|Sábado, Julio 24, 2021
You are here: Home » Artículos Destacados » “La propiedad privada es un derecho secundario”

“La propiedad privada es un derecho secundario” 

cq5dam.thumbnail.cropped.750.422

A través de un video mensaje el Papa Francisco pide a la Organización Internacional del Trabajo (OIL) y a las autoridades competentes, que busquen soluciones para salir de la actual crisis laboral “buscando el bien común”, dando prioridad, a la hora de dar respuestas concretas, “a los trabajadores que se encuentran en los márgenes del mundo del trabajo” y que todavía se ven afectados por la pandemia del Covid-19.
“El primer desafío es la profecía, y está relacionada con la propia naturaleza de los sindicatos, su vocación más genuina. Los sindicatos son una expresión del perfil profético de la sociedad. Los sindicatos nacen y renacen cada vez que, como los profetas bíblicos, dan voz a los que no la tienen, denuncian, desnudan a los poderosos que pisotean los derechos de los trabajadores más vulnerables”.
Con el objetivo de promover esta acción común, para el Papa “es necesario entender correctamente el trabajo”, y en ese sentido propone dos elementos:

El primer elemento para la correcta comprensión del trabajo -afirma Francisco- nos llama a focalizar la atención necesaria en todas las formas de trabajo, incluyendo las formas de empleo no estándar: “El trabajo va más allá de lo que tradicionalmente se ha conocido como empleo formal, y el Programa de Trabajo Decente debe incluir todas las formas de trabajo”.

El segundo elemento -explica el Obispo de Roma-  es recordar que el trabajo es una relación, por lo tanto tiene que incorporar la dimensión del cuidado, porque ninguna relación puede sobrevivir sin cuidado: “Un trabajo que no cuida, que destruye la creación, que pone en peligro la supervivencia de las generaciones futuras, no es respetuoso con la dignidad de los trabajadores y no puede considerarse decente”.

En este contexto, el Santo Padre pide a los participantes de la 109 Conferencia Internacional del Trabajo que respondan al desafío al que nos enfrentamos: “Su responsabilidad es grande, pero aún es más grande el bien que pueden lograr”.

También solicita a los dirigentes políticos y a quienes trabajan en los gobiernos que se inspiren siempre en esa forma de amor que es la caridad política: “Un acto de caridad igualmente indispensable es el esfuerzo dirigido a organizar y estructurar la sociedad de modo que el prójimo no tenga que padecer la miseria”.

En el video, el Papa alienta a los empresarios a que no olviden su verdadera vocación: producir riqueza al servicio de todos.

“La actividad empresarial es esencialmente una noble vocación orientada a producir riqueza y a mejorar el mundo para todos”, asevera el Santo Padre recordando – como ya lo hizo en su encíclica Fratelli Tutti– que junto al derecho de propiedad privada, “existe el derecho previo y precedente de la subordinación de toda propiedad privada al destino universal de los bienes de la tierra y, por tanto, el derecho de todos a su uso”.

“La propiedad privada -reitera- es un derecho secundario, que depende del derecho primario, que es la destinación universal de los bienes”.

Sofía Lobos – Ciudad del Vaticano

Vatican News –  Reflexión y Liberación

Related posts: