|Miércoles, Octubre 16, 2019
You are here: Home » Política del Vaticano » Voces de las Religiosas en el Sínodo

Voces de las Religiosas en el Sínodo 

sufragistas

Las diez superioras generales  que participan en el Sínodo quieren votar, igual que sus homólogos varones. La española María Luisa Berzosa -al centro de la foto-, consultora de la Secretaría General del Sínodo, conecta este debate con la reflexión sobre posibles «nuevos ministerios» en la Iglesia: «¿Es que solo puede haber varones ordenados o nada?».

¿Podrán votar las diez religiosas representantes de la Unión Internacional de Superioras Generales (UISG)? Al cierre de esta edición, la respuesta seguía en el aire. La Santa Sede consultó este verano por medio de un cuestionario a los participantes en el Sínodo, que esperaban salir finalmente de dudas con el reglamento que incluirá la documentación que recibirán a su llegada al aula sinodal.

Hasta 2018, el sufragio estaba reservado a los padres sinodales ordenados. Pero en el Sínodo de los Jóvenes Francisco alteró en el último momento de su puño y letra el reglamento para no discriminar a los dos únicos superiores religiosos no sacerdotes, los de Maristas y Lasalle. Cuando el primero de ambos, el mexicano Ernesto Sánchez, acudió a agradecerle el gesto, le preguntó a Francisco si contemplaba extender la medida a las superioras generales. Canónicamente –adujo– no existen diferencias. Con una sonrisa en los labios, el Papa respondió: «Piano, piano [despacio, despacio]».

Los cambios, sin embargo, podrían llegar antes de lo previsto. El sufragio de las superioras generales es visto por muchos como un paso decisivo en el proceso de dotar al Sínodo de mayor representatividad, de modo que la institución no sea solo un instrumento para la colegialidad episcopal, sino que permita una participación más diversa de las Iglesias locales.

Al mismo tiempo el debate se ha convertido en símbolo de la rebelión contra la posición subalterna de la mujer en la Iglesia, una asignatura pendiente a la que en varias ocasiones se ha referido de forma abierta el Pontífice. El sufragio de las superioras generales será uno de los puntos centrales en el acto reivindicativo convocado este jueves en la plaza de San Pedro por la organización Voices of Faith, en el que van a participar religiosas de diversos países (de España, la benedictina Teresa Forcades). Con este ambiente de fondo ha dado la vuelta al mundo la noticia de la exitosa defensa de un la tesis doctoral en la Gregoriana, presentada la pasada semana por una religiosa de Togo, sobre abusos sexuales y de poder de sacerdotes a religiosas en cinco países subsaharianos, la primera tesis de esta temática en una universidad pontificia.

«Una evolución natural»

Para la jesuitina María Luisa Berzosa, consultora de la Secretaría General del Sínodo de los Obispos, el asunto del sufragio de las superioras no ofrece dudas «canónicas ni teológicas». Se trata, cree, de «una evolución natural». En el anterior Sínodo, al que la religiosa española fue invitada por el Papa, «ya debatimos mucho sobre esto en los corrillos».

Otro tema que se planteó entonces fue la infrarrepresentación de mujeres. «En el Sínodo de 2018, frente a diez superiores varones, había una sola superiora; ahora son 15 a 10, la cosa está más equilibrada», señala. Claro que, en el mundo, hay 3,5 religiosas mujeres (660.000) por cada religioso varón (185.0000), sacerdote o no, lo que evidencia pese a todo una gran desproporción.

Pero «la invisibilidad en la Iglesia no solo afecta a las religiosas», cree Berzosa. «A mí me gusta la teología de Pablo: todos los miembros son necesarios en el cuerpo, ninguno sobra, aunque no tienen por qué tener todos la misma función. A veces, sin embargo, parece que la Iglesia consistiera en una cabeza enorme con un cuerpecito escuálido. ¡Solo hay jerarquía!».

El debate sufragista queda para Berzosa inevitablemente entrelazado con otros que plantea el instrumento de trabajo del Sínodo, como la ordenación de «personas ancianas, preferentemente indígenas», en zonas alejadas de la Amazonía. O la más difícil todavía reflexión sobre posibles «nuevos ministerios», incluyendo a las mujeres, «tomando en cuenta el papel central que hoy desempeñan en la Iglesia amazónica».

«¿Es que solo puede haber varones ordenados o nada?», se pregunta la hija de Jesús. «¿Dejamos a todas esas comunidades aisladas sin sacramentos? A lo largo de la historia han ido surgiendo nuevas formas ministeriales, ha habido una evolución», según cambiaban «las necesidades pastorales», argumenta. «¿Por qué ahora no? La cuestión es mirar a Dios y mirar a nuestro alrededor, y entonces preguntarnos qué nos está pidiendo Dios hoy para este mundo», abunda, consciente de que las respuestas que dé este Sínodo a todas estas preguntas desbordarán el ámbito geográfico del Amazonas.

De ahí el reparo de un sector de la Iglesia a algunas de las propuestas. «Tienen miedo porque creen que se va a perder lo fundamental –dice Berzosa–, pero yo pienso que es al contrario. Lo esencial no son los formatos, sino el anuncio de Jesús, que debemos estudiar cómo hacerlo más asequible y cercano a la gente de hoy», desde la premisa de que «hay que pasar de una fe heredada a otra de opción personal», en la estela del Concilio Vaticano II.

«Claro que habrá tensiones» en el aula sinodal, reconoce, pero «¿puede haber vida sin tensiones?». «Las tensiones no tienen por qué impedirnos dialogar. Lo que hay que evitar son las actitudes del “esto es lo mío y es lo mejor, lo único válido”. Yo recuerdo que, en el Sínodo pasado, al escuchar las posturas de algunos obispos, no las entendía o me caían mal. Pero después, al conversar con ellos en los momentos que tuvimos de encuentro informal, te das cuenta de que cada persona habla desde una situación y desde un contexto determinado. Todo eso es muy importante para el diálogo. Si cada uno simplemente suelta su discurso, no vamos a poder llegar muy lejos».

Alfa Omega   –   Reflexión y Liberación

Related posts: