|Viernes, Junio 25, 2021
You are here: Home » Sin categoría » Cristianos frente a la derrota

Cristianos frente a la derrota 

5b04acf8e9180f085b8b4567

Una impresión generalizada de derrota se está propagando actualmente y se propaga más rápido que el mismo contagio viral.

El desarrollo privilegiado que hemos vivido durante las últimas décadas perdió su brillo. Para el común de la gente estas frustraciones se agravaron en los tiempos de fiestas y de vacaciones, los síntomas de estrés, de angustias, de críticas irracionales y a veces la agresividades violentas lo revelan. Todos anhelamos  ver la salida del túnel pero la verdad es que estamos profundamente estremecidos porque tenemos la sensación de un fracaso. Ocurrió algo irreversible, hemos perdido nuestra seguridad. Se vivieron cambios sociales acelerados últimamente y de repente aparece este covid-19 que trastorna el planeta entero. Ya pasaron varios  meses pero ¿hasta cuándo? No se sabe si mejor abrir o cerrar fronteras, casarse, tener hijos o no, el empresario no sabe que hacer, los viejos no saben qué pasará con ellos, no se sabe si se  podrá prescindir del petróleo y descontaminar el planeta, no se sabe si conviene  controlar las finanzas mundiales  o dejar el libre mercado, si invocar los Derechos humanos contra los excesos de la policía o reforzarla para la lucha  contra la delincuencia y la anarquía, no se sabe si encontrar políticos incorruptos o si en el futuro son las protestas de la calle que deben regir, no se sabe si el laicismo va remplazar  la espiritualidad y la religión, no se sabe si creer en Dios o no,  si los templos sirven o no …

Se enfrentan las crisis, se superan los conflictos pero esta pandemia es distinta, corren sentimientos más angustiosos de fracasos, nos sentimos amenazados. ¿Será  que esta Pandemia global este derribando nuestra cultura del éxito, de la competencia, de los ganadores? Empezamos a pensar que se está quebrándose nuestro sistema de producción-consumo, empezamos a creer los que hablan de la esclavitud del dinero y del número creciente de victimas pero ¿cómo cambiar los poderes tan grandes?

El barullo de las redes sociales y las interminables estadísticas y estrategias sanitarios cubren las escuetas voces de la inteligencia, de la política y de las religiones.

Quien sabe de historia sabe que muchas civilizaciones desaparecieron y por más que las tecnologías y las ficciones nos predicen una conquista del espacio, los paleontólogos nos revelan que  desaparecieron los dinosaurios y que esto podría pasar a nuestra especie humana?. Esas dudas existenciales contagiaron todos: grandes y chicos.

¿Qué dicen las religiones, que dice nuestro cristianismo respecto a  estas angustias? Muchos creen todavía en Dios pero ¿no será Dios  primero que se debería cuestionar por  un desastre que pone en peligro  la humanidad misma.

Las religiones tienen distintas posturas respecto al “Mal”. Los budistas promueven un desprendimiento de las emociones negativas para encontrar la paz en todas las circunstancias, los islamistas dicen (como la Biblia antigua:) “si se recibe de Dios lo bueno, porque no recibir el mal, “inch allah”, los Cristianos piden a Dios “líbranos del Mal”, los evangélicos ruegan de manera más individual, los católicos de manera más universal.

Ni a Marx ni  a Freud le interesaba en realidad el tema de Dios pero, para ellos, son las religiones que hay que  denunciar por sus impactos problemáticos en la gente. Por esto es necesario revisar  las posturas y interpretaciones religiosas frente a los peligros de la existencia humana.

Tradicionalmente las religiones se plantean como alternativas al miedo y a la desesperación. Vale la pena recordar por ejemplo el viejo mito  del diluvio que ve en el arco iris la promesa de Dios que no habrá más peligro de desaparición de la raza humana de la faz de la tierra. La Biblia Antigua  relata en todas sus páginas  cómo Dios se ingenió en la historia para “salvar” a los hombres de sus fracasos. Vale la pena recorrer de nuevo la Biblia para entenderla, ahora, desde nuestra situación actual.

Primero hay que volver a leer  de manera renovada el relato mitológico de la Creación. Antes de enfocar los desavenimientos de los hombres con Dios  el pecado de Adan y Eva), de manera positiva con  los ecologistas, recojamos la visión del hombre en la armonía del universo y del hombre como encargado de cuidar la naturaleza. Después, por cierto, existen desgracias en la vida y  es justamente en esta  desdicha  que Dios interviene porque quiere  restaurar  las relaciones con los hombres.  Fue inicialmente la derrota de un par de viejos sin hijos y sin-tierra que dio la partida a la promesa de Dios de levantar un pueblo que fuera suyo.  En seguida, se lee que este pueblo cayó  en esclavitud, fue después  de las plagas de Egipto, después de una escapada a través del mar y después de unos largos años errando en el desierto que el pueblo de Israel logró su autonomía que se celebró con un  pacto con  Dios. Una vez Instalados en la tierra prometida, fueron  las ambiciones monárquicas que arruinaron la nación. Fueron divisiones, derrotas, deportaciones.: la experiencia magistral del “Exilio”.  En esta decadencia Dios  sostuvo a su  pueblo con los profetas que mantuvieron la esperanza  de una  intervención de Dios.  Como se puede descubrir, esta saga de Israel no es una historia de triunfos sino todo lo contrario es la seguidilla de sus infortunios históricos. Ningún pueblo cuenta sus desgracias como lo hizo  Israel. La explicación es  la confianza en Dios que se reconstituyó en cada una de las derrotas.

A su tiempo, Dios intervino para abrir  su salvación definitiva  a todos los hombres de todos los tiempos. Fue haciéndose, Él mismo, “hombre”, un hombre que no fue un líder exitoso sino que fue un “hombre de dolores” como lo anunció el profeta Isaías. Pasando por los  fracasos y  la derrota extrema que se  levantó como Salvador de todo quien cree en Él. Los evangelios no relatan que  Jesús después de un corto éxito inicial, fracasó la primera misión, sufrió la decepción y la incomprensión, fue perseguido por las autoridades, sufrió las angustias de un fin trágico,  fue detenido condenado, crucificado, y en la cruz gritó hasta su incomprensión del abandono de Dios (Marcos 15, 34).  De esta manera,  Dios hizo suyo el fracaso humano y así lo revirtió definitivamente. Jesús resucitó  Por adelante quien confía en Él  es vencedor.

San Pablo escribía: ¿“quien nos separará del amor de Cristo? La tribulación ¿ la angustia, la persecución, el hambre , la desnudez, los peligros , la espada ? … Pero en todo esto  salimos vencedores gracias a aquel que nos amó.” (Rom 8,15s).

Desgraciadamente las predicaciones religiosas no fueron siempre este tipo de  “Buena Nueva” frente a los infortunios humanos. Se declaró torpemente los desastres como “castigos” divinos y se llamó al arrepentimiento por una  culpabilidad general indefinida. Se consideró  lo sufrido como “prueba” para la  fe. Se creó  toda una meritología para ganarse el cielo (la santificación). La vida se consideró un valle de lágrimas que atravesar para llegar en el mas allá.  La verdad es que no fue Dios que ganó con este tipo de predicaciones.

Mejorando estas  interpretaciones antiguas, se llegó a considerar los infortunios, las enfermedades, la pobreza y los accidentes  como la invitación a  un  cambio de vida (conversión) para alcanzar el perdón de Dios, la sanación, el alivio, la paciencia, la paz espiritual y al final el “descanso eterno”. También se consideraron las catástrofes naturales como oportunidad para promover  la caridad y la solidaridad de los cristianos. Frente a las derrotas humanas los líderes religiosos privilegian las  oraciones  de súplica pidiendo a Dios (con el recurso suplementario de los santos) unos cambios milagrosos del curso de los acontecimientos. Otros fracasos, como los  divorcios, los  abortos y  los suicidios fueron, ellos, muy mal interpretados. La derrota  de las instituciones religiosas quedó, ella,  sin explicación verdadera. La triste experiencia de corrupciones y de encubrimientos ocurridos en la Iglesia quedó la cristiandad con interrogantes  dudas y angustias. La inteligencia de las instituciones sigue pasiva en silencio y  solos signos de conversión y de cambios profundos podrán hacer superar esta decadencia institucional.

En el enfrentamiento mundial a los “corona-virus” el esfuerzo humano es significativo. El personal de la salud, los científicos, los bomberos, los policías, los administrativos… están dando el testimonio de una gran responsabilidad en respuesta a la emergencia y a los desórdenes que ocurren. Se escuchan insuficientes valoraciones de estos trabajos. Este se debe a  un  vacío cultural en cuanto a la valoración del quehacer humano. Las religiones mismas  están  siempre más preocupadas por lo trascendental, lo espiritual, lo invisible o el cielo y  no logran aterrizan la fe en las tareas de este mundo. Pueden pretender defender valores, verdades y principios pero la falta de interpretación positiva de la actividad humana es la que puede explicar la deserción de los cultos, las desviaciones morales existentes  y el refugio en creencias individuales. Esta derrota de las instituciones religiosas  deben colocar los cristianos en el camino de Emaús para entender cuál es  la victoria del crucificado.

Paul Buchet   

 

 

 

 

Related posts: