Julio 17, 2024

La mayor cuestión moral de nuestro tiempo

 La mayor cuestión moral de nuestro tiempo

Mucho antes de que Sudáfrica presentara un caso contra “Israel” ante la Corte Internacional de Justicia el 29 de diciembre de 2023 por su guerra genocida en Gaza, su icónico líder antiapartheid, Nelson Mandela, que llegó a encarnar la lucha por la justicia en todo el mundo; declaró: “Palestina fue la mayor cuestión moral de nuestro tiempo”.

Han pasado tres décadas desde que Mandela expresara esos sentimientos. Siguen siendo tan relevantes hoy como lo eran entonces. Quizás más.

Mandela y sus compañeros sudafricanos negros finalmente ganaron su lucha contra el apartheid a partir de la década de 1990. Sin embargo, los palestinos aún tienen que liberarse de las cadenas y los males del apartheid colonial.

Los palestinos no han vivido libres en su propio país durante más de 75 años. El 7 de octubre de 2023 se negaron a vivir encarcelados un día más. Y desde hace tres meses, entre los escombros de los edificios bombardeados en Gaza, han desafiado a las poderosas máquinas de guerra estadounidenses e israelíes.

Los políticos y los medios estadounidenses – ellos mismos bajo una forma de ocupación mediante la intimidación y el pensamiento grupal – han comenzado a regañadientes a romper su silencio sobre Palestina. Todavía tienen que afirmar claramente que: “Israel” no es una democracia, es una entidad de apartheid; no es una tierra prometida, es un proyecto colonial; no es una nación sitiada, es una agresora; no se defiende, está llevando a cabo una guerra genocida en Gaza.

Los facilitadores estadounidenses de Israel siguen calificando de “guerra” la matanza de civiles y la destrucción de sus hogares en la densamente poblada Gaza. El lanzamiento de más de 40 mil toneladas de explosivos de alta potencia, algunos de los cuales pesan 2 mil libras, capaces de matar y herir a personas a más de  mil 198 pies de distancia, debe describirse como lo que realmente es: la búsqueda de Israel de aniquilar sistemáticamente a toda una población.

Apoderarse de la patria de un pueblo es comparable a despojarlo de su identidad, historia, cultura y futuro. Todo lo cual “Israel” ha intentado hacer desde que declaró la condición de Estado en tierras palestinas en 1948.

El genocidio que estamos presenciando en Gaza es la culminación de más de un siglo de imperialismo europeo, sionismo europeo, colusión y engaño estadounidenses. La expulsión y el borrado están arraigados en la historia sionista y son un sentimiento omnipresente en la sociedad israelí actual.

A diferencia de la Nakba de 1948, cuando 780 mil palestinos fueron expulsados ​​violentamente de su tierra ancestral, el régimen israelí no puede llevar a cabo furtivamente expulsiones masivas de la población de Gaza como lo hizo entonces. Por lo tanto, ha recurrido a hacer que Gaza sea inhabitable e incapaz de sustentar la vida. Para destruir la memoria colectiva de los palestinos, el ejército israelí ha destruido barrios enteros, para que no quede nada reconocible; nada a lo que volver.

Al negar al pueblo de Gaza alimentos, agua, medicinas, electricidad y combustible, algunos funcionarios israelíes, como el mayor general retirado Giora Eiland  –que continúa asesorando al ministro de Defensa de “Israel”– ven la propagación de enfermedades como una herramienta de guerra. Eiland comentó cruelmente: “Las graves epidemias en el sur de la Franja de Gaza acercarán la victoria”.

El plan de “Israel” es hacer la vida tan insoportable que el pueblo de Gaza no tenga más opción que irse o morir. Para llevar a cabo su plan, el régimen israelí ha estado sentando las bases e intentando conseguir apoyo internacional para expulsiones masivas permanentes de civiles de Gaza a los vecinos Egipto y Jordania; hasta ahora rechazado por ambos países.

Aunque más tarde cambió de rumbo sobre el plan de desplazamiento de “Israel”, Biden inicialmente había dado luz verde a Tel Aviv para llevar a cabo una limpieza étnica en Gaza . El 11 de octubre, el Secretario de Estado Antony Blinken confirmó que la administración estaba trabajando con Egipto e Israel para crear lo que llamó un “corredor humanitario” en el Sinaí para los palestinos que huyen de Gaza. Y el 20 de octubre, se envió una solicitud de financiación oficial al Congreso para “atender las necesidades potenciales de los habitantes de Gaza que huyen a países vecinos”.

El presidente Biden es uno de los presidentes estadounidenses que han abrazado descaradamente a “Israel”. Estados Unidos ha estado profundamente implicado en los crímenes contra la humanidad de “Israel” desde el principio. El 14 de mayo de 1948, el presidente Harry Truman se apresuró a emitir una declaración reconociendo oficialmente al nuevo Estado de Israel, el primer líder mundial en hacerlo. Lo entregó a la prensa sin notificar primero a sus altos funcionarios del Departamento de Estado y a los delegados de Estados Unidos ante las Naciones Unidas.

En el prólogo del libro de Israel Shahak de 1994, Historia Judía, Religión Judía, Gore Vidal escribe que “John F. Kennedy me contó cómo en 1948 Harry Truman había sido prácticamente abandonado por todos cuando se postuló para presidente. Luego, un sionista estadounidense le trajo dos millones de dólares en efectivo, en una maleta, a bordo de su tren de campaña con parada inmediata. Por eso nuestro reconocimiento de “Israel” fue tan rápido”.

Desde 1948, influyentes grupos de presión proisraelíes han gastado millones de dólares para garantizar que los políticos estadounidenses nunca dejen de apoyar a “Israel”. Su lobby también ha llegado a definir el panorama político estadounidense. Biden, por ejemplo, que se enorgullece de ser un sionista honorario, ha sido el receptor número uno del dinero del lobby israelí.   Por su apoyo implacable, desde 1990 ha recibido 4.346.264 dólares de grupos proisraelíes.

Si bien afirma públicamente que ha recalcado al régimen sionista la importancia de minimizar las bajas civiles, la Casa Blanca continúa proporcionando al ejército israelí las bombas que ha estado utilizando para exterminar a una población encarcelada. Por segunda vez en diciembre de 2023, Blinken aprobó la venta “de emergencia” de armas a “Israel”; una vez más pasando por alto al Congreso.  A pesar de que las muertes de civiles se acercan a las 23 mil, más de 57 mil heridos y entre 24 mil y 25 mil  niños quedaron huérfanos por las bombas israelíes, Blinken aprobó otra venta “de emergencia” de armas por valor de 147,5 millones de dólares.

La barbarie de “Israel” ha expuesto su espíritu de que “el poder hace el bien”, definido en los escritos centrales de Jabotinsky, quien puso en marcha la ideología de la fuerza de “Israel”. La guerra contra Gaza también ha revelado la insensibilidad del gobierno estadounidense, bien dispuesto a financiar el genocidio de  Tel Aviv.

En su ensayo de 1923, “El muro de hierro”, Jabotinsky argumentó que la moralidad y la conciencia no podían dictar la política sionista y que el extremismo y la fuerza eran esenciales para lograr la condición de Estado judío. Su directiva decía: “El sionismo es una aventura colonizadora y, por lo tanto, se mantiene o fracasa en función de la cuestión de la fuerza armada”, y que “es importante construir, es importante hablar hebreo, pero desafortunadamente, es aún más importante poder disparar…”

El certificado de nacimiento de “Israel” ha sido manchado con la sangre de los palestinos. No tiene lugar en Medio Oriente hasta que deje las armas y rechace la ideología de la fuerza y ​​la exclusión.

Durante más de un siglo, los palestinos han soportado injusticias incalculables orquestadas por Gran Bretaña, “Israel” y Estados Unidos. Los horribles crímenes cometidos contra ellos sólo podrán deshacerse cuando se ponga fin a la actual Nakba y su lucha contra el apartheid conduzca a una Palestina libre.

Canal Satelital Pan-árabe Informativo Independiente

Editor