Mayo 25, 2024

Hnas. Claretianas y la masacre en +Gaza

 Hnas. Claretianas y la masacre en +Gaza

Ave María
Lágrimas… 
Acabamos de celebrar la Pascua con gran fervor…

Hemos saboreado la alegría de nuestra vida en común, el fruto de nuestra presencia en comunidad, algo que toda gran festividad aporta, el consuelo y la energía renovada que proviene de estar juntos…
Esto es más o menos lo que ocurre en todos los acontecimientos familiares y/o de grupo.
 
Pero hoy, dos de abril, nuestros ojos y nuestros corazones no pueden dejar de observar lo que desde hace mucho tiempo les sucede a nuestros hermanos y hermanas, sin tregua ni piedad, en nuestro vecino Oriente.  

Esta tierra, cuna de las más grandes religiones del mundo, debería ser querida por todo ser humano como hogar espiritual y para nosotros se convirtió en un tesoro el día que pudimos visitarla, permanecimos en Damasco casi un mes, durante el cual pudimos apreciar la dignidad, la fe y la hospitalidad de sus habitantes; a través de esta experiencia, nos dimos cuenta de que estas cualidades permitían a personas de diferentes religiones coexistir en paz y cooperación, esto nos impresionó profundamente, sobre todo porque nos pareció que emanaba de un espíritu piadoso genuino y profundamente arraigado.  

En particular, la imagen de los creyentes musulmanes que conocimos y con quienes compartimos la oración, dista mucho de los estereotipos que nos hacen llegar, convirtiéndolos siempre en fundamentalistas, terroristas…   

Hemos mantenido nuestra relación con muchos de nuestros amigos en el Medio Oriente, y hoy hemos recibido noticias nuevas y muy conmovedoras, documentadas con fotos y videos, sobre la masacre en Gaza, no sólo desde el 7 de octubre de 2023, sino también desde etapas anteriores, a lo largo de setenta años; qué absurda contradicción, nosotros inmersos en el corazón de las alegrías pascuales, ¡y ellos inmersos desde hace décadas en las tragedias más sangrientas!  

Mientras que el mundo occidental se caracteriza por su glotonería y por una indiferencia generalizada ante las tragedias humanas y los valores de la fe; nuestros hermanos, a pesar de las tragedias de estos días, celebran el ayuno del Ramadán, la oración y el sacrificio, sin ningún laxismo, a pesar de su insoportable situación, del mismo modo que tratan de cooperar entre sí, a pesar de su agotamiento debido a su perpetuo dolor y a la falta de los conocimientos médicos necesarios.  

En todo momento nos sentimos profundamente conmovidos por el decoro y la resistencia de todo un pueblo: padres, hermanos y hermanas, parientes y amigos, que afrontan la pérdida de sus seres queridos, sin ira, sin maldecir ni odiar; ellos pronuncian palabras de perdón, misericordia y expiación al mundo entero, ¡esto nos resulta verdaderamente increíble!  

Hemos visto a madres que buscaban con ansiedad sofocante a sus hijos desaparecidos, y al encontrar sus cuerpos sin vida, soportan el dolor, sin ninguna de las intimidades habituales, ¡como si fueran la Virgen María, la madre de Jesús!  En esos mismos momentos, mientras aún llevan en brazos los cuerpos mutilados y amputados de sus hijos, los hemos oído pronunciar increíbles palabras de perdón, palabras que pronunció Jesús en la cruz, ¡se expresan con los mismos sentimientos de la Virgen María, la madre de todos, al pie de la cruz!  

Son palabras y sentimientos que nos hemos esforzado en reflexionar en estos días santos, que expresan lo que nuestros hermanos están viviendo verdaderamente en carne propia, dando un ejemplo asombroso al mundo entero.  

¿Cómo no ver en estas trágicas escenas una participación real en el sacrificio de Cristo y en el desconsuelo de su sufriente madre?

Los cristianos sabemos que el vino derramado en el cáliz de la Misa se transformará en la Sangre del Señor, con unas gotas de agua añadidas, como símbolo de nuestra humanidad, en esta humanidad, vemos por ende las lágrimas de la Virgen Santa, los frutos más sublimes y nobles de la humanidad; estas madres, a su vez, derraman lágrimas sin rencor, y ofrecen a sabiendas el martirio de sus hijos y su sangre, ¡perdonando al mundo y buscando su paz!  

Hoy, 2 de abril, sólo podemos reunirnos en oración, habiendo tendido la mano a muchos de nuestros amigos, en diferentes partes del mundo, para estar cerca de estos hermanos y hermanas en su dolor… si no podemos ofrecer nada materialmente, al menos podemos unir nuestras lágrimas a las suyas…

Es como si oyéramos una voz que nos dice:  

“¡Llorad!  Si tenéis corazón, ¡llorad!  Estas lágrimas salvarán al mundo.  

Es su ofrecimiento, el ofrecimiento de todas estas personas.  

¡Que ascienda al cielo una oración, y que descienda a la tierra para apagar el fuego que nos consume!  

¡Pidamos a Dios perdón para todos!

A causa de nuestro silencio, hagamos algo concreto:

Nuestras lágrimas es ese algo concreto”.

Hermanas Claretianas ConcepcionistasAulla, Italia 2/04/2024

Editor