|Martes, Octubre 15, 2019
You are here: Home » Artículos Destacados » “Cura Villero” nuevo Obispo de los Pobres

“Cura Villero” nuevo Obispo de los Pobres 

cura-678x381

El próximo sábado 16, el Cura Villero Gustavo Carrara será ordenado Obispo en Buenos Aires.

Desde Chile; Saludamos con alegría este acontecimiento eclesial Latinoamericano.

El Padre Gustavo Carrara, “Cura Villero” párroco de Santa María Madre del Pueblo en la Villa 1-11-14, se prepara para asumir sus nuevas responsabilidades como Obispo Auxiliar de los pobres el próximo sábado 16 de diciembre a las 10 de la mañana, en la Catedral Metropolitana. Así lo dispuso el Papa Francisco al sumar una quinta Vicaría a las 4 existentes (Centro, Flores, Devoto y Belgrano); algo que el mismo Papa Francisco había solicitado a la Santa Sede cuando era Arzobispo de Buenos Aires, y que se le había denegado en su momento.
Pero ahora es el momento del Papa Francisco, y el nombramiento del Padre Gustavo, actual Vicario Episcopal para las Villas de Emergencia, encarna la nueva impronta que Su Santidad quiere imprimirle a la labor pastoral y misionera de la Iglesia en el mundo de hoy: darle prioridad al socorro y auxilio de los más necesitados en todo el planeta, hacer de la Iglesia “una Iglesia capaz de alcanzar todas las periferias humanas”, acercarse a las víctimas de la guerra, a los refugiados bélicos, religiosos y políticos. La designación del Padre Gustavo fue anunciada el día de la Jornada Mundial de los Pobres.
La nueva Vicaría cumplirá funciones transversales respecto a las vicarías preexistentes, coordinando el trabajo de contención y reacomodamiento de las miles de familias que viven en villas de emergencia y asentamientos de la ciudad de Buenos Aires, sin recursos y azotadas por el avance de la droga.
Según el Observatorio de la Deuda Social Argentina que depende de la Universidad Católica Argentina /UCA desde fines del año 2015 hay un millón y medio de nuevos pobres, sumando un total de 13 millones de personas viviendo en situación de pobreza. Y los niveles de indigencia han crecido más aún: hay 2,7 millones de indigentes en el país. La medición de la pobreza no implica solo el ingreso monetario, sino el acceso a recursos básicos, la dignidad de la persona humana y el pleno ejercicio de los Derechos Humanos fundamentales.

La historia de la casulla de Bergoglio

La casulla es la misma que utilizó el Papa Francisco en 2007 en la Vª Conferencia Episcopal del CELAM, que según los entendidos, fue la que proyectó a Bergoglio hacia su destino Papal, debido al éxito del documento de la Conferencia, prácticamente redactado por él coordinando el aporte de todos los obispos de Latinoamérica. De regreso de dicha Conferencia realizada en Brasil (Aparecida 2007), Bergoglio, entonces Arzobispo de Buenos Aires, presidió la ceremonia de la creación de una nueva Parroquia en Villa Soldati: La Parroquia Virgen Inmaculada, nombrando al Padre Gustavo como párroco. Era el 8 de diciembre de 2007, y al finalizar la celebración, el actual Papa Francisco se quitó la casulla y se la regaló al Padre Gustavo.
Luego, cuando el Padre Jorge Bergoglio fue elegido Papa, los vecinos más devotos del barrio estaban felices de contentos de que “nuestro” Padre Jorge, el mismo que venía a la parroquia todos los años para las confirmaciones y las Fiestas Patronales, era ahora el representante de Cristo en la Tierra. Tal fue el fervor, que le pidieron al Padre Pedro que exhibiera la casulla que había quedado a resguardo en la casa parroquial, desde que el Padre Gustavo pasara de Virgen Inmaculada en Ramón Carrillo a Madre del Pueblo en la Villa 1-11-14.
El Padre Gustavo quiere seguir viviendo en la Villa, no quiere perder la cercanía con la gente. Pero está evaluando en cuál. La 1-11-14 en breve recibirá nuevo párroco. Y es tal el nivel de necesidad y urgencia, que los curas villeros suelen decir que “la villa tiene dientes: la gente no te deja salir”, debido a la constante demanda de atención propia de la vida en la villa.
Y así como en las villas fue una revolución de alegría el nombramiento del actual Papa, con el Padre Gustavo pasa lo mismo: en paralelo a la difícil situación vital que atraviesan, al mismo tiempo la gente de las villas está feliz. En el barrio Ramón Carrillo los vecinos se preparan en dulce montón para asistir a su ordenación, y en la villa 1-11-14 también. Incluso la gente que vive con la cabeza en otro mundo, en general personas en situación de consumo que reciben el plato de comida caliente que el Padre Gustavo en persona sale a ofrecer por las noches, están contentos con su nuevo rol en la Iglesia: “Padre, lo felicito por el ascenso”. Como si se tratara de un equipo de fútbol. Que si lo fuera, probablemente sería el de los “Goleadores del equipo de Jesús”.
Parroquia Virgen Inmaculada (Buenos Aires)   –   Revista Reflexión y Liberación (Santiago de Chile)
www.reflexionyliberacion.cl

Related posts: