|Martes, Septiembre 18, 2018
You are here: Home » Teología de la Liberación » La ciénaga de la Pederastia

La ciénaga de la Pederastia 

4C65026900000578-5744503-image-a-9_1526642161123_0

1.-Pederastia: La palabra ciénaga lamentablemente sirve para calificar con precisión lo que ha pasado en los últimas décadas por lo menos, con la pederastia al interior de la iglesia católica, desde un número considerable de clérigos, pasando por Obispos y algunos Cardenales, unos como actores y otros como encubridores.
Hay pederastas en todas las profesiones, pero practicada por personas en las que la sociedad deposita una especial confianza para encomendarles el cuidado de sus hijos, como médicos, profesores, educadores, dirigentes religiosos, reviste una especial gravedad y crueldad. Lo sea o no lo sea jurídicamente, a la pederastia hay que calificarla como un crimen, tanto en si misma como por los que son víctimas de ella.
Esos pederastas eclesiásticos, como todos los demás que lo son, han hozado en esa ciénaga. Esos miembros de la iglesia como actores o encubridores: ¿cómo es posible que no hayan leído el Evangelio de Jesús cuando dice: “El que recibe a un niño como este en mi nombre a mi me recibe. Peo el que escandalice a uno de estos pequeños que creen en mi, más le vale que le cuelguen al cuello una de esas piedras de molino y lo hundan en lo profundo del mar” (Mateo 18,5-6;Marcos 9,42; Lucas 17,1-2).

Esas personas, ¿realmente tienen fe? Esos obispos y cardenales e incluso algún Papa que bendijo a algún autor o encubridor de semejantes abusos, ¿realmente meditaron esas palabras de Jesús?

2.-Oposición frontal a Francisco: Pero más aun: Ahora que llega un Papa que quiere acabar con esa ciénaga y limpiar la iglesia, que pide perdón a quienes fueron arrojados a ella y la padecieron, resulta que se oponen frontalmente a la renovación de la Iglesia que propugna con el mayor esfuerzo el Hermano Francisco, e incluso lo acusan de encubrir a algún pederasta, cuando fueron ellos los que encubrieron, durante decenas de años, a cientos y cientos de ellos y quieren mantener a la iglesia en la oscuridad de los túneles del pasado, sin querer adaptarla a la realidad de nuestro tiempo y ajena a ser coherente con la fidelidad al Evangelio. Léase: Carlo Maria Viganò, exarzobispo y nuncio en EE.UU., que por primera vez en la historia de la Iglesia pide la dimisión de un Papa, apoyado nada menos que por el expresidente Busch, flanqueado a su vez por organizaciones de “fieles” integristas yanquis con importantes recursos económicos, y que va por su país predicando la compatibilidad entre liberalismo y catolicismo, para contrarrestar las numerosas ocasiones en que Francisco calificó el liberalismo como el “capitalismo que mata”. Busch y los suyos encontraron en Viganò un ariete privilegiado para atacar a Francisco, pues Busch y sus secuaces ultraconservadores venían buscando y aglutinando organizaciones ultras de EE.UU., que estuvieran conectadas a la iglesia a través de un obispo, para atacarla desde dentro a ella y sobre todo a Francisco, y quien mejor que un arzobispo y ex nuncio en Washington como Viganò, miembro de una rica familia italiana y arisco y hostil a Francisco porque quería seguir haciendo carrera eclesiástica y no pudo, algo inconcebible en una verdadera iglesia, pero sí practicado, abiertamente en contra del Evangelio, y que tanto daño le ha causado. A Busch representa la élite más capitalista, imperialista, integrista y conservadora de EE.UU. no le importa para nada la pederastia en sí, solo le importa como ariete contra Francisco. A él y a los suyos les importa echar a Francisco, por lo que representa de abierta confrontación con el capitalismo, y hacerlo desde el interior de la propia iglesia, porque ven en él un enemigo directo de los intereses puramente capitalistas de los EE.UU. Es lo mismo que hicieron antes atacando la Teología de la Liberación y sembrando de sectas integristas Centro y Suramérica para deshacerla desde la propia religión.
Léase también Cardenal Leo Burke, ultraconservador, que dice que en determinados casos hay que desobedecer al Papa (siempre nos dijeron lo contrario); así como el Cardenal Müller, que en 2016 invitado por el Arzobispo de Oviedo dio una conferencia en su Seminario, y arremete furibundo contra los que no comparten su línea ultraconservadora y ha reprochado a Francisco actitudes marxistas. Está también Brandmüller, que llama herejes a quienes propugnan el diaconado femenino.

3.-Obispos: A ellos tenemos que añadir a numerosos Obispos, conservadores declarados unos y “agazapados” otros que tampoco secundan a Francisco en su compromiso de renovar la Iglesia para hacerla fiel al mensaje del Evangelio, entre los que están los españoles: Braulio Rodriguez de Toledo, Juan José Asenjo de Sevilla, Sanz Montes de Oviedo, Juan Antonio Martínez auxiliar de Madrid, Javier Martínez de Granada, Rouco Varela ex de Madrid, Francisco Pérez de Pamplona, Cesar Franco de Segovia… El arzobispo de Oviedo escribió una carta donde llama “ácratas” a Unidos Podemos.

4.-Francisco y la renovación de la Iglesia: Francisco es muy consciente de que la iglesia necesita una muy profunda renovación coherente con el Evangelio, porque a medida que la iglesia fue adquiriendo poder político, influencia social, adhesión a los políticos y poderosos, y rodeándose de privilegios, fue alejándose del Evangelio e hipotecando su compromiso con la construcción del Reino de Dios, y cada día es más vista por el pueblo como pegada y plegada al poder, al lado de los poderosos y de la riqueza, influyente socialmente y cada vez más alejada del pueblo y temida, conservadora en lo doctrinal y ávida de conservar intactos sus privilegios. Esto la llevó a perder en masa en los siglos XVIII y XIX a la clase obrera. Oponiéndose al avance científico, el progreso, la evolución del pensamiento, y a los movimientos progresistas e innovadores del siglo XIX, perdió a los intelectuales. En el siglo XX y en nuestros días, sobre todo en el ámbito de la civilización occidental, está perdiendo a los hombres y a la juventud, pues, por ejemplo, en las celebraciones dominicales de la Eucaristía, casi vemos exclusivamente a mujeres bastante o muy avanzadas en edad y cada vez menos, así como el abandono en masa de la vida sacramental.

5.-Connivencia entre iglesia y poder. Inmatriculaciones: Sirva como ejemplo de nuestros días de connivencia de la iglesia con el poder, las inmatriculaciones de numerosos edificios y bienes que José Ma. Aznar le permitió inscribir a su nombre en el Registro de la Propiedad (ver el diario.es 14/11/17), que en muchos casos habían sido costeados y conservados por el pueblo, a una iglesia que le sobra mucha riqueza que la hace incompatible con el Evangelio, que cobra incluso por visitarlas, que ve a millones de seres humanos morir de hambre en el tercer mundo y solo les manda de vez cuando unas cuantas limosnas, pero sin denunciar concreta y directamente a los causantes de los oprimidos: “esa no es mi iglesia”, nos dice hoy Jesús.
Qué pensar de los millones gastados en restaurar el pórtico de la Gloria? Qué pensará Jesús de Nazaret de esto, que dijo que del templo de Jerusalén no quedaría piedra sobre piedra? Qué haría Jesús con esos millones: gastarlos en esa obra o en alimentar a los empobrecidos? Jesús no tiene ninguna necesidad del pórtico de la gloria, pero sí está muriendo de hambre, de sed y enfermedad en millones de personas. Al final nos va a preguntar por ellas y no por el pórtico (Mateo 25,31-46). Otro ejemplo de connivencia político-religiosa lo vamos a tener mañana en Covadonga, Asturias. Muchos para justificarse dirán que decir esto es populismo y demagogia, pero el Evangelio es lo que es. “Algunos emplean su fortuna en edificar iglesias y revestir sus muros de bajorrelieves de mármoles, alzan columnas inmensas y decoran sus capiteles con adornos preciosos, enriquecen las puertas con plata y marfil y hacen que en sus altares brillen el oro y las piedras preciosas… Pero a ti se te proponen otros caminos: vestir a Cristo en los pobres, visitar a los enfermos, dar de comer a los que tienen hambre, acoger en tu casa a los que carecen de hogar”…” “Con razón habla el evangelio de riqueza injusta, pues todas las riquezas no tienen otro origen que la injusticia y no se puede uno hacer dueño de ellas a no ser que otro las pierda o se arruine” (SAN JERÓNIMO (C.340-420).

6.-Francisco, sigue delante: Hermano Francisco, sigue adelante en la lucha, no decaigas, no pierdas tiempo en contestarles, no hagas caso a los “perros que te ladren”. Mira esta poesía atribuida a un poeta-filósofo asturiano, Ramón de Campoamor:
“Peregrinos a la Meca
a la par iban dos árabes
y los perros al camino
les salían a ladrarles.
Sin hacerles caso el uno
prosiguió siempre adelante
pero airado el otro, piedras
no cesaba de tirarles.
De la Meca al año justo
regresaba el caminante
y halló al otro todavía
enredado con los canes.
“Pero, infeliz, ¿no comprendes
que hasta el fin de su viaje
nunca llega el que hace caso
de los perros que le ladren?”

7.-Volver a la Iglesia-Comunidad: Hermano Francisco, necesitamos volver a la Iglesia-Comunidad de Jesús: a la Iglesia de los pobres, hambrientos, sedientos, enfermos, desnudos, encarcelados, emigrantes, abandonados, sin techo, ancianos, sobre todo del Tercer Mundo, porque los ricos y poderosos y los que sin serlo quieren serlo y tienen en ellos su modelo de hombre, esos no te van a hacer caso. Ellos son los que forman el sistema del neoliberalismo capitalista, que está plagando el mundo de injusticias; de desigualdades; de violencia; de armas; de guerras; de emigrantes forzados; de sufrimientos injustos; de trata de mujeres (la prostitución mueve en España más de 18.000 millones de euros al año); de pederastia dentro y fuera de la iglesia; de explotación y abuso, muchas veces hasta la muerte, de niños y niñas guerrilleros o esclavizados; de contaminación del Planeta, degradando a la Madre Tierra; de muerte injusta y prematura de millones de seres vivos y de personas humanas. Es lo que tu tan bien has formulado en Laudato Si.

8.-¿Un Concilio? Francisco: el gigantesco problema del hambre en el mundo, de los gastos militares, de la desigualdad y asimetría Norte-Sur, de la modernización de la Iglesia a nivel de los cambios y avances, científicos o no, de nuestro tiempo, de la reestructuración en profundidad de la Iglesia al interior de si misma, de la aplicación de todos los derechos humanos dentro de su organización y por tanto la plena igualdad dentro de ella, a todos los niveles, de hombres y mujeres: todo esto y más cosas, ¿No están pidiendo un Concilio?

9.-Compromiso: Hermano Francisco, hemos conocido a Jesús de Nazaret y su gran Mensaje de vida, gracias a la Iglesia, y a eminentes creyentes, cuya luz y fuerza llegó hasta nuestros días, como los primeros cristianos o Francisco de Asís. Los seres humanos más necesitados, y Jesucristo realmente presente en ellos, así como la Madre Tierra que nos sostiene en la vida hasta llegar a la Vida, junto con una Iglesia tan dañada y herida a lo largo de muchos siglos y especialmente en estos tiempos ¿no nos están pidiendo a todos un claro y decidido compromiso en esa dirección de retorno fiel a Jesucristo y su Evangelio? Francisco, muchos millones de personas estamos contigo de mente y de corazón para caminar juntos en busca de esos objetivos. Pedimos a Cardenales, Obispos y Sacerdotes que siendo lo que son, dejen de vivir como Cardenales, Obispos y Sacerdotes, que dejen los palacios, atuendos, coches y casas lujosas y vivan pobremente como vivió Jesús de Nazaret, y su primer y más importante compromiso sea, como el suyo, el de los pobres.
Un cordial abrazo a tod@s.

P. Faustino Vilabrille Linares

A s t u r i a s

Related posts: