Mayo 19, 2024

La voz de las mujeres en el Sínodo

 La voz de las mujeres en el Sínodo

Se acerca la fecha de apertura de la primera sesión de la etapa universal del Sínodo sobre la sinodalidad, que tendrá lugar en Roma del 4 al 29 de octubre; la segunda sesión está prevista para octubre de 2024.

La realización de la etapa final del camino sinodal en dos momentos está en plena sintonía con el carácter de proceso que el Papa Francisco quiso conferir a la Asamblea de los Obispos a través de la constitución apostólica Episcopalis communio de septiembre de 2018, que formalizó la articulación del Sínodo en tres fases (fase preparatoria, fase celebratoria y fase de implementación).

Esta flexibilización a lo largo de importantes lapsos temporales marca decisivamente el paso de una idea del Sínodo como acontecimiento a la idea del Sínodo como proceso, es decir, como un estilo de ser Iglesia. Y ya así es un soplo de sinodalidad.

Otro gesto importante del Papa Francisco, señal de una ruptura decisiva en el muro del clericalismo, se refiere a la concesión del derecho de voto también a personas a las que no se ha concedido el munus episcopal . En este Sínodo sobre la sinodalidad no sólo están presentes los obispos, sino también sacerdotes y religiosos; no sólo sacerdotes y religiosos, sino también religiosas; no sólo laicos (hombres), sino también laicos (mujeres).

El paso se produjo en medio de las vacilaciones y vacilaciones de bastantes cardenales para quienes permitir que las mujeres voten sobre cuestiones eclesiales, o quizás no sólo sobre ellas, plantea perplejidades dignas de un patriarca bíblico. Pero, en cualquier caso, ahora hay cincuenta y cuatro mujeres en la Asamblea sinodal que podrán votar. Y, por cautelosa e impuesta desde arriba, la medida del Papa parece un precedente engorroso y pesado, en comparación con el cual será difícil para sus sucesores desviarse por caminos tortuosos y fingidamente inocentes.

Iglesia y mujeres en el Instrumentum laboris

El Instrumentum laboris para la primera sesión de la etapa universal se elaboró ​​a partir de todo el material recogido durante la fase preparatoria y, en particular, de los siete documentos finales de las asambleas continentales (Medio Oriente, Europa, Asia, Sur América del Norte, América Latina y el Caribe, África y Madagascar, Oceanía).

El texto del Instrumentum laboris se divide en dos partes: la parte A relee el camino recorrido identificando las grandes líneas de una Iglesia sinodal, la parte B cuestiona las tres cuestiones prioritarias de Comunión (B1), Misión (B2) y Participación (B3). Siguen quince hojas de trabajo, divididas según los tres puntos B1, B2, B3 y estructuradas a través de caminos de reflexión, preguntas para el discernimiento y sugerencias para la oración y la reflexión.

El tema “Iglesia y mujer” se aborda directamente en la tercera ficha del punto B2 (Misión), a través de esta pregunta:

B2.3 ¿Cómo puede la Iglesia de nuestro tiempo cumplir mejor su misión mediante un mayor reconocimiento y promoción de la dignidad bautismal de la mujer?

La pregunta, aparentemente portadora de una importante apertura con respecto al tema de referencia, en una lectura no superficial revela en cambio toda una red de implicaciones que mantienen el pensamiento enjaulado en el hábito asfixiado de los estereotipos dominantes.

El Documento de Praga , firmado al final de la etapa continental europea del Sínodo el pasado mes de febrero, recoge explícitamente en el punto 2.6 ( Prestar especial atención a las familias, a las mujeres y a los jóvenes) estas palabras:

Muchas mujeres comunicaron su dolor por la negación de su participación en la vida de la Iglesia y hablaron de sentimientos de exclusión y discriminación. Las mujeres desempeñan un papel crucial en la vida de la Iglesia, pero muchos hombres y mujeres han hablado de una Iglesia que “excluye” la plenitud de los dones femeninos.

Cuatro líneas. No mucho, se podría decir. Pero, en un texto que resume miles y miles de documentos, estas cuatro líneas pesan como rocas y llaman con fuerza a la Iglesia a la responsabilidad de repensarse a sí misma y a sus acciones.

No se trata de realizar operaciones de restyling o promoción social para sentirse al día. Se trata de tomar conciencia y asumir, integral y enteramente, la responsabilidad de que, como en la opción por los pobres, también en la opción por las mujeres está en juego toda la fidelidad de la Iglesia a Cristo.

¿Cómo puede la Iglesia de nuestro tiempo cumplir su misión mediante el reconocimiento y la promoción de la dignidad bautismal de la mujer?
Ana Prati  –  Roma

Editor