|Sábado, Octubre 24, 2020
You are here: Home » Teología de la Liberación » Temor de volver al silencio teológico

Temor de volver al silencio teológico 

46662504701_78a9cc10d1_z

Varios teólogos prominentes están expresando su preocupación sobre cómo la oficina doctrinal del Vaticano ha manejado el caso del Redentorista Tony Flannery, diciendo que la decisión de emitir juramentos de fidelidad al sacerdote por su apoyo a la ordenación de mujeres parece estar fuera de línea con los llamados del Papa Francisco a una Iglesia católica abierta al diálogo.

En entrevistas con NCR, los académicos también se preguntaron si el tratamiento al P. Flannery, podría indicar que la poderosa Congregación para la Doctrina de la Fe está regresando a su práctica de controlar estrictamente los límites del debate teológico, que en décadas anteriores llevó al silenciamiento de teólogos y sacerdotes alrededor del mundo.

Bradford Hinze, un teólogo de la Universidad de Fordham conocido por su trabajo en la exploración de cuestiones de autoridad y obediencia en la iglesia, dijo que el caso de Flannery “tiene la sensación de ser un salto del tiempo”.

La emisión de cuatro juramentos de fidelidad al sacerdote irlandés “da la apariencia de ser una contradicción con las declaraciones y prácticas oficiales e informales del Papa Francisco que fomentan el diálogo y la apertura en la iglesia”, dijo Hinze.

Richard Gaillardetz, un teólogo del Boston College que también se ha enfocado en asuntos de autoridad en la iglesia, dijo que la congregación doctrinal parecía estar operando “dentro de una especie de paradigma de aplicación de la ley”.

Si bien Gaillardetz dijo que el Vaticano tiene un papel que desempeñar para establecer los límites del debate teológico, agregó: “Este paradigma de aplicación de la ley y las medidas punitivas que se derivan invariablemente de tal marco son arcaicas y pastoralmente contraproducentes”.

Flannery, un popular escritor irlandés, predicador de retiros y, anteriormente, pastor, fue retirado del ministerio público en 2012 después de que la congregación del Vaticano expresó su preocupación por una serie de columnas que había escrito para Reality, una revista dirigida por los redentoristas en Irlanda.

El caso de Flannery había estado esencialmente en suspenso durante ocho años, hasta que el Superior Redentorista en Roma preguntó a la congregación en febrero si podían devolver al sacerdote al ministerio.

La respuesta del Vaticano, revelada por Flannery a NCR  el 15 de septiembre, fue pedirle al sacerdote que firmara cuatro “disposiciones doctrinales“. Las disposiciones se refieren a las posiciones oficiales de la iglesia sobre el sacerdocio exclusivo para hombres, las relaciones homosexuales, las uniones civiles y la identidad de género.

La carta que acompañaba a las “disposiciones” informaba a la dirección Redentorista que Flannery “no debería volver al ministerio público” si el sacerdote no firmaba los cuatro juramentos adjuntos.

Bradford Hinze, autor del libro de 2016: “Obediencia profética: eclesiología para una iglesia dialogante” calificó la emisión de tales amenazas como “una señal ominosa” para el continuo papado de Francisco.

“Asumí que el pontificado de Francisco trajo consigo un cambio de paradigma que promueve la investigación y el discurso abiertos y honestos, poniendo fin a la vigilancia policial de los teólogos en [tales] asuntos. Si hay temas desafiantes que necesitan ser discutidos en la iglesia, tengamos estas discusiones teológicas en público, sin juzgar a nadie o castigarlo por buscar honestamente una vida sincera en la realidad de acuerdo con el Evangelio”, dijo Hinze.

El Prefecto de la congregación doctrinal es el cardenal español Luis Ladaria, a quien Francisco nombró para ese cargo en 2017 para reemplazar al cardenal alemán Gerhard Müller.

Respondiendo a una pregunta de NCR sobre el caso de Flannery durante una sesión informativa en el Vaticano el 22 de septiembre, Ladaria dijo que la decisión de emitir juramentos de fidelidad, aunque “muy desagradable“, era parte del deber de su congregación como el guardián ortodoxo de la iglesia global.

Ladaria también dijo que su oficina había hecho “todo lo posible” para dialogar con Flannery. Esa afirmación provocó una fuerte reacción del sacerdote, quien le dijo a NCR que lo dejó “casi sin palabras“. Flannery dijo que durante los ocho años de su suspensión, nunca había recibido una comunicación directa de la congregación.

En los casos que involucran a personas que son miembros de comunidades religiosas, la congregación generalmente solo se comunica con el Superior religioso de la persona.

Gaillardetz, autor del libro de 2003  ¿Por qué autoridad ?: Fundamentos para comprender la autoridad en la Iglesia , revisado en 2018, llamó “problemática” a esa práctica de comunicarse solo con el Superior religioso.

Aunque Gaillardetz dijo que un miembro de una comunidad religiosa bajo la investigación del Vaticano, bien podría tener el apoyo de otros miembros de su comunidad: “El hecho de que se nieguen a comunicarse directamente con el P. Flannery es bastante problemático y sugiere una violación de los principios básicos del debido proceso “.

Catherine Clifford, teóloga de la Universidad St. Paul en Ottawa, dijo que muchos en su ámbito de reflexión, han planteado preguntas durante años sobre los procedimientos que sigue la congregación doctrinal para investigar a los teólogos.

Clifford, quien también es autora del libro de 2014 “Decoding Vatican II: Interpretation and Ongoing Reception”, señaló que las investigaciones a menudo se llevan a cabo en secreto y pueden ser provocadas por denuncias anónimas de personas cuyos motivos no están claros.

“Esto puede conducir a acusaciones injustas e interpretaciones infundadas de las obras en cuestión, resultando en una dolorosa experiencia de aislamiento para los investigados y un daño considerable a su reputación cuando se hacen públicas las acusaciones de heterodoxia”, dijo Clifford.

La congregación del Vaticano se hizo particularmente conocida por tomar medidas restrictivas contra el trabajo de los teólogos durante el papado de Juan Pablo II, cuando estuvo dirigida durante 24 años por el cardenal alemán Joseph Ratzinger, el futuro Papa Benedicto XVI.

Durante el mandato de Ratzinger, la congregación se puso en contacto con muchos teólogos en el mundo para hacer preguntas sobre la legitimidad de su trabajo. Aunque hubo muchos casos que concitaron la atención mundial, como los del Oblato de Sri Lanka,Tissa Balasuriya, el jesuita belga P. Jacques Dupuis y el jesuita estadounidense P. Roger Haight. Se desconoce cuántos casos o juicios de este tipo existieron.

Por lo general, la congregación les dice a los teólogos o sacerdotes bajo investigación que deben mantener la confidencialidad del proceso o se arriesgan a incurrir en más sanciones.

Basándose en la historia del secreto que rodea a las investigaciones doctrinales, Hinze planteó una pregunta más amplia. “La pregunta más importante que esto plantea es cuántas otras investigaciones de este tipo están en curso ahora (o lo han estado desde que Francisco se convirtió en Papa) en las que no se está llevando a cabo un diálogo genuino, especialmente no en público”.

Joshua J. McElwee  /  Ciudad del Vaticano

 National Catholic Reporter

Related posts: