Mayo 19, 2024

¿Qué tienen que ver Wojtyla y Marcinkus con Emanuela?

 ¿Qué tienen que ver Wojtyla y Marcinkus con Emanuela?

Desde hace algún tiempo existen teorías que pretenden  involucrar al Vaticano en el secuestro y/o asesinato de Emanuela Orlandi. Desde Marcello Neroni al cardenal Oddi y Paul Marcinkus, hasta el informe de gastos de la Santa Sede. Aquí una pequeña reseña histórica.

No solo el Papa Wojtyla  

Aunque hoy sea Juan Pablo II quien termine en la historia de Emanuela Orlandi, a lo largo de los años muchas líneas de investigación sobre la desaparición de la “Chica del Vaticano” han tocado o golpeado de lleno a la Santa Sede. Llevando “al estrado”  de vez en cuando a simples religiosos, cardenales y “altos prelados”. Sin, por supuesto, nunca se han encontrado. Además de Karol Wojtyla, también acabó monseñor Paul Marcinkus entre los acusados. Previamente acusado de ser el “Americano” que llamó a la casa de Orlandi y al Vaticano. Y luego hasta de haber raptado y violado a la niña junto con “Renatino”, o Enrico De Pedis. Mientras que otras dos pistas han aparecido directamente desde Oltretevere: las del supuesto “informe de gastos” en el momento  de la llamada telefónica del superior al Jefe de la Gendarmería.

Pietro Orlandi un martes

Invitado el martes por Giovanni Floris en La7 TV, el hermano de Emanuela, Pietro Orlandi, habla del audio de Neroni y luego habla de las noches pasadas fuera del Vaticano por Karol Wojtyla que “junto con dos monseñores polacos ciertamente no iban a bendecir casas”. La circunstancia de las salidas nocturnas del Papa polaco está históricamente determinada, pero dentro de ese contexto se vuelve acusatoria. Posteriormente, Orlandi pide a la justicia que escuche a Neroni. Y preciso a Verissimo: «Nunca me he disculpado porque nunca he ofendido a nadie. Traje un audio, no había palabras mías sino de un miembro de la banda Magliana que hace fuertes declaraciones sobre el Papa Wojtyla y la cuestión vinculada a Emanuela». Y otra vez: “Querían vincular mis palabras sobre las salidas nocturnas, de las que todos en el Vaticano sabían y nunca fueron consideradas algo grave, con las palabras del pandillero para crear una polémica”.

¿Qué tiene que ver Wojtyla con Emanuela Orlandi?

Wojtyla es el Papa que el 3 de julio de 1983 desde la Plaza de San Pedro llamó la atención del mundo sobre la desaparición de Emanuela Orlandi con un llamamiento a los secuestradores durante el Ángelus. Posteriormente, el Papa polaco reiteró su llamado a la liberación de la ciudadana del Vaticano siete veces más. Pero según la sentencia de la jueza Adele Rando, ninguna de las pistas que conectan a la joven de 15 años con el destino de Ali Agça ha sido sensata. En cualquier caso, fue una mala dirección. También porque los distintos frentes  que enviaron mensajes en su momento nunca dieron constancia de tener a Emanuela Orlandi con ellos. El día de la desaparición de la ciudadana del  vaticano Wojtyla se encontraba de viaje en Polonia.

Arzobispo Marcinkus

Incluso las acusaciones contra monseñor Paul Marcinkus no son nada nuevo. El expresidente del IOR (Instituto de Obras Religiosas), fallecido en 2006, habría conocido a Emanuela Orlandi en los días anteriores a su desaparición en Roma el 22 de junio de 1983. Fue apoyado por quien durante cierto tiempo fue señalado como la “súper testigo” del caso, o Sabrina Minardi. Ex esposa del futbolista Bruno Giordano, fue en su casa donde arrestaron a De Pedis. Según Minardi, Emanuela había sido secuestrada por orden de Marcinkus y estaba hospedada con ella, en una Villa en Torvaianica. «Se suponía que iba a quedarse un solo día pero se quedó 15 días y fue asistida por una tía de Renatino, una tal Adelaide». En las razones del sobreseimiento de las últimas investigaciones sobre Emanuela Orlandi, el juez Giovanni Giorgianni explicó que Minardi no es confiable.

El regreso a casa del Cardenal Oddi y Emanuela

En una entrevista concedida a Il Tempo en julio de 1993, el cardenal Silvio Oddi relataba una voz que se refiere a las últimas horas de Emanuela Orlandi: «Solo puedo decir lo que escuché entonces en los medios eclesiásticos y que muchos saben. Emanuela esa tarde, después de la lección de música, regresó a su casa, dentro de la Ciudad del Vaticano. Se la vio llegar a bordo de un coche de lujo, que no cruzó el umbral de Sant’Anna, quedando estacionado afuera, en Vía di Porta Angelica». Esta es en realidad una circunstancia que nunca se ha encontrado de ninguna manera. Si realmente hay testigos del regreso a casa de Orlandi, nunca se han pronunciado hasta la fecha.

El informe de gastos del Vaticano

El 18 de enero de 2010, un informe de la policía judicial informa que “Sabrina Minardi está tratando por todos los medios de lucrar con sus declaraciones a los medios de comunicación sobre la desaparición de Emanuela Orlandi”. En la década de 1980, el criminólogo Francesco Bruno elaboró ​​un identikit de una de las telefonistas del caso Orlandi. Incluso ese escrito puso en tela de juicio, sin nombrarlo, a Marcinkus. Luego está la historia del informe de gastos. El 22 de septiembre de 2017, Fiorenza Sarzanini en el Corriere della Sera y Emiliano Fittipaldi en la Repubblica informan de una carta de cinco páginas con fecha de marzo de 1998 enviada por el cardenal Lorenzo Antonetti, entonces jefe de APSA (Administración del Patrimonio de la Sede Apostólica), a los monseñores Giovanni Battista Re y Jean-Louis Tauran.

 El documento

Se presenta como “un documento que acompaña una serie de facturas y anexos de casi doscientas páginas que acreditarían a la Secretaría de Estado los gastos realizados por Emanuela Orlandi en un período de tiempo que va de 1983 a 1997”. Dice que la Santa Sede ha gastado un total de 483 millones. Y promete 197 páginas de archivos adjuntos de facturas. Pero no están allí. El documento proviene del archivo de monseñor Lucio Vallejo Balda, protagonista del caso Vatileaks 2. Contiene errores en el encabezado y en la escritura de uno de los dos nombres de los cardenales involucrados. Antonetti y Tauran están muertos. Giovanni Battista Re cumplió los 99 años. Y, lamentablemente, lo único que lo haría creíble son los recibos, que podrían encontrarse. Pero esos faltan.

Desaparición de Emanuela

Todas estas “tesis” (o teorías conspirativas en ausencia de pruebas), para que tengan algún valor desde el punto de vista investigativo, sin embargo, deben poder sumarse a la única circunstancia real hasta ahora presente en el caso de Emanuela Orlandi. Quien desapareció poco después de las 7 de la noche del 22 de junio de 1983 luego de llamar a su hermana Federica a su casa. La joven de 15 años va a la parada de autobús 70 pero no sube porque el autobús está demasiado lleno. Se queda con una compañera de escuela y camina de regreso al Senado. La compañera se vuelve y nota que se ha demorado. En un momento ya no la ve. El área es la adyacente a Piazza Navona, a tiro de piedra está el Senado, no muy lejos está Campo de’ Fiori. Es una zona muy popular hoy como lo era entonces. Y la niña Orlandi, según los familiares, ciertamente no estaba acostumbrada a aceptar paseos de extraños.

Alessandro D’Amato – Open / Milán

Editor