|Martes, Diciembre 7, 2021
You are here: Home » Teología de la Liberación » “La sinodalidad es un modo de ser Iglesia”

“La sinodalidad es un modo de ser Iglesia” 

luciani-copia-800x445

Rafael Luciani, teólogo venezolano y asesor del Consejo Episcopal Latinoamericano (Celam), Rafael Luciani, habla para Prensa Celam sobre el II Seminario Internacional de Teología que se celebrará entre los días 7 y 10 de septiembre de 2021 en Caracas (Venezuela).

El próximo seminario de teología bajo el título: La renovación eclesial en clave sinodal y ministerial, que se celebrará del 7 al 10 de septiembre de 2021, será un momento para hacer una radiografía a la sinodalidad, la cual – ha dicho Luciani – “es ante todo una manera de ser y de operar de la Iglesia y no un método más de hacer cosas o un programa”. También ha dicho que es “un modo eclesial de proceder a la luz de la eclesiología del Pueblo de Dios descrita en el capítulo 2 de Lumen Gentium”.

De hecho, continúa, “la sinodalidad es fruto de la profundización del Concilio Vaticano II” y ya en los años 80 se llevó a cabo un gran esfuerzo por posicionar la categoría ‘comunión jerárquica’ como eje interpretativo de Lumen Gentium, “algo muy popular en varios círculos eclesiales”. Además, añade: “El Cardenal Suenes, arquitecto de la Lumen Gentium, dijo que el capítulo II de la Lumen Gentium era clave para interpretar a toda la eclesiología del Concilio”.

Sinodalidad, escucha y discernimiento

Por otra parte, Luciani asegura que “la sinodalidad no se debe entender como un mecanismo para cambiar lo que no nos gusta o aquello con lo que no estamos de acuerdo”, sino que “es una invitación a crear e institucionalizar procesos de escucha y discernimiento que involucren al mayor número posible de bautizados, sin excepción”.

Esto implica un cambio de mentalidad “a lo que el Papa Francisco llama la conversión pastoral, tomado de las Conferencias Generales del Episcopado Latinoamericano de Santo Domingo, en 1992, y de Aparecida, en el 2007”.

En este sentido, Rafael Luciani comenta que, en algunas diócesis de Europa, los Obispos son elegidos por la comunidad, algo que “muy poca gente sabe”. De hecho, tal y como ha dicho el Papa en varias ocasiones, asegura que “no hay que seguir nombrando a obispos sin una porción del Pueblo de Dios, es decir, sin diócesis. Sería algo equivalente a que existan teólogos sin vida pastoral o teólogos de escritorio, por ejemplo, lo cual va contra la propia naturaleza de la teología”.

 

La cultura latinoamericana favorece la sinodalidad

Después, sobre el actual proceso de renovación y reestructuración del Celam, el teólogo venezolano ha asegurado que desde la colegialidad “los obispos latinoamericanos han hecho un buen trabajo reflexionando en conjunto sobre las realidades de la comunidad eclesial latinoamericana, especialmente a través de lo que se llaman Conferencias Generales del Episcopado, de las cuales Aparecida (2007) fue la última”.

Con esto – dice – “los prelados latinoamericanos han encarnado una colegialidad afectiva más que efectiva, en sintonía con el Concilio Vaticano II, lo que ha permitido que la apertura al modelo sinodal sea más amplia que en otras partes del mundo”. De hecho – afirma – “podemos decir que en la Iglesia en América Latina y el Caribe existe una cultura que favorece a la sinodalidad que se nutre de relaciones nacidas en medio de la fraternidad, de lo comunitario y afectivo, y de la solidaridad. Esto se traduce en una manera de operar profundamente pastoral y misionera muy propia de nuestra región”.

Vatican News  –  Reflexión y Liberación

Related posts: