finalmente tenga la previsión de repensar sistemáticamente toda su estructura ministerial.

Entiendo que una reforma así no puede promoverse demasiado frontalmente. Pero, los problemas están llegando a un punto crítico en la vida de las iglesias locales y deben ser abordados dentro de ellas. En lo que respecta a nuestras iglesias europeas, creo que muchas mujeres contribuyen a la vida de las comunidades eclesiales de muchas maneras y en muchos ámbitos, desde el teológico hasta el pastoral. Cualquiera que crea que es sólo un reemplazo necesario para una escasez de clero que ahora se ha vuelto endémica está radicalmente equivocado. Se trata de una reforma que, a partir del Concilio Vaticano II, ha ido ganando terreno. Con el debido respeto a quienes hicieron todo lo posible para bloquear la recepción del Concilio. La historia continúa.

Desafortunadamente, muchas mujeres han preferido abandonar la Iglesia, y las que permanecen no siempre pueden poner su participación al servicio de la comunidad. Hay que decir también que, para aquellos que obstinadamente no quieren sentirse excluidos y, de hecho, se esfuerzan por ser ‘piedras vivas’, el nivel de frustración suele ser muy alto. Una mentalidad clerical, una organización clerical, una actitud clerical pueden, como mucho, traducirse en formas de paternalismo contra las cuales las mujeres han desarrollado hoy una especie de hipersensibilidad. Se necesita paciencia y tenacidad, sabiendo muy bien que ciertas transformaciones no son repentinas. Y, tal vez, los precios a pagar sigan siendo altos.

 El papel de la mujer en la Iglesia no es una cuestión, un corolario, sino más bien un síntoma -y no el único- de la absoluta necesidad de que la Iglesia haga una transición de época. El Concilio sólo trazó, y todavía con muchas incertidumbres, un horizonte básico sobre el cual situar las distintas cuestiones. Es hacia ese horizonte al que debemos mirar. Si se inscriben en ese horizonte, las mujeres no son ni un apéndice ni un problema. Su toma de conciencia es una gran oportunidad y un gran recurso para que la Iglesia se replantee en fidelidad al Evangelio y a su historia de presencia en el mundo.

Marinella Perrone / ex Pdta. Coordinadora de Teólogos Italianos

Editor