Marzo 3, 2024

La Iglesia ya no cuenta /Lucetta Scaraffia

 La Iglesia ya no cuenta /Lucetta Scaraffia

Los encuentros del Papa con las familias de los rehenes israelíes y con los familiares de los palestinos han provocado controversia. Los rabinos de Italia lo criticaron por mostrar una ‘equidistancia helada’; Los palestinos lo acusaron de retractarse de la palabra ‘genocidio’ en referencia a Gaza.

¿Qué hay detrás de esta confusión?

“Siempre existe la ambigüedad habitual, que se prefiere a la posición moral y espiritual que debería adoptar un Papa. Jesús dijo ‘que tu discurso sea sí, sí, no, no’, no…que sea cincuenta y cincuenta’. Sabemos por qué El Papa actúa así, lo dice continuamente; de esta manera espera poder desempeñar el papel de mediador, pero es un papel un tanto extraño; los mediadores, ante todo, deben tener la posibilidad de mediar, mientras que para mediar normalmente hay que tener algo que dar y algo que recibir, y luego las partes deben solicitar los mediadores: uno puede ofrecerse como aspirante a mediador, pero para llegar a serlo es necesario ser aceptado por ambas partes. Este es un hecho que el Papa no quiere aceptar”.

¿Por qué no quiere aceptarlo?

“Porque este Papa tiende a ser un poco autorreferencial. Sigue actuando de esta manera porque cree que beneficia su buena imagen. Esto se aplica a las dos guerras: la de Ucrania y la de Israel. En cuanto a Ucrania, la cuestión de los niños secuestrados pone de manifiesto su total impotencia. El objetivo aquí no era lograr la paz, sino mitigar la violencia que sufrieron los ucranianos. Pues bien, en todo este tiempo el Papa no ha conseguido que se le devuelva ni un solo niño. Su intento de mediación fue un fracaso”.

¿Cree usted que este fracaso se debió a errores prácticos, además de errores de principio?

“Absolutamente sí. El cardenal Matteo Zuppi forma parte de la Comunidad de Sant’Egidio. Fue una elección equivocada desde el principio. Además, existe una diplomacia vaticana que sabe hacer su trabajo. Este hecho de que empiece a actuar como diplomático, es algo que no está ni en el cielo ni en la tierra y no funciona. Zuppi puede haber hecho la paz en Mozambique, pero una paz en África, en un conflicto interno, es completamente diferente a una paz entre dos países europeos de ese nivel.

Si pasamos a la guerra de Israel, el problema se vuelve aún más serio.

“El pogromo de Hamás del 7 de octubre se llevó a cabo con el grito ‘matemos a los judíos’. Esto ha reabierto el problema del antisemitismo en toda Europa y en todo el mundo. Es un problema que afecta muy de cerca a la Iglesia. La Iglesia tuvo muchos problemas durante la Segunda Guerra Mundial por no haber defendido con suficiente fuerza la situación judía. Luego hizo las paces, revisando completamente con el Concilio Vaticano II la teología de los judíos en su propia historia.

¿Definiría a Francisco como un Papa antioccidental?

“Su naturaleza antioccidental y sobre todo antiamericana emerge cada vez más claramente. Al hacerlo, olvida que Occidente es la única parte del mundo que ha buscado, aunque de manera limitada e insuficiente, hacer realidad los valores de la Iglesia. Lo que Pablo escribió en su carta a los Gálatas ‘ya no hay esclavo ni libre; ya no hay hombre ni mujer’  ha sido logrado un poco en Occidente, no en otras partes del mundo.”

En una reciente entrevista concedida a La Stampa, el filósofo Alain Finkielkraut declaró que ‘el Papa Francisco está desacreditado’ y lo definió como ‘una catástrofe para la Iglesia y para Europa’. ¿Qué opina?

“En Europa y en el mundo la Iglesia ya no cuenta para nada, ya no interesa a nadie. Se ha convertido en un tema para los periodistas que describen al Papa como si fuera un influencer.”

Al ser un influencer, ¿ha renunciado a desempeñar un papel moral?

“Ha renunciado a lo que significa ser Papa. Convertirse en un aspirante a diplomático, un papel que ni siquiera puede desempeñar. Es una persona que no ha entendido lo que pasa en el mundo, un poco cegado por su historia y sus pasiones personales. Las consecuencias son muy graves; un colapso de la Iglesia y de las personas que la siguen. Un aspecto curioso es que el Papa Francisco es mucho más apreciado entre los no católicos, quienes, sin embargo, no piensan en absoluto en hacerse católicos”.

Se habla de una reforma del Cónclave que prevea la entrada de mujeres y laicos…

“En cuanto al papel de la mujer en la Iglesia, el Papa Francisco no hace absolutamente nada. Las mujeres que han llegado a los cargos en el Vaticano son mujeres elegidas por el clero, muy obedientes, que no cambiarán nada, mientras hay organizaciones de mujeres en el Vaticano -como la UISG, Unión Internacional de Superioras Generales- que son muy activas e importantes pero nunca son consultadas ni escuchadas. Cuando las mujeres tienen algo que decir, no son escuchadas. Monjas obedientes que siempre. Ésta es su característica fundamental. Lo único que Francisco pudo hacer fue establecer el diaconado de las mujeres y no lo hizo. Creó una comisión que produjo un documento que estaba clasificado. Ahora está haciendo otra comisión.

¿Otros de los fracasos que se atribuyen a Francisco?

“Absolutamente sí. Es una cuestión que el Papa Francisco ni siquiera ha tenido en cuenta. De hecho, protege a abusadores como Rupnik. Ante esta epidemia de feminicidios, es mejor que guarden silencio…

La Iglesia no puede hablar sobre este tema por una razón muy sencilla; el mundo católico está lleno de abusos contra las religiosas que mantiene ocultos”.

Extractos de entrevista a Lucetta Scaraffia

Giulia Belardelli / Huffpost  –  Roma

Editor