|Jueves, Septiembre 29, 2022
You are here: Home » Artículos Destacados » Es hora de un Pacto planetario

Es hora de un Pacto planetario 

patriarch-kirill-and-pope-francis-600x389

El Papa Francisco ha perdido la paciencia con Putin. “Frente a la barbarie de la matanza de niños, de personas inocentes y de civiles indefensos -dijo en el Ángelus de este domingo- no hay razones estratégicas que se sostengan: basta detener la inaceptable agresión armada , antes de que reduzca la ciudades a los cementerios”. Pero el Vaticano también mira más allá de la guerra en Ucrania. La larga temporada tras la caída del Muro de Berlín ha terminado: es hora de un pacto entre todos los protagonistas del panorama mundial.

Afortunadamente, nadie se percató del desliz que se le escapó a Mario Draghi durante el debate en el Parlamento, cuando se autorizó el envío de armas a Ucrania. Porque el relato sobre la jungla de la historia (la violencia del caciquismo) que revienta con el intento de desfigurar el “jardín de paz” en el que vivimos no es un personaje cualquiera. Robert Kagan, el ensayista y politólogo estadounidense citado por el primer ministro, forma parte de ese grupo de ideólogos fanáticosquien a fines de la década de los noventa lanzó el “Proyecto para un Siglo Americano”. Era parte de la flor y nata de los halcones, incluidos Donald Rumsfield y Paul Wolfowitz, respectivamente jefe y subjefe del Pentágono durante la primera presidencia de George W. Bush, y Dick Cheney, su vicepresidente. Embriagados por el colapso de la URSS, emocionados por la victoria estadounidense en la Guerra Fría, abogaron por la expansión mundial del modelo de mercado estadounidense y el esquema democrático liberal estadounidense y, por supuesto, el “liderazgo estadounidense” en el planeta.

Fueron años en los que un delirio de omnipotencia hizo estragos en una parte notable del establishment estadounidense . Expresado en la convicción de que a partir de ahora Moscú tenía un papel minoritario y que ningún otro estado en el mundo podría escapar a la hegemonía de los Estados Unidos. Y así se tradujo en la expansión sistemática de la OTAN en los países antes pertenecientes al Pacto de Varsovia y en el espacio antes no alineado de la ex Yugoslavia. Pero eso no fue suficiente. Había que demostrar que el modelo americano era capaz de implantarse incluso en el corazón de Oriente Medio y en el centro neurálgico del continente asiático. Y hubo (con George W. Bush) la ocupación de Afganistán y la invasión de Irak. Ambas aventuras se han estrellado en un mar de sangre y destrucción

Esta etapa de treinta años ha terminado y cualquiera que siga con atención los acontecimientos geopolíticos también sabe que ya no habrá un “siglo” marcado por el liderazgo de las barras y estrellas. Karol Wojtyla , un pontífice que tenía un agudo sentido de la filosofía de la historia, ya lo había previsto en 1999: en ese año -era enero- voló a Cuba y luego a Estados Unidos donde conoció a Bill Clinton. En St. Louis celebró misa y pronunció una singular homilía , recordando que los cambios radicales en la política mundial aumentan las responsabilidades de Estados Unidos. Citó el episodio bíblico de Moisés y Faraón, cuyo ejército fue notoriamente abrumado por las aguas del Mar Rojo. Dios dispersa a los soberbios, exclamaba Juan Pablo, y exalta a los humildes .

El desastre de la retirada de Afganistán cerró por tanto una era y el aventurerismo de Putin, con la brutal invasión de Ucrania, no es un intento de reescribir la historia del siglo XX -como superficialmente se ha pretendido- sino una conmoción sísmica que es un preludio a un reajuste general de los equilibrios mundiales. Los estados, que miran con alarma y desconfianza las implicaciones de poder geopolítico que caracterizan el conflicto en curso entre la OTAN y Rusia (y por eso votaron en contra o se abstuvieron de condenar a Moscú en la ONU), representan casi la mitad de la población mundial.. Baste mencionar a China, India, Pakistán y países asiáticos y africanos. Si queremos entonces apelar a la batalla entre democracias liberales y autocracias, precisas encuestas producidas en Estados Unidos muestran que en el escenario planetario, las democracias llevan años en regresión . Representan poco más de una cuarta parte de la población mundial. Lo cual, si estimula la defensa de los valores democráticos, es una advertencia para no pensar en liderar el mundo siendo maestro.

Sin embargo, todos estos problemas parecen estar dramáticamente ausentes del debate en los foros políticos institucionales. La discusión en el Parlamento ha sido hasta ahora extremadamente pobre . No hay ni una sombra del papel específico que durante la Guerra Fría Italia siempre ha podido jugar en las relaciones con Moscú, permaneciendo firmemente anclada al pacto atlántico. En la coyuntura actual, el área católica parece quizás el único espacio en el que uno reflexiona sobre las implicaciones más amplias de la guerra en Ucrania y discute el marco geopolítico general hacia el cual luchar.

En Avvenire el sociólogo Mauro Magatti destaca cómo se está llevando a cabo un “proceso lento y muy delicado de formación de espacios político-económico-culturales homogéneos, que busca redefinir su posicionamiento estratégico a nivel regional y global”. La dimensión de la represalia económica planetaria ha entrado ahora en los choques “calculados” e incalculables , que, desgarrando la interdependencia global, hacen muy difícil que cualquier actor calcule la consecuencia de sus iniciativas.

Además de Putin y sus diseños neoimperiales, están los reclamos de China sobre Taiwán, las ambiciones de Turquía, el nuevo papel de India y el propio crecimiento de la OTAN. La alternativa a los conflictos, explica Magatti, es la “búsqueda de composiciones que sólo pueden surgir a través de la escucha y el diálogo”. Porque es importante saber ya ahora que no habrá ganadores en esta guerra en Ucrania . Por eso es fundamental “trabajar en un método para resolver las muchas fracturas que dividen al mundo”. Es necesaria una visión amplia en la toma de conciencia de todos los elementos en juego. Hay que bloquear el plan neoimperial de Putin , sin olvidar al mismo tiempo -como recuerda Andrea Riccardi, fundador de Sant’Egidio- que “Rusia ha sido humillada y rodeada por la OTAN”.

Necesitamos una nueva arquitectura de las relaciones internacionales. De esta guerra, insiste el historiador Agostino Giovagnoli, emerge un mundo “al menos tripolar (EEUU, Rusia, China) y con Occidente ya no en una posición dominante”. El cardenal Pietro Parolin, secretario de Estado del Vaticano, invita a los líderes políticos a la autocrítica : “Hay que reconocer que no hemos sido capaces de construir, tras la caída del Muro de Berlín, un nuevo sistema de convivencia entre las naciones, que se fue más allá de alianzas militares o ventajas económicas”. La Santa Sede cree que en todos los lados hay “intereses legítimos” que deben protegerse. Para el mundo católico, la paz se construye trabajando en un pacto de convivencia planetaria .

Marco Politi – ROMA

 

Related posts: