|Jueves, Febrero 2, 2023
You are here: Home » Artículos Destacados » Renuncia el Ministro de Hacienda del Vaticano

Renuncia el Ministro de Hacienda del Vaticano 

guerrero-caballero1

Terremoto en la gestión financiera de la Santa Sede.

Después de solo tres años, la gestión financiera de la Curia romana cambia. El Papa Francisco ha aceptado la renuncia al cargo de prefecto de la Secretaría de Economía de la Santa Sede presentada por el P. Juan Antonio Guerrero Alves, sacerdote jesuita, “por motivos personales”. En su lugar, un laico: es el segundo después de Paolo Ruffini, prefecto del Dicasterio para la comunicación.

Mientras continúa el juicio penal por la gestión de los fondos de la Secretaría de Estado en el Tribunal Vaticano, después de apenas tres años cambia el titular del Ministerio económico de la Curia romana. En efecto, el Papa Francisco ha aceptado la renuncia al cargo de prefecto de la Secretaría de Economía de la Santa Sede presentada por el P. Juan Antonio Guerrero Alves, sacerdote jesuita, “por motivos personales”, según recoge el boletín de Prensa del Vaticano. Renuncia efectiva del 1 de diciembre de 2022. Bergoglio, especifica en la nota oficial que, “agradece sinceramente al padre Guerrero la dedicación mostrada en el servicio prestado a la Santa Sede . El padre Guerrero logró poner en orden la economía, fue un trabajo duro y exigente que dio tantos frutos. El Santo Padre le asegura sus oraciones”.

Además, Francisco ha decidido que el sucesor del religioso jesuita sea el actual número dos de la Secretaría de Economía, el doctor Maximino Caballero Ledo , experto en finanzas españolas e internacionales. Este es el segundo jefe laico del Dicasterio de la Curia romana después de Paolo Ruffini , prefecto del Dicasterio para las comunicaciones de la Santa Sede.

Una sucesión indolora en cuanto a la dirección de la Secretaría de Economía, dado que Caballero Ledo es amigo de la infancia del P. Guerrero y siempre ha compartido las políticas de gestión puestas en marcha desde que fue nombrado el 4 de agosto de 2020 número dos del Dicasterio de finanzas de La Santa Sede. Caballero Ledo nació el 21 de diciembre de 1959 en Mérida, España. Es Licenciado en Ciencias Económicas por la Universidad Autónoma de Madrid y Máster en Dirección de Empresas por el IESE Business School de Barcelona. Trabajó para varias empresas españolas y estadounidenses desde 1986 hasta 2020. Desde 2007 hasta su nombramiento en el Vaticano ocupó diversos cargos en Estados Unidos en una importante empresa multinacional del sector salud.

El P. Guerrero, como leemos en los medios vaticanos, envió una carta a los empleados y colaboradores de la Secretaría de Economía explicando los motivos de su renuncia: “Ustedes saben que me operaron este año, después de lo cual estoy pasando un reconocimiento médico tratamiento que produce unos efectos secundarios que me dificultan especialmente llevar a cabo una tarea tan exigente como la que estoy realizando y que requiere eficiencia física y concentración mental mejor que lo que tengo actualmente. En la carta, Guerrero repasa el camino recorrido en estos tres años, explicando que se va “con tristeza, pero también con una inmensa gratitud al Señor, al Santo Padre y a todos vosotros y con la satisfacción de que juntos hemos hecho una contribución a la reforma económica solicitada” por el Papa.

“Juntos, y en colaboración con otras instituciones curiales –escribe el sacerdote– hemos ayudado al Santo Padre a dar pasos importantes en la organización económica de la Curia romana, en la transparencia, en la credibilidad de la Santa Sede en materia económica. Hemos ayudado a tener reglas más claras, pero todavía hay muchas cosas por hacer: centralización de inversiones, mayor regulación y simplificación de los procesos de contratación, para hacerlos más transparentes y ágiles; la implementación de la Gestión para los recursos humanos, que es un nuevo desafío para mejorar las condiciones y el clima de trabajo en la Santa Sede; la planificación de un mayor uso de los procedimientos informatizados ”. Entramos ahora en una nueva etapa, explica Guerrero, que “requiere una persona más competente y, sobre todo, que pueda disfrutar en plenitud de sus energías”. Finalmente, el Prefecto saliente añade: “Hemos experimentado que en el proceso de reforma hay avances y retrocesos, pero con el paso de los años vemos avances reales. No estamos ahora en el mismo punto en el que empezamos. Sabemos en todo caso que ser un órgano de control implica siempre estar en una posición molesta para los controlados. Estoy seguro de que continuaréis haciendo vuestro trabajo con humildad y espíritu de servicio y colaboración con las demás instituciones curiales. La economía debe ser siempre servidora, nunca ama, y ​​más en una institución como la Santa Sede”.

Franceso Antonio Grana – ROMA

Il Fatto Quotidiano  –  Reflexión y Liberación

Related posts: