Julio 22, 2024

Francia: ¡No a la extrema derecha!

 Francia: ¡No a la extrema derecha!

Los franceses han vuelto a dejarlo claro: no quieren a la extrema derecha en el poder.

Los ciudadanos y ciudadanas francesas han logrado poner freno a la extrema derecha en la segunda vuelta de las elecciones legislativas de Francia, dando la victoria a la coalición de izquierda Nuevo Frente Popular y relegando a la Agrupación Nacional de Marine Le Pen al tercer puesto, impidiendo que llegue al Gobierno. En segundo lugar, han quedado la coalición formada por los partidos afines a Emmanuel Macron.

El Nuevo Frente Popular es una alianza de socialistas, ecologistas, comunistas y La Francia Indomable que se formó después de que el presidente Macron convocara elecciones parlamentarias anticipadas el 9 de junio. Según las últimas proyecciones, la coalición de izquierda Nuevo Frente Popular lograría entre 187 y 199 escaños.

Jean-Luc Mélenchon, líder de La Francia Insumisa, el de mayor peso en la coalición de izquierda ganadora, reaccionó instando al presidente Macron a “admitir su derrota… La extrema derecha está lejos de una mayoría esta noche… El resultado de la elección es fruto de un extraordinario esfuerzo movilizador”, manifestó Mélenchon.

Macron, por su parte, “está analizando los resultados”, según se precisó en un comunicado de presidencia, y no se espera que se pronuncie en la noche del domingo.

El actual primer ministro, Gabriel Attal, sí intervino ante los medios y anunció que, dado que la coalición de gobierno no logró una mayoría, presentará su renuncia este mismo lunes.

Los franceses le dicen no a la extrema derecha… otra vez

Los franceses han vuelto a dejarlo claro: no quieren a la extrema derecha en el poder.

Le dieron una gran victoria en las elecciones europeas; le dieron otro gran triunfo en la primera vuelta de estas elecciones parlamentarias.

Pero cuando llegó el voto que realmente contaba -tal y como ocurrió en las presidenciales-, dieron marcha atrás.

Este sorprendente vuelco que ha llevado a Agrupación Nacional (RN) al tercer puesto -con quizá 150 asientos comparados con las predicciones de hace una semana de casi 300- se debe completamente al gran número de votantes que han salido para pararles.

RN argumentará -con algo de razón- que esto solo fue posible porque los otros partidos se unieron para engañar al sistema.

Destacan que partidos muy dispares de la izquierda de repente se olvidaron de sus diferencias para formar una coalición anti-RN; y que los seguidores de Macron y la izquierda también olvidaron las suyas.

También señalan que nada une a estos políticos como su oposición al RN. Y que esa falta de acuerdo es un mal augurio para el futuro.

Pero los hechos son los hechos. La mayoría de las personas no quieren a la extrema derecha; ya sea porque se oponen a sus ideas o porque temen la inestabilidad y confrontación que traería si llega al poder.

Hugh Schofield París – Reflexión y Liberación

Editor