|Jueves, Octubre 17, 2019
You are here: Home » Destacados » Gracias a Dios que la Biblia es sagrada / Carol Crisosto

Gracias a Dios que la Biblia es sagrada / Carol Crisosto 

embarazada

     Gracias a Dios  que  la  Biblia  es  sagrada.

Para  hablar  del  lugar  de  las  mujeres  en  la  Iglesia,  habría  que  hacerlo  de  un  modo  más    consciente,  debido  a  que  existen  y  perduran  en  los  tiempos  las    contradicciones  y  de  las  existentes  moderaciones    y  discriminaciones  que  nos    llegan    en  nuestra  religión  cristiana,  católica  apostólica  y  romana,    fácilmente,    esto  se  puede  expresar  en  la  falta  de  posibilidades  para  que  las  mujeres  desarrollen  con  plenitud  los  dones  que  Dios    ha  concedido  para  realizar  el  proyecto  del  Reino,  aquí  y  ahora    sea  una    realidad.  Pues  no  es  menos  cierto  que  “El  hacer  tu  voluntad,  Señor”  se  confunde  con  hacer  la  voluntad  de  varón.

Sin  embargo,  gracias  a  Dios,  que  las  escrituras  bíblicas  son  sagradas,  pues  el  ir  constantemente  haciendo  lecturas,  podemos    reconocer  que    hemos    sido  y  somos    partícipes  en  el    plano  de  igualdad  según  la  enseñanza  de  las  Sagradas  Escrituras.

Las  mujeres  tenemos  claro,    que  este  principio  creador    es  la  base  de  nuestra  dignidad,  un  don  de  Dios,  y    que  las  relaciones  de  subordinación  y  de  dominio  son  contrarias  a  la  voluntad  de  Dios.  Teniendo  en  cuenta  que  la  falta  de  imparcialidad  y  la    no    igualdad  en  los  derechos  no  son  para  nada    reflejo  de  la  imagen  y  semejanza  de  Dios.

No  nos  agrada  que  se  use  la  religión  y  la  cultura  para  razonar    contra  la  voluntad  creadora  de  Dios    de  una  humanidad  emancipada  en  Cristo    y  se  continúe    imponiendo    una  mirada    arbitraria,  masculina  y  patriarcal  de  lo  que  Dios  quería  y  quieres  en  cada  mujer,  madre,  hija,  hermana  y  compañera  de  la  vida.

Mientras  exista    discriminación  dentro  de  la  institución,  la  Iglesia  no  podrá  mostrarse  como  defensora    plena  de  la  igualdad  en  derechos  de  varones  y  mujeres,  y  si  esta  discriminación  no  fuese    superada,  no  faltará  quienes  sigan  considerando  que  desde  la  Iglesia  se  promueve  la  mentalidad  de  superioridad  masculina  que  está  en  la  base  de  tanta  violencia  de  género.

                    ¡Feliz  Día!

Carol  Crisosto  Cádiz

                                                                           

Related posts: