Febrero 29, 2024

Nueva Carta al Papa Francisco

 Nueva Carta al Papa Francisco

La expresidenta Mary McAleese y la sobreviviente de abusos en Dublín Marie Collins le escribieron al Papa Francisco pidiendo “una revisión externa e independiente” de la Pontificia Comisión para la Protección de Menores del Vaticano.

Situación que sigue a la renuncia del sacerdote jesuita Hans Zollner, miembro de la Comisión creada por el Papa en 2014. Dijo que aún debe tomar en serio los principios de “transparencia, cumplimiento y responsabilidad” y que hay personas en la Iglesia Católica que, “por razones personales o emocionales, crean obstáculos” en la lucha contra el abuso infantil.

En su carta, ambas mujeres expresaron su “profunda preocupación” por la renuncia a la Comisión “de su miembro fundador más experimentado, mundialmente respetado y distinguido, el padre Hans Zollner SJ”.

Creen que la integridad y la honestidad del padre Zollner “están fuera de toda duda. Su compromiso con la protección de los niños dentro de la iglesia es tan invariable como impresionante”.

El colapso de la confianza del padre Zollner en la comisión y su personal fue “muy preocupante”, dijeron, y advirtieron contra los intentos de las principales figuras de la iglesia por “desacreditar al padre Zollner“.

En 2017, la Sra. Collins renunció a la Comisión porque sintió que “la actitud de un pequeño número en la Curia del Vaticano es resistente al trabajo de la comisión y no ha cooperado”. El mismo año, el sobreviviente de abuso británico Peter Saunders también renunció a la comisión por razones similares.

En su carta al Papa Francisco, la Sra. McAleese y la Sra. Collins le pidieron que evite que la comisión “se hunda sin dejar rastro y se lleve consigo la credibilidad de la Santa Sede”. Dijeron que “con el debido respeto, es probable que ningún debate interno sea adecuado para la tarea de salvaguardar el futuro de la comisión de salvaguardia clave de la iglesia”.

Le dijeron al Papa que “no era una exageración” decir que el trabajo del sacerdote “reflejó un gran crédito en su propio compromiso con la protección de los niños y, en gran medida, ha sido clave para la credibilidad que ha acumulado la Comisión”. Con la retirada del padre Zollner, su reputación enfrenta un daño existencial, desde nuestro punto de vista”, agregaron.

“Usted, que nombró al padre Zollner, sabe del extraordinario respeto que su trabajo le ha ganado a nivel mundial y que ha sido clave para reconstruir la confianza destrozada de las víctimas y los fieles”, dijeron, y advirtieron contra “los recientes intentos de utilizar la presionar para insinuar mala fe por parte del P. Zollner”. Describieron esto como “nada menos que reprobable. Se merece algo mejor”.

Los intentos de “desacreditar al padre Zollner fracasarán; su obra continuará; la Comisión fracasará y, desafortunadamente, si la Santa Sede presenta su informe periódico de estado parte al Comité de los Derechos del Niño [de la ONU], es probable que haya consternación en Ginebra por este giro de los acontecimientos”, dijeron las firmantes de la carta.

La Comisión “fue, en sus inicios, una iniciativa papal bienvenida y muy necesaria. Una década después, necesita otra intervención papal”, dijeron. Al concluir la carta, la Sra. McAleese y la Sra. Collins agregaron: “Le deseamos éxito en el manejo de esta desafortunada situación que solo puede causar más angustia a las víctimas, especialmente a aquellas cuyas esperanzas se habían levantado solo para volverse a desvanecer”.

Patsy McGarry / Roma – The Irish Times

Editor