Julio 17, 2024

Jesús; libertad y gratuidad

 Jesús; libertad y gratuidad

La teóloga francesa Valérie Le Chevalier, expone puntos de interés para la vida y supervivencia de las Comunidades Cristianas.

¿La crisis del cristianismo es el fin de un mundo o es un momento en el que tenemos que vislumbrar el surgimiento de nuevos brotes? ¿Y qué papel tienen la Iglesia y los cristianos en esta situación?

Creo que la crisis siempre ha estado presente en el cristianismo. No conozco períodos del cristianismo en los que no haya habido crisis y en los que el magisterio no haya tratado de regular la vida de los fieles laicos.

Por otro lado, en la historia del cristianismo -especialmente en Francia- entre la Primera y la Segunda Guerra Mundial hubo una crisis importante dentro de la Iglesia: los obispos apelaron a los sociólogos para analizar al pueblo cristiano.

Esta investigación consideró a los fieles como practicantes sólo en relación a su participación en la misa, sin tener en cuenta la oración, las obras de solidaridad, la piedad popular.

En las décadas de 1950 y 1960, por lo tanto, muchos cristianos franceses se encontraron no practicantes, porque no iban a misa semanalmente. Sin embargo, la pertenencia a la Iglesia está en muchos niveles: hay sacerdotes, religiosos y practicantes, pero también hay quienes se acercan a pedir bautismo, funeral, matrimonio. Son personas que conocen la dirección de la parroquia y, de vez en cuando, vienen a llamar a la puerta.

Yo, Valérie, nosotros los cristianos, debemos asegurarnos de no impedir el acceso a los sacramentos de aquellos que, en nuestra opinión, tienen una fe que no es sólida o explícita.

Según tu tesis, las comunidades han heredado de la tradición cristiana una fuerte atención a la figura del discípulo en detrimento de numerosas figuras, como, por ejemplo, la multitud que seguía a Jesús. el problema de nuestras comunidades parroquiales?

Después de la multiplicación de los panes, Jesús envía a la multitud a casa. Estas personas también son enviadas en misión y su historia está narrada en los Evangelios: recordamos a la mujer samaritana en el pozo de Sicar, al ciego Bartimeo, a la mujer cananea que se acerca a Jesús… Estos personajes menores son muy importantes.

Nuestras iglesias y nuestras comunidades son lugares de paso y debemos sentirnos libres para dejar ir a casa a las personas que pasan. Jesús de Nazaret actuó con gratuidad incondicional.

Nosotros, que somos discípulos y estamos arraigados en la comunidad, debemos sentirnos investidos de una responsabilidad hacia todos aquellos que están de paso y que tienen otra forma de estar en relación con Cristo. Nuestra forma de comportarnos con ellos no debe impedir que se acerquen: como dice el Papa Francisco, debemos ser aduaneros.

  En cuanto a la experiencia de fe, ¿cuál es el papel de las prácticas rituales? ¿Se ha convertido la centralidad de la Eucaristía en un problema respecto al valor de todo camino de fe?

En primer lugar, hay que decir que la última cena de Jesús no fue una multiplicación de panes: Jesús invitó sólo a doce personas y les pidió que repitieran la cena en memoria suya, por muchos, para el perdón de los pecados.

El Covid nos ha hecho experimentar que es posible sobrevivir sin Misa y que la vida tiene dimensiones eucarísticas. Nos dimos cuenta de que la Eucaristía es un sacramento que puede prescindir de nuestra presencia, solo necesita una persona para ser celebrada: el sacerdote. Hemos experimentado que estar en comunidad es diferente a estar presente en la iglesia en el momento de la Eucaristía.

Esto debe ponernos en duda: la Eucaristía es vital, pero hay algo más que sucede en este sacramento que nos supera y nos hace innecesarios.

Si las prácticas religiosas ya no son tan decisivas para los creyentes, ¿estamos ante una posible disolución de la idea de religión?

No, creo que la presencia de lugares de referencia, como la parroquia, es fundamental. Quizás tomarán formas y modelos diferentes, pero el catolicismo debe seguir existiendo y siendo visible y acogedor.

Debemos seguir transmitiendo a nuestros hijos, a nuestros herederos, nuestra pasión por la montaña, por el jazz, por el buen vino y, en el paquete de difusión, no debemos dejar de transmitir nuestra fe, de una forma u otra.

Valérie, eres mujer, madre, esposa, teóloga, creyente, practicante: eres una persona adecuada para hablar sobre el papel de la mujer en la Iglesia.

Creo que el papel de la mujer en la Iglesia es ser una especie de colaboradora de Dios, lo que digo no es inmodesto: de hecho, en la historia bíblica se puede leer que Dios trabaja muy a menudo con las mujeres.

Personalmente no lucho por que las mujeres lleguen a ser sacerdotes o diáconos, sino por no necesitar más un sacramento para ser ministros de la Iglesia. Creo que la teología de los ministerios necesita pensar seriamente sobre esto.

Umberta Pezzoni – Bérgamo / Italia

Editor