|Domingo, Octubre 17, 2021
You are here: Home » Teología de la Liberación » En Memoria de +Pablo Richard

En Memoria de +Pablo Richard 

58374449_432147574221940_2163016989931470848_n

Ya en la Casa del Padre, nuestro Hno. Pablo Richard,  teólogo de la liberación que gastó su vida en la defensa y promoción de los más pobres. Doctor en Biblia -en Roma, Jerusalén y La Sorbona- , profesor e investigador y ya en los años 70′ participó activamente en los ´Cristianos por el Socialismo’. Despues del golpe militar que asoló a Chile, se exilió en San José de Costa Rica su segunda patria, recientemente alabó la encíclica del Papa Francisco; Fratelli tutti. Compartimos estas reflexiones tólogico sociales de este insigne hombre de bien y luchador incansable de las causas justas de nuestra América Latina y Caribeña.

¡Gracias, Pablo, por tanto amor y consecuencia cristiana sin dobleces!

El cristianismo nació en el imperio romano, a los cristianos en los primeros siglos jamás se les pasó por la mente organizar un ejército para derrocar al emperador. Ellos simplemente en las ciudades empezaron a construir pequeñas comunidades y a vivir una ética, una espiritualidad, una racionalidad distinta a la del imperio.La identidad cristiana fundamentalmente se da en lo que hoy día llamamos la opción por los pobres. Yo pienso, que el cristianismo es una de las instituciones, incluso sociológicamente hablando, que tiene más capacidad para la resistencia a la lógica y a la racionalidad del sistema.

Surge la ideología neoliberal, que fue la que sustituyó a la seguridad nacional. Es una ideología que está desarrollándose rápidamente en un sentido casi neofascista. La ideología neoliberal, podríamos sintetizarla de una manera sencilla en una frase que se usa mucho en Centroamérica: “si no hay para todos, que por lo menos haya para mí”. Es una ideología que busca justificar la exclusión que está realizando el sistema, es una ideología cada vez más patriarcalista, xenofóbica, neoclásista. Esta ideología empieza a justificar todo el desarrollo económico, allí empiezan justamente los problemas, porque este sistema económico, que se desarrolla por el mercado total, tiene dos fallas muy profundas: la exclusión y el daño a la naturaleza. Es un sistema que no es para todos y que no se desarrolla en armonía con la naturaleza…

Existe una economía que solo desarrolla el valor de cambio y no el valor de uso.  Valor de cambio, simplemente la eficiencia y la ganancia, pero no es una economía que está en función de la vida, de la gente. De allí la exclusión, porque para esta gente de la economía del mercado total, neoliberal, el producir para todos no es eficiente. La eficiencia solamente puede estar en función de unos pocos. El producir para todos no es eficiente, cualquier visión universalista, de derechos humanos, ecologista, la ven como un obstáculo para el desarrollo.

Hoy día la esperanza pasa más por la sociedad civil, donde el problema no es tomar el poder sino construir un nuevo poder desde abajo, y allí están los movimientos sociales. Yo creo que la gran alternativa, por el momento, son los movimientos sociales, movimientos indígenas, de mujeres, de jóvenes, los movimientos alternativos en la agricultura, ecologistas, etc. Todos estos movimientos sociales que buscan construir un real poder y que ejercen presión sobre el poder político. Yo pienso que tenemos que seguir luchando a largo plazo por conseguir un nuevo Estado democrático, pero por el momento la esperanza alternativa pasa por la reconstrucción de la sociedad civil.

Es increíble la globalización de la esperanza. Yo viajo mucho por América Latina, y donde voy la gente que está en la resistencia piensa igual, todo el mundo está trabajando en una sola línea. Hoy día nuestra lucha es una lucha de hormigas contra dinosaurios -la economía de mercado-, los dinosaurios están condenados a desaparecer si las hormigas logran resistir. Las hormigas son todas chiquititas, pero coordinadas son increíbles. Cuando pones un terroncito de azúcar, al rato tienes toda una línea de millones de hormigas, ordenadas, coordinadas, comiéndose ese pedacito de azúcar. (América Latina en Movimiento).

Consejo Editorial de revista Reflexión y Liberación – Chile.

 

Related posts: