Julio 15, 2024

Atrapados en una crisis Global / Pagola

 Atrapados en una crisis Global / Pagola

La historia de la humanidad se encuentra en estos momentos atrapada por un sistema económico-financiero generado básicamente por el capitalismo neoliberal. Este sistema ha logrado imponer su dictadura prácticamente en todo el mundo, condicionando decisivamente el futuro de la comunidad humana.

 Alimentado por el deseo insaciable de riqueza, este sistema ha pervertido la economía, pues lo que busca no es ya la producción de los bienes y servicios necesarios para la comunidad humana, sino la acumulación de riqueza en manos  de las minorías más poderosas de la Tierra. Este sistema tiene su propia lógica:

-aparta la economía del bien común de la sociedad;

 -no soporta ningún control o regulación  que trate de limitar su voracidad;

 -promueve la competitividad implacable, anulando las posibilidades de una cooperación cada vez más necesaria;

 -hace imposible echar las bases políticas y éticas de cualquier proyecto de gobernanza mundial.

Esta crisis económica se está produciendo en el seno de otras dos crisis más graves, generadas, en buena parte, por el mismo sistema. Dos tercios de la humanidad se hunden en la miseria, la destrucción y el hambre en países cada vez más excluidos del poder económico, científico y tecnológico. Por otra parte, el sistema de producción y consumo ilimitado no es sostenible en una Tierra pequeña y de recursos limitados: la degradación creciente del equilibrio ecológico nos está conduciendo hacia un futuro cada vez más incierto de la biosfera y del destino del ser humano.

Por eso, la actual crisis no es solo una crisis económico-financiera. Es una crisis de la humanidad. El sistema que dirige en estos momentos la marcha del mundo es objetivamente inhumano: conduce a una minoría de poderosos a un bienestar insensato y deshumanizador, y destruye la vida de inmensas mayorías de seres humanos indefensos. La razón ha quedado secuestrada: no se pregunta por los fines, no se habla del sentido que tiene la  historia de la humanidad ni de cuál es el lugar del ser humano en la Tierra. El sistema hace imposible el consenso de los pueblos y las culturas para poner en el centro la razón del bien común de la comunidad humana en una Tierra que sea la casa de todos.

Mientras tanto se promueven falsas soluciones a la crisis, pensando solo en salvar el funcionamiento del sistema. Se gestiona la crisis económica como una realidad aislada de su contexto global: el hambre en el mundo, la crisis energética, el carácter insostenible del ritmo de producción actual, el deterioro creciente del planeta son “factores externos” que solo se tienen en cuenta en la medida en que puedan interesar para salvar el sistema. No se dan pasos hacia un sistema diferente que tenga en cuenta el destino común y compartido del ser humano en la Tierra.

Los poderosos que hoy dominan el mundo resuelven siempre sus crisis sordos al clamor de los hambrientos y ciegos ante la devastación creciente del planeta. Todo se sacrifica al ídolo del Dinero. El historiador Eric Hobsbawn dice así : “No sabemos a dónde vamos, sino tan solo que la historia nos ha llevado hasta este punto”.

José Antonio Pagola  /  Bizkaia

 

Editor