|Martes, Mayo 21, 2019
You are here: Home » Neoliberalismo y Justicia Social » 50 años de la pascua del Obispo don Manuel Larraín

50 años de la pascua del Obispo don Manuel Larraín 

Gale576c3cfb8a322_23062016_448pm

Con una emotiva Eucaristía se puso fin a las actividades conmemorativas de los 50 años de la Pascua de monseñor Manuel Larraín, las cuales se efectuaron el 22 de junio en la Diócesis de Talca.

La misa se celebró en el templo Catedral de Talca y fue presidida por nuestro pastor, monseñor Horacio Valenzuela Abarca.

Al inicio de esta se leyeron algunos pasajes del testamento espiritual de quien fuera obispo de Talca entre 1939 y 1966, para luego dar paso a la procesión de entrada en que se presentó la mitra, el báculo y una cerámica que él siempre tenía en su escritorio con la frase: “Oh dichosa soledad, oh sola felicidad”.

Monseñor Horacio Valenzuela destacó las principales características de don Manuel Larraín en su homilía, además de su amor por el templo en donde se realizó la Eucaristía, el cual ayudó a construir.

“Hoy celebramos con mucha gratitud el aniversario 50 de la muerte trágica de monseñor Manuel Larraín, pastor de esta Iglesia de San Agustín de Talca, a él le debe esta Iglesia mucho de su historia, su identidad y mucho de la riqueza que permanece viva en el corazón de sus fieles”, dijo.

Ofrendas

Agregó el obispo de Talca que la figura de don Manuel Larraín traspasa los límites de Talca y de la patria. El aporte sabio y profético de él es riqueza de la Iglesia latinoamericana y universal, Iglesia a la que amó con toda el alma, que es el primer amor del corazón de Cristo.

Posterior a esto se realizó el ofertorio, en donde las ofrendas fueron flores, que se depositaron en la tumba de monseñor Manuel Larraín, ubicada en la cripta de la catedral de Talca, por una hermana de la congregación de Santa Marta. Además se ofrecieron títulos de terrenos de la Reforma Agraria del sector Alto Las Cruces, libros sobre don Manuel, tarjetas de recuerdo y la edición especial de la revista Comunicando.

Fue una celebración en la que estuvieron presentes congregaciones que quien fuera el segundo obispo de Talca trajo a la Diócesis, además de alumnos de los colegios Manuel Larraín de Talca y Curicó.

“Hemos cumplido”

Preponderante fue la influencia de la Iglesia en el desarrollo de la Reforma Agraria, siendo don Manuel Larraín uno de sus precursores. Él entregó las tierras del fundo Alto Las Cruces, como un signo y llamado a iniciar este proceso histórico. En la acción de gracias intervino don Agenor Salazar, uno de los beneficiados en esta instancia.

“Vengo en nombre de toda la familia de Alto Las Cruces a darle gracias al Señor por habernos entregado en esta Diócesis un tremendo Pastor. Nos dio una tremenda oportunidad de responsabilizarnos de un pedazo de terreno con nuestra familia, yo creo hoy día, después de 50 años, hemos cumplido”, señaló.

Una vez finalizada la Eucaristía los presentes cruzaron a la Plaza de Armas para colocar una ofrenda floral junto al busto de don Manuel Larraín y ofrecerle un pie de cueca, para luego dar paso a un compartir fraterno en dependencias de la Parroquia El Sagrario.

 Comunicaciones Obispado de Talca

Related posts: