|Domingo, Noviembre 27, 2022
You are here: Home » Papa Francisco » ¿El Papa puede ayudar a Ucrania?

¿El Papa puede ayudar a Ucrania? 

WEB3-PUTIN-POPE-FRANCIS-Zelensky

¿Hasta qué punto puede intervenir el Papa Francisco en la ofensiva rusa contra Ucrania? ¿Cuál es el poder de la influencia rusa sobre las acciones del Papa y la diplomacia del Vaticano? La agencia MEDIA entrevistó al periodista Bernard Lecomte, autor de varios reportajes sobre Europa del Este.

Ante la ofensiva rusa en Ucrania, ¿se ha encontrado la Santa Sede en el mismo estado de perplejidad que la diplomacia de los países occidentales?

Lecomte: Creo que sí. Cuando llegué al Vaticano, siempre me llamó la atención que había poca gente que conociera bien la URSS o que conociera la Rusia de hoy. Este país fascina a todos los Papas, pero hay pocos expertos dentro del aparato diplomático de la Santa Sede. Probablemente se sorprendieron por lo que está sucediendo.

 ¿La crisis de Ucrania es difícil de interpretar desde Roma?

Lecomte: El problema es que el cristianismo en Ucrania presenta un escenario extremadamente complejo, con esencialmente tres entidades diferentes, entre la Iglesia ortodoxa autónoma, la Iglesia ortodoxa que permanece bajo la jurisdicción de Moscú y los católicos. Con la guerra, podemos ver que la Iglesia dependiente del Patriarcado de Moscú se dirige hacia la secesión, una evolución fundamental.

Pero si Ucrania ha resistido hasta este punto es principalmente gracias a los católicos latinos, que siempre se han opuesto radicalmente al comunismo y que también se oponen al Patriarcado de Moscú, la “tercera Roma” de la que se separó en 1596.

Es un escenario muy complejo en el que la diplomacia vaticana tiene dificultades para moverse, porque no puede tomar una posición neutral. Al Papa le gustaría establecer contactos con Moscú, como lo demuestra su visita a la embajada rusa, un gesto espectacular, pero desde el punto de vista ruso no puede considerarse imparcial.

Hablando de las relaciones entre la Santa Sede y los países del antiguo bloque soviético, a menudo se usa el término “Ospolitik”. ¿Cómo define este concepto y cómo se desarrolló esta estrategia?

Lecomte: Es un término alemán que se refiere principalmente a la política de Alemania Occidental en relación con los países comunistas en las décadas de 1960 y 1970, pero también se aplica a Juan XXIII y Pablo VI cuando suavizaron el enfoque del Vaticano hacia Moscú.

Uno de los símbolos de ese cambio fue la presencia de observadores rusos en el Concilio Vaticano II. Además, con motivo del 80 aniversario de Juan XXIII en 1961, el Papa recibió un telegrama de saludos de Jruschov y la visita del yerno del líder, Alexei Adjoubei, que era redactor jefe de Izvestia  ( uno de los principales periódicos de Moscú), algo completamente inédito en ese momento.

Bajo el pontificado de Pablo VI, el Vaticano avanzó con una “política de pequeños pasos”. Se trataba de enviar obispos a reunirse oficialmente con las autoridades comunistas locales, para llegar a algunos compromisos, en este caso para el nombramiento de obispos y para la reapertura de algunas iglesias.

¿Cuánto tiempo ha durado esta audaz estrategia?

Lecomte: Fue una discusión con el enemigo, en un contexto extremadamente difícil para la Iglesia católica, marcado en particular por las persecuciones sufridas por los cardenales Mindszenty en Hungría, Slipyj en la Ucrania soviética y Wyszyński en Polonia.

La ostpolitik  fue  adoptada por la diplomacia papal, especialmente en Hungría y Checoslovaquia, pero cuando Juan Pablo II fue elegido, puso fin a esta política diciendo que no se hicieran tratos con el enemigo, porque solo podía ser negativo.

El arzobispo Casaroli tuvo que acceder a cambiar de estrategia. Juan Pablo II explicó que lo había nombrado secretario de Estado para dar una señal de continuidad, pero en realidad estaba tomando una posición fuerte en relación con los países comunistas.

Desde la muerte de Juan Pablo II, ¿la disminución de la presencia eslava en el aparato diplomático del Vaticano ha provocado una “desresponsabilidad” hacia esta región del mundo?

Lecomte: Durante el pontificado de Juan Pablo II, todos los pasillos del Vaticano estaban llenos de obispos de Oriente. fue espectacular Luego, a partir de Benedicto XVI, ha habido una reducción, que es lo normal.

Especialmente desde 2013, entendemos que Francisco no tiene la sensibilidad europea que caracterizó a todos los Papas anteriores. No está familiarizado con las sutilezas de Ucrania. Aunque personalmente quiere abstenerse de desacuerdos, desde el punto de vista ruso necesariamente se le ve como el líder de los ucranianos latinos. Su posición no se puede afirmar, porque si juega la carta de contacto con el Patriarcado de Moscú, ofende a los ortodoxos de la Iglesia Autocéfala.

Red Católica Global / Aleteia

Related posts: