Julio 20, 2024

La Europa con la que sueño

 La Europa con la que sueño

Nada más llegar a Lisboa, y antes de sumergirse en los encuentros con motivo de la Jornada Mundial de la Juventud, el Papa Francisco pronunció su primer discurso ante las autoridades portuguesas, las del cuerpo diplomático y la sociedad civil del país.

Un discurso sentido, tejido entre los horizontes abiertos que se abren de par en par al mirar el Océano y las venas poéticas (de Vaz de Camõs a Pessoa, de A. Rodrigues a la poetisa S. de Mello). Un discurso importante, porque en este marco estético se inserta la referencia a dos pasajes fundamentales del artículo 1.4 del Tratado de Lisboa .

Pasos que no son palabras sino “hitos para el camino de la comunidad europea”; pasos que vinculan a la Unión Europea a la paz, la solidaridad, la protección del medio ambiente, el respeto entre los pueblos, la erradicación de la pobreza y la protección de los derechos humanos. Y esto precisamente en el difícil campo de las relaciones internacionales –indicando “ese espíritu de conjunto, animado por el sueño europeo de un multilateralismo más amplio que el mero contexto occidental”.

Si alguna vez hubo necesidad, en Lisboa Francisco renovó su vínculo con el proyecto/sueño de la Unión Europea, cuestionándolo como protagonista necesario en los escenarios globales contemporáneos.

«Porque el mundo necesita de Europa, de la verdadera Europa: necesita de su papel de puente y de pacificador en su parte oriental, en el Mediterráneo, en África y en Oriente Medio. De esta manera, Europa podrá aportar su propia originalidad específica dentro del escenario internacional».

Con pocos pero efectivos signos, el Papa Francisco entrega el proyecto europeo para mostrarse digno no solo de sus raíces sino también de su destino que va más allá de sí mismo. Imaginar una centralidad geopolítica, que se convierta en operador político de la esperanza, con visiones de largo plazo, incluyente y respetuosa de las diferencias precisamente en el momento en que construye un destino común entre los pueblos.

«Sueño con una Europa, cuidadora de Occidente, que aproveche su ingenio para apagar los estallidos de guerra y encender luces de esperanza; una Europa que sepa renovar su alma joven, soñando con la grandeza del conjunto y yendo más allá de las necesidades de lo inmediato; una Europa que incluya pueblos y gentes con cultura propia, sin perseguir teorías y colonizaciones ideológicas. Y esto nos ayudará a pensar en los sueños de los padres fundadores de la Unión Europea: soñaban en grande».

Las instituciones europeas están convocadas por este sueño, por esta alianza deseada por el Papa Francisco. Ha llegado el momento de dejar de lado las vacilaciones de los tiempos que ya no existen, las lógicas miopes y burocráticas, y hacer que el proyecto europeo respire en toda su amplitud, atreviéndose a soñar con la esperanza de un mundo justo y equitativo para todos los seres humanos. ser, por la naturaleza que nos acoge, por el futuro que será habitado por generaciones que aún no conocemos.

Lisboa, ciudad de tierra y mar, donde las fronteras son puentes, donde lenguas y culturas se encuentran, se mezclan, dando forma a una convivencia enriquecida y de otro modo imposible, se convierte en el signo concreto y tangible de este sueño para Europa. «Lisboa, ciudad del océano, recuerda la importancia del conjunto, de pensar las fronteras como espacios de contacto, no como fronteras que separan.

En estos días, Lisboa se convierte también en un signo concreto del futuro como esperanza: habitada por jóvenes de todo el mundo «que cultivan el deseo de unidad, de paz y de fraternidad. Jóvenes que sueñan y nos desafían a hacer realidad sus sueños de bien”.

A partir de ahora, el Papa Francisco se sumergirá en este deseo de futuro y de esperanza, de sueños que claman por cumplirse para dar tiempo y paz a nuestro mundo. Un logro que Francisco confía a lo que llama “buena política”.

Una política que debe «redescubrirse como generadora de vida y cuidados, invirtiendo con visión de futuro, donde el pasado no se borra de cero, sino que se fomentan los vínculos entre jóvenes y mayores.

La buena política favorece y apoya las prácticas vecinales y solidarias, las que dan forma a la fraternidad, que invita a “cultivar el sentido de comunidad, a partir de la búsqueda de los que viven al lado“. La proximidad solidaria, en sus prácticas, se convierte en esa fuerza que, paso a paso, teje lazos fraternales sin barreras y sin interrupciones.

El Papa Francisco convocó hoy a nuestro continente y su forma política e institucional, la de la Unión Europea, a este sueño.

Marcello Neri / Teólogo  –  Roma

Editor