|Martes, Octubre 26, 2021
You are here: Home » Destacados » “Al servicio de un mundo herido”

“Al servicio de un mundo herido” 

cq5dam.thumbnail.cropped.750.422 (1)

El Consejo Mundial de Iglesias (CMI) y el Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso (PCDI) han publicado un documento conjunto, “Al servicio de un mundo herido en solidaridad interreligiosa: un llamado cristiano a la reflexión y a la acción durante y después de la pandemia de COVID-19” (Serving a Wounded World in Interreligious Solidarity: A Christian Call to Reflection and Action During COVID-19 and Beyond). El documento tiene como propósito alentar a las iglesias y organizaciones cristianas a reflexionar sobre la importancia de la solidaridad interreligiosa en un mundo herido por la pandemia de COVID-19.

El documento proporciona los fundamentos cristianos de la solidaridad interreligiosa que pueden inspirar y confirmar el impulso de servir a un mundo herido, no solo por el COVID-19, sino por muchas otras causas.

La publicación también ha sido concebida para resultar de utilidad a los practicantes de otras religiones, las cuales ya han respondido a la crisis sanitaria con reflexiones similares, basadas en sus propias tradiciones.

El documento reconoce el contexto actual de pandemia como un momento para descubrir nuevas formas de solidaridad y replantearse el mundo post-COVID-19. Compuesto de cinco secciones, reflexiona sobre la naturaleza de una solidaridad sustentada en la esperanza y presenta los fundamentos cristianos de la solidaridad interreligiosa, además de algunos principios clave y una serie de recomendaciones sobre la forma en que la reflexión sobre la solidaridad puede traducirse en acciones concretas y creíbles.

El secretario general interino del CMI, el Rev. Prof. Ioan Sauca, declaró que el diálogo interreligioso es vital para sanarnos y cuidarnos mutuamente a escala mundial. “Frente a la pandemia de COVID-19, la familia humana afronta un llamado sin precedentes a la protección mutua y a la sanación de nuestras comunidades”, dijo. “El diálogo interreligioso ayuda a aclarar los principios de nuestra propia fe y de nuestra identidad cristiana, y además, amplía nuestra comprensión de los desafíos que afrontan otros y de las soluciones creativas que encuentran para superarlos”.

El cardenal Miguel Ángel Ayuso Guixot, presidente del Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso afirmó que el servicio cristiano y la solidaridad en un mundo herido forman parte de los objetivos del Pontificio Consejo y del CMI, desde el año pasado. La pandemia de COVID-19 ha acelerado la aplicación práctica del proyecto, en lo que calificó de “oportuna respuesta ecuménica e interreligiosa”, y, añadió, “ha expuesto las heridas y la fragilidad de nuestro mundo, revelando que nuestras intervenciones deben enmarcarse en una solidaridad inclusiva, abierta a los fieles de otras tradiciones religiosas y a todas las personas de buena voluntad, dada la preocupación por toda la familia humana”.

El documento es la primera copublicación del CMI y del Pontificio Consejo tras la publicación de “Educación para la paz en un mundo multirreligioso: una perspectiva cristiana”, en mayo de 2019.

World Council of Churches   –   Reflexión y Liberación

Related posts: