|Lunes, Enero 21, 2019
You are here: Home » Artículos Destacados » El Papa “despide” a Pell, Errázuriz y Monswengo

El Papa “despide” a Pell, Errázuriz y Monswengo 

1272291

Concluyó la sesión de diciembre del Consejo de los Cardenales: los tres purpurados no serán sustituidos. Fue presentada la propuesta para reducir los costos de la Santa Sede y surgió la hipótesis de pre-jubilar al personal.

Nueve menos tres, igual a seis. Este es ahora el número de cardenales que oficialmente componen el Consejo de purpurados que nació en 2013 por voluntad del Papa Bergoglio, quien quería un organismo que le ayudara en el nada fácil trabajo de reformar la Curia romana y en el gobierno de la Iglesia universal. Este consejo (conocido antes como “C9”, por el número de sus miembros) concluyó hoy su 27a sesión de trabajo, la última de 2018. Pero a partir de ahora ya no formarán parte de él el cardenal australiano George Pell (de 77 años), el chileno Francisco Xavier Errázuriz (de 85) ni el congoleño Laurent Monswengo Pasinya (de 78). Los tres ya han superado la edad canónica de la “jubilación”, a los 75 años, pero también viven situaciones particulares. Quien confirmó oficialmente esta reducción de los miembros del Consejo (puesto que desde hace meses se habla de una reconfiguración del organismo) fue el portavoz vaticano Greg Burke, que especificó que el Papa mismo fue el que («después de la petición expresada por los cardenales, al final de la XXVI reunión del Consejo de los cardenales, del 10 al 12 de septiembre de 2018, en relación a una reflexión sobre el trabajo, sobre la estructura y composición del mismo Consejo, y teniendo también en cuenta la avanzada edad de algunos de sus miembros») “despidió” a finales de octubre a los tres cardenales con una carta de agradecimiento por «el trabajo desempeñado en estos cinco años». «Considerando la fase del trabajo del Consejo, no se prevé el nombramiento de nuevos miembros por el momento, aclaró Burke.

El cardenal Pell, prefecto de la Secretaría para la Economía (encargo que por ahora sigue manteniendo, como explicó Burke) debe afrontar desde 2017 un proceso en el que se le imputan abusos sexuales ante el Tribunal de Melbourne, en Australia. Precisamente en estas horas los medios de comunicación australianos hablan de rumores sobre una «condena» contra el purpurado, que fue implícitamente confirmada por las palabras del director de la Sala de Prensa vaticana, quien se refirió a un procedimiento «en acto que impone el silencio». Insistió, como sea, que la Santa Sede respeta «tal ordenanza».

En relación con Errázurir, el mismo arzobispo emérito de Santiago de Chile, arrollado por las polémicas alrededor de los encubrimientos por parte de la jerarquía del país sudamericano de los casos de pederastia clerical, confirmó en noviembre su “renuncia” al “C9”, aunque la definió como la conclusión natural de un encargo de cinco años.

Sobre la situación del cardenal Monswengo Pasinya no se conocen particulares detalles; el arzobispo de Kinshasa, se encuentra comprometido desde hace alrededor de un año en un delicado trabajo para llevar la paz en su República Democrática del Congo, que vive de rodillas debido a una grave crisis política y social. En el proceso de paz está involucrada en primera línea la Iglesia misma.

Así pues, en el nuevo “C6” permanecen los cardenales Maradiaga, Marx, O’Malley, Bertello y Gracias. Desde el lunes pasado, los cardenales trabajaron ante la presencia del Papa y sin que participara el cardenal Pietro Parolin, Secretario de Estado, que se encontraba participando en la cumbre de Marrakech, como enviado de la Santa Sede, para la adopción formal por parte de los Estados miembros de la ONU del Pacto Global sobre las migraciones. Estaban presentes también en las mesas de trabajo el secretario, monseñor Marcello Semeraro, obispo de Albano, y monseñor Marco Mellino, nombrado en octubre como secretario adjunto del Consejo de los cardenales, quien «fue presentado a los cardenales por el Papa Francisco».

Las sesiones de trabajo se llevaron a cabo por la mañana de 9.00 a 12.30 horas y por la tarde de 16.30 a 19.00 horas. Los Cardenales Consejeros trataron varios temas, incluyendo la contención de costes de la Santa Sede, el encuentro con los Presidentes de las Conferencias Episcopales de la Iglesia Católica sobre el tema de «la protección de los menores», que tendrá lugar en el Vaticano del 21 al 24 de febrero de 2019, y la Constitución Apostólica de la Curia Romana. Además, los Cardenales han profundizado sobre cuestiones relativas con el Dicasterio de la Comunicación.

Monseñor Marco Mellino, nombrado el pasado mes de octubre Secretario Adjunto del Consejo de Cardenales para ayudar al Santo Padre en el gobierno de la Iglesia Universal y para estudiar el proyecto de revisión de la Constitución Pastor Bonus sobre la Curia Romana, fue presentado a los cardenales por el Papa Francisco. Una nueva propuesta de la Constitución Apostólica, cuyo título provisional es “Predicate evangelium”, ha sido entregada al Papa Francisco.

El cardenal Reinhard Marx, Coordinador del Consejo de Economía, abordó la cuestión relativa a la reducción de los gastos de funcionamiento de la Santa Sede. El mayor coste es, sin duda, el coste de personal. Se reiteró una vez más que no existe ningún proyecto o intención de proceder al despido de los excesos, pero que sería necesario realizar “job descriptions” para hacer más eficaz la labor de cada Dicasterio, evaluando también la posibilidad de redistribución mediante la movilidad y, en lo posible, la jubilación anticipada. El sentido de responsabilidad requiere un plan a largo plazo para reducir los costos, y el cardenal Marx propuso la elaboración de presupuestos plurianuales para que el Consejo Económico pueda formular proyecciones a 5 y 10 años para dar una idea más clara de la situación y de cómo afrontarla.

Los Cardenales se detuvieron en la próxima reunión con los Presidentes de las Conferencias Episcopales sobre la protección de los menores, previsto para el mes de febrero, reafirmando con fuerza su importancia.

El Consejo de Cardenales escuchó a Paolo Ruffini, quien tras ilustrar los avances de la Reforma que ha creado el Dicasterio para la Comunicación, reflexionó sobre los próximos pasos a seguir para llevarlo a cumplimiento según el “Motu Proprio” del 27 de junio de 2015, reuniendo a todas las instituciones implicadas y garantizando una gestión coordinada y una colaboración cada vez más eficaz de los recursos gracias a las nuevas herramientas tecnológicas. El Prefecto subrayó el valor de los diferentes medios de comunicación (radio, TV, web, social) en el contexto multimedia actual y la importancia de una sinergia integrada entre ellos. A continuación, el Dr. Ruffini ilustró los criterios para garantizar una estrategia unificada de comunicación de la Santa Sede, subrayando el valor único de la oferta multilingüe de los medios de comunicación del Vaticano. Finalmente, el profesor Vincenzo Bonomo, Rector de la Pontificia Universidad Lateranense y Consejero de Estado de la Ciudad del Vaticano, informó a los Cardenales sobre la nueva Ley del Gobierno del Estado de la Ciudad del Vaticano.

La próxima reunión del Consejo de Cardenales tendrá lugar los días 18, 19 y 20 de febrero de 2019.

Salvatore Cernuzio   –   Ciudad del Vaticano

Vatican Insider    –   Reflexión y Liberación

Related posts: