Abril 12, 2024

¿Habrá solución a la ‘cuestión Palestina?

 ¿Habrá solución a la ‘cuestión Palestina?

La influencia de Estados Unidos sigue siendo muy importante en Oriente Medio. Pero su apoyo a la guerra de Israel ha socavado significativamente su credibilidad en la región.

Esto significa que Estados Unidos tendrá que desarrollar una nueva estrategia para el Medio Oriente. , una estrategia que choca con realidades que ha ignorado durante mucho tiempo. Washington, por ejemplo, no puede seguir descuidando la cuestión palestina. De hecho, tendrá que centrar sus esfuerzos en la resolución de ese conflicto. Simplemente será imposible para Estados Unidos abordar otras cuestiones en la región, incluido el futuro de las relaciones árabe-israelíes, hasta que exista un camino creíble hacia un futuro Estado palestino viable.

El mayor error de cálculo de Washington fue pensar que podía ignorar la cuestión palestina. Su intento de acuerdo con los saudíes, por ejemplo, se basó en el supuesto de que Riad podría normalizar los vínculos con Israel y no provocar una reacción generalizada, aunque era poco probable que cualquier acuerdo implicara concesiones importantes a los palestinos. Estados Unidos sabía que, a pesar de las promesas de reducción de la tensión, la guerra en la sombra entre Irán e Israel seguía latente. Pero no previó que la guerra convergería con la cuestión palestina y con efectos devastadores.

En lugar de impulsar una campaña militar limitada que podría salvar la reputación de Israel, la respuesta general de Washington a la guerra en Gaza ha sido un apoyo casi inequívoco a un ataque militar brutal. El resultado ha sido una indignación tanto antiisraelí como antiestadounidense en todo el Medio Oriente. El rey Abdullah II de Jordania y su esposa, la reina Rania Al Abdullah, por ejemplo, condenaron públicamente la campaña militar israelí, criticaron el apoyo estadounidense y dejaron claro que Jordania no está del lado de Occidente en esta guerra. Tanto Jordania como Bahréin han retirado a sus embajadores en Israel y han congelado las relaciones diplomáticas. 

Estados Unidos ha tratado de compensar su postura proisraelí apoyando una pausa en los combates para llevar ayuda humanitaria a Gaza. También trabajó con el gobierno de Qatar, que tiene estrechos vínculos con Hamás, para asegurar la liberación de los rehenes. Y Washington presionó para que la Autoridad Palestina gobernara Gaza al final de la guerra, en lugar de someterla a una ocupación israelí prolongada.

La tarea más urgente de Washington es poner fin a la guerra en Gaza. Mientras Israel ataque territorio y mate a civiles y Estados Unidos haga poco para controlar a su aliado, los gobiernos y pueblos de los países árabes estarán demasiado furiosos para seguir el ejemplo de Estados Unidos. Como resultado, los funcionarios estadounidenses deben presionar a Israel para que deje de librar una guerra contra Hamás que castiga colectivamente a los civiles: hasta el 16 de noviembre, los combates en Gaza habían matado a más de 11.000 palestinos y habían negado al territorio el acceso a alimentos, agua y medicinas. Washington debe obligar a Israel a dejar de utilizar la violencia desenfrenada en Gaza y presionarlo para que, en cambio, busque una solución política y pacífica a la cuestión palestina de décadas de antigüedad.

La guerra en Gaza podría fortalecer la primacía de Arabia Saudita al darle la oportunidad de estabilizar el conflicto palestino-israelí. La extraordinaria cumbre conjunta árabe-islámica, a la que asistieron líderes de todo el mundo árabe, así como de Irán y Turquía, fue un primer paso en esta dirección. A diferencia de Egipto, Jordania y otros Estados que suelen mediar entre Israel y sus adversarios, Arabia Saudita tiene la credibilidad y las relaciones regionales necesarias para ayudar a alcanzar un verdadero acuerdo de paz. Para hacer esto, Arabia Saudita trabajaría con Irán y Turquía, los principales poderes en el mundo árabe, así como con Israel a través de Estados Unidos, para llegar a un marco amplio para un proceso de paz israelí-palestino con el objetivo de crear un Estado palestino.

 Los saudíes se mostrarán reacios a hacerse cargo de la cuestión palestina. Pero los intereses de Arabia Saudita se basan en la paz y la seguridad regionales. Su gran visión económica no podrá realizarse si hay una crisis duradera en la región. Riad también sigue ansiando liderazgo regional y reconocimiento como gran potencia en el escenario mundial, algo que requiere el apoyo estadounidense y, por lo tanto, podría empujar a Riad a prestar atención a los llamados estadounidenses para negociar un acuerdo de paz.

Estados Unidos tendrá que persuadir a Israel para que deje de participar en lo que muchos ven como un castigo colectivo a los civiles palestinos. Washington debe abordar la difícil situación de los palestinos de manera más amplia, en lugar de ignorar su causa, ayudando a crear un camino creíble hacia un futuro Estado palestino. El acuerdo de Washington debe abordar el desafío que presenta Irán al congelar su programa nuclear y limitar su red de clientes regionales, tanto mediante la disuasión como tomando medidas para reducir las tensiones. 

Estados Unidos debe crear un corredor comercial que ayude al crecimiento de las economías de Medio Oriente. Sólo entonces la región será estable y sólo entonces Washington estará libre de sus responsabilidades actuales.

Maria Fantappiè y Vali Nasr / Foreing Affairs – New York

Editor