|Sábado, Octubre 24, 2020
You are here: Home » Noticias » Orden de arresto para la “dama del cardenal” Becciu

Orden de arresto para la “dama del cardenal” Becciu 

marogna-1-690x362

Cecilia Marogna, originaria de Cagliari, propietaria de una institución de misiones humanitarias con sede en Eslovenia, se ha hecho conocida por haber recibido 500 mil euros de la Secretaría de Estado, por voluntad del entonces suplente Angelo Becciu, a quien el Papa le ha quitado recientemente los derechos al cardenalato.

Una semana después de su aparición en la cada vez más enredada noticia del caso; Angelo Becciu, fue detenida en Milán, con una orden de arresto internacional Cecilia Marogna, llamada la “señora del cardenal”. La joven de 39 años, originaria de Cagliari, propietaria de una institución de misiones humanitarias con sede en Eslovenia, se ha hecho conocida por haber recibido 500 mil euros de la Secretaría de Estado, por voluntad del entonces suplente Angelo Becciu, a quien el Papa le ha quitado recientemente los derechos al cardenalato. Oficialmente, el dinero entregado por Becciu a Marogna estaba destinado a apoyar misiones humanitarias en África y Asia. Pero el dinero se utilizó para renovar el vestuario y el mobiliario del hogar: bolsos, zapatos, accesorios de lujo, incluido un sillón de cuero muy caro. La acusación contra Marogna está caratulada como apropiación indebida de activos. La mujer será extraditada y puesta a disposición de la autoridad judicial vaticana.

La “señora del cardenal”, como fue rebautizada en los palacios vaticanos, pudo contar con una presentación en papel con membrete de la Secretaría de Estado: “El abajo firmante, Su Excelencia Monseñor Angelo Becciu, suplente de asuntos generales de la Secretaría de Estado, declara conocer a la Sra. Cecilia Marogna y depositar en ella confianza y estima por la seriedad de su vida y profesión. La Sra. Marogna brinda servicios profesionales como analista geopolítica y consultora de relaciones externas para la Secretaría de Estado – Sección de Asuntos Generales ”. El cardenal, sin embargo, afirma haber ignorado los informes de Marogna. La mujer, de hecho, admitió vínculos con personal relacionado con los servicios secretos, envueltos en los misterios del último medio siglo. Como Flavio Carboni, a quien Marogna afirmó “quería conocerlo para obtener información sobre la historia de la empresa secuestradora”. Di Francesco Pazienza, colaborador del SISMI en los años 70 y 80, sin embargo, dijo: “Soy la hija que nunca tuvo”. En 2010 Marogna fue denunciada por malversación de fondos, mientras que en 2002 por robo: precedentes personales que Becciu desconocía.

En entrevista con Libero Carboni, aseguró que no conocía a Becciu: “El Papa está lidiando, con considerable rigor, en algunos movimientos financieros y más, obviamente dentro de su Estado. De este nuevo rigor, creo que el cardenal Becciu está pagando el precio más alto. Y, sin embargo, hasta hace poco, escuché muchas cosas buenas sobre él. El cardenal Becciu, en la jerarquía vaticana, era prácticamente el número 3, un papable.

Ahora a la picota, un crucifijo mediático sin piedad, incluso antes de cualquier resultado judicial. Algo sé y me enoja presenciar “una furia tan bestial, que va en aumento sin que nadie intervenga para intentar, al menos, contener a la horda desatada que quiere desgarrar una presa cuando ahora les es imposible defenderse ”, subraya Carboni.

Luego, hablando de Cecilia Marogna, dijo: “¿Qué puedo decir de una persona que vi dos veces hace unos años? Recuerdo haberla conocido en mi oficina en Roma, por recomendación de mi amigo Gianmario Ferramonti, para ayudarlo a conseguirle un trabajo. Pero, en ese momento, no podía contratar a nadie y, a pesar de lo sobrecargado que estaba, ni siquiera tenía la oportunidad de trabajar con otros. Quizás en Roma o Cerdeña, pero no estoy seguro, la vi por segunda vez y siempre por el mismo motivo. La impresión que tuve, a pesar de la brevedad de las reuniones, fue bastante positiva. En esta señorita noté cierta facilidad para hablar, seguridad en sí misma, buenos modales y cierto buen gusto en la vestimenta.

Becciu, luego de haber hecho saber que se sentía “estafado” y dispuesto a presentar una denuncia contra la señora, también precisó, a través de su abogado, el abogado Fabio Viglione, que “los contactos con Cecilia Marogna son exclusivamente de índole institucional”. En cuanto a ella, afirmó “el resultado de haber construido una red de relaciones en África y Oriente Medio para proteger a las nunciaturas y misiones de los riesgos ambientales y las células terroristas”, y explicó que “los fondos en Eslovenia eran una garantía para las operaciones en África “. Y sobre el gasto en artículos de lujo aclaró: “Fue un poco la devolución de los anticipos que había utilizado como mis recursos …”. Por otro lado, “realizo una labor sensible, particular y le “adelanté recursos por 220 mil libras …”.

Il Fatto Quotidiano –  ROMA

Related posts: