|Sábado, Noviembre 27, 2021
You are here: Home » Teología de la Liberación » 50 años de la Teología de la Liberación

50 años de la Teología de la Liberación 

gutierrez-brandeis-650


 El P. Gustavo Gutiérrez publicó, en 1971, ‘Teología de la Liberación. Perspectivas’, que inició una corriente renovadora que enriqueció el concepto de lo que representa una teología, poniendo el foco en “la opción preferencial por los pobres”.

“La Teología de la Liberación nos propone, tal vez, no tanto un nuevo tema para la reflexión, cuanto una nueva manera de hacer teología. La teología como una reflexión crítica de la praxis histórica es así una teología liberadora, una teología de la transformación liberadora de la historia de la humanidad y, por ende, también, de la porción de ella –reunida en ecclesia- que confiesa abiertamente a Cristo. Una teología que no se limita a pensar el mundo, sino que busca situarse como un momento del proceso a través del cual el mundo es transformado: abriéndose -en la protesta ante la dignidad humana pisoteada, en la lucha contra el despojo de la inmensa mayoría de los hombres, en el amor que libera, en la construcción de una nueva sociedad, justa y fraternal- al don del reino de Dios”. /  Gustavo Gutiérrez, ‘Teología de la Liberación. Perspectivas’.

Iglesia que estaba en renovación

Dos eventos previos que influyeron en la teología de la liberación fueron el Concilio Vaticano II, que entre 1962 y 1965 reunió a representantes de la iglesia universal, y la conferencia de Medellín de 1968, de enorme impacto entre los miembros del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM).

Reformas del Concilio Vaticano II: El Concilio acercó la Iglesia católica a los fieles de a pie y a los pobres, e influyó en el activo desarrollo de un pensamiento teológico. Entre sus reformas más notorias están:

  • El Concilio marcó un retorno a las fuentes del Evangelio y abrió las ventanas de la Iglesia al mundo contemporáneo.
  • Abrió el diálogo y fomentó el ecumenismo con otras religiones. Nadie debería ser forzado a aceptar la religión católica.
  • Emprendió una reforma litúrgica significativa que implicó la celebración de la Eucaristía en los diversos idiomas y cara al pueblo.
  • Promovió el  compromiso activo del laicado en la sociedad y la solidaridad con los pobres.
Vínculo permanente con Roma

En sus primeros años, la teología de la liberación fue cuestionada por los sectores más conservadores de la Iglesia. Incluso algunos piensan que el padre Gustavo Gutiérrez había sido excluido o sancionado, lo cual nunca ocurrió. El padre Gustavo siempre formó parte de la Iglesia, que, como toda institución, cuenta con representantes de diversas vertientes de pensamiento.

Vida y obra

Gustavo Gutiérrez nació en Lima el 8 de junio de 1928 y creció junto a dos hermanas menores. Una temprana osteomielitis le obligó a estudiar en casa y se convirtió en ávido lector. Esta vocación por el conocimiento cimentó su carrera académica.

Alternó cursos de Medicina en la UNMSM y de Letras en la PUCP por casi tres años hasta que, en 1950, los dejó para seguir su vocación sacerdotal, en la que completó diversos estudios.

Trayectoria pastoral

Gustavo Gutiérrez se ordenó como sacerdote diocesano a los 31 años, e inició un largo e importante camino pastoral.

Tareas desarrolladas

  • 1965: participó en el Concilio Vaticano II como observador y colaborador del cardenal Juan Landázuri y de monseñor Larraín, presidente de la Conferencia Episcopal Latinoamericana (CELAM).
  • 1967-1978: se integró al equipo teológico-pastoral del CELAM.
  • 1968: participó en la “Conferencia de Medellín”, uno de los eventos precursores de la teología de la liberación.
  • 1960 – actualidad: es asesor de la Unión Nacional de Estudiantes Católicos (UNEC).
  • 1974-1980: fue fundador y director del Instituto Bartolomé de las Casas.
  • 1979: fue asesor de los obispos Helder Cámara, cardenal Aloysius Lorscheider, Leonidas Proaño y otros en la III Conferencia General del Episcopado Latinoamericano, Puebla (México).

En el año 2009, a los 81 años, se une a la Orden Dominica, a la que también perteneció fray Bartolomé de las Casas.

Reconocimientos

El padre Gutiérrez es un autor prolífico: ha publicado decenas de artículos académicos y de divulgación, y numerosos libros que profundizan aspectos de la teología de la liberación, varios de los cuales han sido traducidos a distintos idiomas.

Por su trayectoria académica y pastoral, más de 30 universidades e instituciones, peruanas y extranjeras, le han otorgado el título de doctor honoris causa y otros reconocimientos.

Principales distinciones

  • 1973:  Religious Book Award of the Catholic Press Association, for Best Book in Theology, por Theology of Liberation
  • 1993:  caballero de la Legión de Honor, Gobierno Francés
  • 1995:  miembro de la Academia Peruana de la Lengua
  • 2002:  miembro honorario de la American Academy of Arts and Sciences, Estados Unidos
  • 2003: Premio Príncipe de Asturias en Comunicación y Humanidades
  • 2003: Medalla de Honor del Congreso de la República del Perú en el grado de Gran Cruz
  • 2006: Medalla de la Defensoría del Pueblo del Perú
  • 2009: magíster en Sagrada Teología, distinción otorgada por la Orden Dominica
  • 2012: Premio Nacional de Cultura, Perú
  • 2018: Palmas Magisteriales en grado de Amauta, Perú

Como parte de las celebraciones de este aniversario, y para profundizar desde diversos aspectos del aporte y la significación de este libro, el Departamento de Teología de la PUCP, el Instituto Bartolomé de Las Casas y el Centro de Estudios y Publicaciones realizarán este evento del 25 al 29 de octubre de 2021.

Homenaje a Gustavo Gutiérrez por la PUCP

Related posts: